El delivery ha sido y está siendo un salvavidas para muchos establecimientos gastronómicos.  Cuando se decretó el estado de alarma, restaurantes y bares fueron obligados a cerrar, solo se autorizó a continuar funcionando las cocinas con entrega a domicilio. Frente a la crisis, muchos restauradores  empezaron a preguntarse qué es el servicio delivery.  Más que a la definición, la inquietud real se refería a  cómo instalar esta modalidad en sus negocios.   El sistema se está valorando como una solución efectiva para mantener relativa actividad.

Pero no solo se dedicaron al delivery los negocios gastronómicos ya existentes. Para muchas personas fue una salida de emergencia frente al desempleo.  Por más cuarentena que hubiera, la gente tenía que seguir comiendo, y la comida a domicilio fue un nicho de trabajo interesante y redituable.

¿Qué es el servicio delivery en el restaurante?

Se trata de un servicio mediante el cual el restaurante distribuye los platos a domicilio, un concepto muy sencillo. El restaurante mantiene la cocina en funcionamiento,  los clientes hacen sus pedidos y los reciben en donde estén.  Es una buena opción para el restaurante, que  ha permitido  a muchos mantenerse vivos. También lo es  para el cliente, que come lo que le gusta sin salir de su lugar o de su oficina.

Sin embargo, a la hora de implementar este servicio, son muchos los detalles en los que hay que pensar.  ¿Por dónde empezar? ¿Qué es necesario hacer para instalar el servicio delivery en el restaurante?

Coronavirus, reforma tu restaurante para dar comida a domicilio

¿Es fácil instalar el servicio delivery en el restaurante?

Parece sencillo repartir comida a domicilio, pero en realidad supone una organización especial de la cocina y de todo el sistema. Requiere de rearmar el proyecto, la carta, el funcionamiento del negocio. También hay que pensar en el sistema de distribución.  No hay duda de que cuando un comerciante se pregunta ‘qué es el servicio delivery’ con la intención de implementarlo, empiezan a aparecer un montón de incertidumbres y de detalles sobre el sistema.

Adecuar la infraestructura

Un paso fundamental es adecuar la infraestructura. Para que el sistema funcione fluidamente, quizá sea necesario cambiar la disposición en algunas áreas.  El delivery necesita un espacio para el paking y la entrega al encargado del reparto. Desde que el plato quedó listo para entregar hasta que llega al cliente, todo el proceso tiene que ser muy ágil y sin interrupciones. Sale de la cocina, se envuelve y se lleva.

Calcular los tiempos

Cuando un cliente realiza un pedido, debe saber cuánto tiempo tardará en recibirlo. Por lo tanto, hay que tener bien calculados los tiempos.  Todos los tiempos, desde que empieza la preparación hasta que llega a su puerta.  Una sugerencia útil es comenzar con el servicio en un área limitada, a la que se pueda llegar en un tiempo razonable.  A medida que se avanza en el servicio, se irá ajustando y, si es posible, extendiendo el radio de acción.

Reestructurar la carta

Es necesario evaluar la carta, para valorar si es adecuada o si se hace necesario elaborar una nueva propuesta especialmente adaptada el delivery.  Quizá se considere que muchos platos que se servían en el local no son apropiados para el reparto a domicilio, porque se deteriorarían en el traslado, por ejemplo.

Una idea que han adoptado muchos locales es la de establecer un menú fijo semanal a precio promocional. De esta manera se logra mantener un cierto número de clientes que se cuentan como seguros todos o varios días.

Coronavirus, reforma tu restaurante para dar comida a domicilio

Ajustar los precios

Hay que tener presente que los recursos de las personas se han limitado. La  mayor parte de la gente ve reducidos sus ingresos y gasta cada euro con mucha cautela. En la evaluación de la carta, es preciso tener en cuenta también los precios, que seguramente pesarán a la hora de las elecciones del público.  Al coste del plato hay que agregar el del traslado, y esa suma es la que debe evaluarse. Son épocas en las que estos servicios abundan, por lo tanto hay que esmerarse para ser competitivos.

El sistema de pedidos y de pago

Es un aspecto clave en la definición de qué es el servicio delivery, porque de él depende en gran parte la llegada del cliente.  Las redes sociales y la web son fundamentales para instalar el servicio de delivery. El potencial cliente tiene que encontrar fácilmente el local, el plato que quiere comer, el precio y hasta la forma de pago. 

Si tiene que esperar mucho tiempo en el teléfono o necesita cambiar demasiado de pantalla para llegar a lo que desea, el usuario abandonará la búsqueda.  Existen sistemas en los que el cliente marca el menú de su preferencia en una app, allí ya le aparece el importe, agrega sus datos y listo. Son tiempos de instantaneidad y soluciones rápidas, y si hay que dar muchas vueltas para concretar el pedido, el usuario buscará otras opciones.

También se pueden prever diferentes sistemas de pagos sin contacto. Los pagos online con tarjeta o con aplicaciones específicas, facilitan toda la gestión, tanto al negocio como al cliente.

La distribución

Cuando nos preguntamos qué es el servicio delivery, es probable que lo primero que venga a la mente sea la necesidad de un vehículo.  Y en la práctica, este es un tema delicado que a veces se vuelve un cuello de botella.  Es necesario pensar muy bien en las posibilidades de afrontar las entregas de pedidos como parte del negocio del restaurante. Esto requerirá de un medio de transporte propio y de personal, y por tanto de inversiones.

Otra opción que muchos servicios están eligiendo es la de contratar servicios de envíos de forma externalizada.  En este caso, el restaurante se mantiene en su zona de desempeño, la comida, y la empresa de distribución hace el resto.  Hay que evaluar costos y valorar la posibilidad y la rentabilidad en uno u otro caso.

Es fundamental  que el personal encargado de las entregas esté vestido con un equipamiento adecuado, para garantizar la seguridad de empleados y clientes. Se han sugerido protocolos de seguridad para las entregas, que deben ser respetados y las empresas dedicadas a la distribución ya tienen estas pautas incorporadas. Los restaurantes que opten por reparto a su cargo, deben preparar a sus empleados para ello.