Es frecuente que en el restaurante entre semana haya un menor número de clientes.  Muchos posibles clientes intentan economizar y comen en casa. También están quienes prefieren quedarse tranquilos después del trabajo y disfrutar de la comodidad y de las pantuflas. Hay quienes cocinan, otros piden comida a domicilio. Lo cierto es que los empresarios de la restauración tienen el restaurante vacío de lunes a miércoles, o a jueves, y esta situación genera un montón de gastos y poca o ninguna ganancia.

El hecho de tener el restaurante abierto entre semana, supone que los costes siguen corriendo y los ingresos no los compensan. Hay que pagar personal, luz, agua, gas, impuestos, y es necesario tener ingredientes, platos preparados y todo a punto por si entra alguien.  Y todos estos gastos a menudo deben compensarse con las ganancias del fin de semana.

Sin embargo, todo es cuestión de estrategia. La gente no deja de comer durante la semana, solo hay que tentarla y atraerla al restaurante. Es necesario saber qué es lo que le provoca ganas de salir de casa.  Suele ser una cuestión de investigar, conocer y actuar.

Estrategias para poblar el restaurante entre semana

Hay que poner la cabeza, el corazón y el equipo a diseñar un restaurante que mueva a todos aún entre semana. La empatía, ponerse en lugar de los potenciales clientes, es el mejor comienzo. ¿Qué necesitan encontrar en el local para visitar el restaurante entre semana? 

Presentamos algunas sugerencias

  • Existen distintas razones por las que las personas no salen al restaurante entre semana, aunque les gustaría. Hay un gran grupo que se queda en casa por una razón de economía. Si esta es una causa, hay que atacarla. ¿Cómo? Existen varias tácticas. Por ejemplo, establecer un día low cost: la oferta de un descuento importante en toda la carta en ese día, puede atraer muchos clientes.
  • La familia también influye, no es lo mismo salir a comer entre semana una sola persona que una familia entera. De esta forma, aquí hay otro punto de ataque. Diseñar un día para la familia es una buena estrategia. Un menú familiar económico y saludable, puede atraer a esa familia que tiene ganas de salir a comer entre semana. 
  • El after work es una oferta siempre interesante. La posibilidad de un aperitivo, picar algo rápido o una comida después de la oficina y antes de volver a casa, es un atractivo que no pasa de moda.  Lo han adoptado los jóvenes y los que no lo son tanto.

La idea es ofrecer un espacio para la distensión y el relax, después de la jornada de trabajo. Hay situaciones en las que volver a casa y luego salir se vuelve prácticamente imposible. Esperan los asuntos familiares, los niños y sus deberes y todo ese revuelo familiar que ocupa mucho tiempo.

El momento necesario del relax

Como estamos viendo, un break entre el trabajo y la vuelta a casa, es un momento personal de relax muy valorado.  Claro está que hay que pensar al restaurante para este servicio, con menús adecuados, con bebidas, raciones flexibles, tapas, y con ambiente sereno y distendido.

  • Los miércoles (lunes, martes…) de celebración de cumpleaños.  En ese día elegido, se ofrecerán almuerzos o cenas para cumpleañeros del mes y sus grupos, grandes o pequeños. Será buena la ocasión para agregar música en vivo, karaoke y algún otro entretenimiento.  Con precios razonables, se podrá festejar el cumpleaños con poco dinero y mínimo trabajo.  
  • La personalización es una cualidad muy buscada por el público. Personalización en la atención y también en la comida.  Las personas prefieren menús personalizables que se adapten a sus preferencias y dietas. Y esta es una buena opción para atraer clientes al restaurante aún durante la semana.

¿Cómo se personaliza un menú? Un camino es ofreciendo platos de recetas semi-abiertas. En estos casos, el cliente puede elegir que se incorporen algunos ingredientes y que se eliminen otros. La opción de personalizar el plato contribuye a la satisfacción del cliente.

Los vínculos con el entorno

La zona en la que está emplazado el restaurante, también puede ser una fuente de oportunidades para llenar el restaurante entre semana. Para explotar estas posibilidades, hay que estar siempre atento y adelantarse a los acontecimientos.

¿Cómo? Se trata de conocer anticipadamente los eventos especiales que ocurran en la zona. Por ejemplo, una obra de teatro, una película exitosa, una muestra especial en un museo.  De esa forma, se puede establecer promociones especiales para esos días para quienes asistan a esos espectáculos. Muchas veces, una salida cultural se cierra con una buena cena de familia o amigos. La habilidad de hacer paquetes que incluyan un espectáculo y una cena a precio promocional, captará más público para tu local.

Otra forma de aprovechar el entorno, es trabajar con las empresas y colegios de la zona. Se puede negociar un menú empresarial fijo, diferente para cada día, a precio promocional si lo consumen más de 10 personas, por ejemplo. También es posible ofrecer a los colegios la comida o merienda en el restaurante.  Son opciones que hay que considerar.

La difusión es clave

La difusión de todas las propuestas es fundamental. Si no se dan a conocer, no serán exitosas. Es preciso marcarlas día a día. Es sabido que la gente está pendiente de internet y de las redes sociales, por lo tanto, es necesario que el restaurante esté permanentemente presente.

La sugerencia para este marketing digital es la publicación del calendario semanal con énfasis en el día del evento. Algo así como ‘Hoy, lunes…’. Siempre hay que tener presente que el marketing digital es un marketing basado en imágenes, que hay que elegir muy bien.

¿Qué tipo de imágenes? El restaurante debe vender más que comida. Se ofrece vivencias, experiencias, placer. Es muy positivo publicar imágenes de los platos y esmerarse en la calidad de las mismas. Pero es mucho más efectivo que esas imágenes generen sensación del placer y la felicidad que ese plato en ese restaurante ofrece al cliente. No se venden productos, se venden experiencias. He ahí la clave de la difusión. Todas las ideas de promociones, regalos y descuentos son válidas. Lo fundamental es sorprender, lograr esa oferta que distinga de la competencia, especialmente de la del delivery.