El nombre de Ruth Vicente vibra con fuerza en la alta gastronomía actual. Símbolo de las mujeres que se esfuerzan y trabajan por sus metas, la chef no deja de crecer. Como ha ocurrido en otras actividades humanas, la alta gastronomía ha sido tradicionalmente mundo de hombres. Hecho curioso, pues siempre la mujer ha estado encargada de la cocina en el hogar.  Es que en esa mentalidad de otra época, la mujer no estaba preparada para una carrera de prestigio.

Ruth Vicente es una muestra muy actual de que todo es posible para la mujer que persiga un sueño.

Ruth Vicente, una vida de descubrimientos

Ruth Vicente cumplió ese sueño de la mayor parte de los cocineros: abrir su propio establecimiento.  Es dueña y chef principal del restaurante ‘Al Norte’, situado en Jarandilla de la Vera, su pueblo natal.

No siempre la vida de Ruth estuvo ligada a la cocina. Durante varios años desempeñó tareas administrativas en el Registro de la Propiedad de Jarandilla. Pronto entendió que no era eso lo que le gustaba, así que decidió averiguar cuál era su lugar en el mundo. Viajó a Bolivia y fue parte de una ONG.

Cuando volvió a España, se inscribió en la Escuela de Cocina de Plasencia y en esa etapa conoció la cocina de Quique Dacosta en Valencia. Allí descubrió que la cocina profesional llenaba su vida.

El llamado de los fogones comenzó a ser cada vez más fuerte. Fue entonces que dejó Jarandilla y se instaló en Madrid, donde Diego Guerrero abría su restaurante ‘Dstage’. Se presentó como ayudante y comenzó una etapa de perfeccionamiento y de aprendizaje. Trabajó en Madrid durante dos años.

Ruth Vicente es una de esas mujeres no se detienen, que se fijan metas altas y se esfuerzan para alcanzarlas.  Demostrando que la mujer vale y puede, abandonó Madrid y a Diego Guerrero y volvió a su Jarandilla natal. Allí estaba su hija de 7 años, y necesitaba tenerla cerca. Su restaurante ‘Al Norte’ concretó su sueño.

Chef

‘Al Norte’, satisfacción y desafío en la vida de Ruth Vicente

Un emprendimiento de alta cocina es un gran desafío para cualquier chef. Y en el caso de una mujer, quizás lo sea más aún. Pero Ruth no se detuvo. Trabajó mucho en su proyecto, porque intentaba que su restaurante tuviera su sello profesional.

La cocina de vanguardia marcó su estilo, que integra armoniosamente lo tradicional de su pueblo y lo nuevo que se mueve en su mente.  No depender de jefes, permite a la chef seguir sus propias líneas de trabajo y sus impulsos.  Es una innovadora permanente, y cambia la carta de su restaurante dos veces al año por lo menos.

Los productos de cercanía son los protagonistas de sus recetas.  Jarandilla de la Vera se sitúa en una zona rural en la que abundan los productos frescos. Y en las manos de Ruth Vicente, cualquier vegetal o animal se transforma en un manjar original, siempre renovado.

¿De dónde surgen sus ideas para esa constante renovación? La chef ha dicho que se inspira en diferentes fuentes. Libros, conversaciones con gente mayor, los grandes chefs, lugares que visita, son estímulos para sus ideas. Pero además, tiene un gran equipo que también aporta su profesionalismo y creatividad. La chef destaca a su compañero de cocina, Víctor Soria, que también es un gran creativo gastronómico.

Los platos estrellas de Ruth Vicente

La cocina de ‘Al Norte’ es muy versátil y variada. Se la reconoce como inclusiva, pues la carta atiende a dietas especiales.  Hay algunos platos que la chef considera los destacados de sus cartas, los que más éxito tienen entre sus clientes.

La carrillera de ternera, la carrillera de cerdo y los chipirones salteados son tres platos que ponderan quienes han vivido la experiencia en ‘Al Norte’. La carne de cerdo deshilachada, ‘Gua Bao de Pulled pork’, y el salmorejo de pepino atrapan a quienes prefieren una cocina menos tradicional.

Ruth Vicente disfruta del contacto con la gente. Suele salir de la cocina e interactuar con los clientes, recogiendo inquietudes y agradeciendo las visitas. Temió que la pandemia avasallara su sueño, pero no fue así. Logró sobreponerse a la crisis y su nombre hoy brilla con el prestigio de una excelente cocina.

El camino de las mujeres en el universo gastronómico se abre cada vez más. Con esfuerzo, han hecho oír sus voces y han demostrado su valor, su profesionalismo y su capacidad. Ruth Vicente es una de estas mujeres que deslumbra.  

Comparte