La preparación de tu restaurante para el turismo puede abrir muchas posibilidades de crecimiento para el negocio. La atracción del turista es una oportunidad muy interesante para aumentar los ingresos.

España ofrece ventajas en este sentido del turismo. La gastronomía española tiene fama mundial y es siempre un atractivo, genera una corriente de visitantes a los que la experiencia gastronómica seduce. Y también es un complemento interesante para aquellos que visitan el país por otros motivos. Lo cierto es que hay un porcentaje importante de turistas que planifica sus viajes considerando la gastronomía como factor importante.

Como se dice siempre, al turista hay que atenderlo, de eso no hay dudas. Un turista que se va feliz del restaurante difunde su satisfacción. Las redes sociales especializadas extienden sus comentarios, como una eficaz herramienta de marketing. Y así se genera una rede que atrae a más clientes.  Pero también ocurre lo contrario, si el cliente se va insatisfecho, las repercusiones pueden ser terribles, desde el punto de vista de la pérdida de clientes.

Terraza de restaurante

¿Cómo adaptar al restaurante para el turismo?

Los viajeros y turistas deben ser considerados clientes potenciales. Por tanto, hay que diseñar el restaurante con el foco puesto también en ellos. Es necesario planificar con empatía, ponerse en la cabeza del turista que entra al restaurante. ¿Qué siente? ¿Qué quiere? ¿Cómo le gusta pasar ese momento del almuerzo o de la cena?  Veamos algunas sugerencias.

  • La carta es un elemento fundamental. La oferta de algunos platos considerados típicos de la región, es una condición básica. La gastronomía marcadamente regional se integrará a otras opciones que también sean reconocidas por su cultura y tradición local. El turista busca probar nuevos platos, sentir el sabor de esa comida propia del lugar que visita. La experiencia de conocer un lugar se completa comiendo lo típico, de lo que tanto ha leído y de lo que le han hablado.
  • El trato amigable, cordial y respetuoso siempre deja una sensación de ‘qué bien lo pasé aquí’. Para esto hay que entrenar a los camareros. En primer lugar, es necesario que una parte del personal sea bilingüe o plurilingüe. Indudablemente que el inglés es lengua internacional.

Es preciso que el personal se involucre con la idea de que el cliente viajero tiene necesidades especiales. Frecuentemente pregunta por sitios de interés, pide consejos, charla sobre las condiciones de vida en el lugar. Y los camareros tienen que estar dispuestos a acompañar estas inquietudes, y también tener unos conocimientos básicos de la zona.  Cumplen función de camareros, sí, pero también son un poco guías turísticos y referentes confiables para el turista.

Promociones, descuentos y mucho más

  • Las promociones y los descuentos siempre son muy bien recibidas. Un premio al turista por haber elegido el restaurante lo convertirá en un embajador de las bondades de ese establecimiento en concreto. Un café o un té de regalo para la sobremesa, un cóctel, una tarjeta con descuento para próxima visita, son  detalles efectivos.
  • Hay que ofrecer algo más que los demás para atraer a los turistas. Un show cooking y la posibilidad de participar en la elaboración de un plato, harán la experiencia inolvidable. La música en vivo también es una buena idea. Servicio de guardarropas, bolsos y paquetes, hacen que el viajero que llega cargado se sienta aliviado y bien atendido. Ofrecerle algunos elementos para el confort y su higiene, como unas toallitas refrescantes y alcohol gel, también puede ser un gesto muy valorado.
  • Es imprescindible incorporar la tecnología al restaurante. No puede faltar una buena conexión wifi a internet, enchufes para cargadores de dispositivos móviles, etc.

Es preciso cuidar todos los detalles para que la estancia del cliente turista le ofrezca la mejor experiencia en el restaurante.

El marketing: el mejor aliado para mostrar un restaurante para el turismo

El turista recurre para todo a internet.  Busca y encuentra en la red todo lo que necesita, incluso consejos y opiniones que le ayudan a elegir. Si la idea es mostrar el restaurante para el turismo, la estrategia de marketing se centrará en ese público objetivo.  ¿Qué deberá tener en cuenta el marketing?

  • Lo primero es ser visible en la red. El turista consulta redes sociales y portales especializados en los que encuentra orientación y valoraciones de otros viajeros. El restaurante tiene que estar presente en esas plataformas que permiten realizar reservas online y brindan toda la información. También debe tener presencia en geolocalizadores, como Google My Business y Google Maps.
  • La web siempre actualizada permitirá que el viajero sepa qué encontrará en el restaurante. Esto evitará desilusiones que generarían opiniones negativas. En la web visualizará fotografías del local y tendrá ideas minuciosas de todo el servicio.
  • El smartphone es la herramienta básica del turista. Durante sus viajes es un recurso multifunción de gran utilidad. Por lo tanto, toda publicación en internet que realice el restaurante debe ser amigable al smartphone. La web y todos los medios que se utilicen digitales deben presentar una versión adaptada al celular. Lo ideal es, además, versiones en diferentes idiomas.

Acciones en restaurante para turismo

Marketing online y offline

  • El marketing online se refuerza con estrategias offline. Impresos y folletos con diseño atractivo ubicados en lugares clave para el turismo dan buenos resultados. La idea es captar la atención del viajero con promociones y buenas ofertas. Es conveniente crear alianzas con hoteles y comercios especializados en turistas. Y, si es posible, se gestionará la presencia en guías locales e internacionales.
  • Los vínculos con agencias de viajes pueden resultar un buen negocio. Hay grupos de viajeros que se mueven en bloque guiados por una agencia. Los acuerdos y convenios con estas empresas son una excelente opción.
  • Y no se puede olvidar que los influencers mueven multitudes. Alinearse con alguno que publique contenido acerca del restaurante, seguramente será una potente herramienta para atraer público.

La conquista del cliente turista es un desafío interesante que traerá buenos beneficios. Es un nicho de mercado que hay que aprovechar. Ya se trate de un restaurante en una gran ciudad o en un pueblo pequeño, exige una dedicación constante. Sin duda es un gran reto para el negocio, especialmente en zonas en las que la competencia es muy compleja.