Los avances en la creación de carne sintética no dejan de sorprender al mundo.  Las actividades en los laboratorios para crear carne, llevan ya varios años. A los logros de carne picada con la que se preparan hamburguesas, se suma la gran novedad: el chuletón. Una empresa israelí ha conseguido crear un chuletón de carne sintético. ¿Te imaginas que pudieras integrarlo en la carta de tu restaurante y ofrecerlo a tus clientes?

La creación de piezas grandes de carne sintética era uno de los descubrimientos más esperados por los interesados en este producto. La carne molida venía siendo bien recibida, pero al mercado le hacían falta unidades de mayor tamaño. Con el chuletón las posibilidades comerciales se multiplican exponencialmente. 

Uno de los obstáculos que enlentecían las investigaciones fue el de las inversiones económicas. Mediante el chuletón, han aparecido casi mágicamente millones de dólares de inversores que visualizan claramente el gran negocio.  El nuevo formato de la carne sintética ha sido un gran paso en lo que, seguramente, se transformará en una gran industria.

¿Es necesaria la carne sintética?

La polémica está instalada. Los detractores argumentan que, si viene de un laboratorio, no es saludable, pues nada iguala a los productos creados por la naturaleza. Pero los científicos rebaten este argumento. La carne sintética tiene origen en células animales y todo el proceso que lleva a transformar unas pocas células en un chuletón nada tiene que afecte la salud.

Carne vegetal

Por su lado, los protectores de los animales consideran que es un gran avance en el respeto a la vida.  Cuando la carne sintética sea accesible y de uso común, no será necesario sacrificar animales para la alimentación.

También consideran que la carne sintética un progreso interesante muchos ecologistas. La cría de animales es un agente muy contaminante, por emisiones de anhídrido carbónico. Por lo tanto, la reducción de estos animales redundará en beneficio de la disminución de gas carbónico en el ambiente.

Características de la carne sintética

Los científicos saben perfectamente que para que la carne sintética sea exitosa en el mercado, es esencial que la gente la apruebe y la consuma.  De allí que las propiedades organolépticas han merecido la atención desde el principio.

Algunos críticos gastronómicos han sido invitados a degustar carne sintética de cordero. Nadie mejor que ellos para valorar las características que cualquier comensal considera importantes. Los expertos aseguran que no tiene diferencia alguna con la carne tradicional. Sabor, olor y texturas son exactamente iguales a las de carnes que proceden directamente de cortes animales.

Además, el chuletón producido por Aleph Farms tiene la misma estructura de uno cortado del animal. Está formado por un cuerpo de carne con líneas de grasa, rodeado de capas de grasa, tal como se ve en la carne natural. De esta manera, resulta igual al de la carnicería tradicional.

¿Cómo se produce el chuletón de carne sintética?

La startup Aleph Farms concentra las miradas del mundo, especialmente del sector financiero, con su proyecto de cultivo de carne sintética. La empresa israelí es la primera en el gran logro de cultivar en laboratorio el primer chuletón de carne, sin sacrificar un animal.

¿Cuál es el procedimiento que puso en marcha esta empresa? La bioimpresión 3D.  A partir de células animales, este sistema permite identificar los tejidos y diferenciarlos. Con esta diferenciación, se consigue imitar su disposición para que resulte idéntica a la de los cortes que se venden en las carnicerías. Con esta técnica han logrado imprimir la pieza de carne en una máquina.

La impresión de carne sintética 3D ofrece posibilidades extraordinarias. El fabricante puede crear la carne de acuerdo con los requerimientos del cliente. Las piezas de carne sintética personalizada serán un gran avance, especialmente para la restauración. Se pueden obtener carnes con diferentes grados de jugosidad, de dureza, con mayor o menor contenido graso.

A los efectos comerciales, la proyección de futuro es magnífica. Se podrá crear carne sintética que responda a las preferencias de cara región del mundo. No más sacrificios de animales ni esfuerzos por el mejoramiento genético de las razas.

Chuletón sintético

El proyecto a futuro de Aleph Farms a partir de su chuletón de carne sintética

La compañía tiene un plan de avance preciso e intenso. Intenta dar grandes pasos en este camino. Con el chuletón, las posibilidades de progreso se han multiplicado. El proyecto implica una inversión millonaria que con este logro se hace posible.

En su plan de acción, es esencial la instalación de una fábrica piloto, la que está prevista a finales de este año 2021. Negocia con DiruptAD, una empresa que tiene sede en los Emiratos Árabes, en Abu Dhabi. Intenta que de esa negociación surja la posibilidad de una fábrica en el emirato para distribuir la carne sintética en la región.

El proyecto tiene como uno de sus objetivos enfocarse primero en la venta a restaurantes y la incursión en el mercado exterior. También se han establecido vínculos con empresarios de otros países, para abrir mercados.

En estos lazos comerciales, se han realizado negociaciones con BRF de Brasil y Mitsubishi Corp, de Japón.  Asia y Latinoamérica en la mira de los negociadores.

Otras experiencias en la producción de carnes sintéticas

El gran logro que se concretó en el chuletón de Alephs Farms, se destaca en las experiencias de producción de carnes de laboratorio. Pero no es el único. En 2020 Singapur puso en el mercado carne de pollo en base a cultivo celular. Good Meat ya está en algunos restaurantes y ha sido muy bien recibida por restauradores, chef y comensales.

En Estados Unidos, BlueNalu trabaja en marisco sintético, con el sistema de cultivos de células.  Y compitiendo con Alephs Farms, otras empresas de Silicon Valley avanzan a buen ritmo para que sus productos ingresen al mercado en el 2022.  Holanda también corre en esta carrera por un mercado que promete.

¿Cuál es la actitud a nivel gubernamental?

No se sabe a ciencia cierta qué hay detrás del silencio del mundo ante esta revolución en la industria cárnica.  Los estados en los que esta innovación se está realizando con logros contundentes, no manifiestan opinión. Tampoco legislan al respecto.

¿Es cuestión de precaución? ¿O es tema de compromiso con criadores de animales que en un futuro no tan lejano verán depreciadas sus empresas?  Lo cierto es que la producción de carne sintética no tiene marcha atrás. No se puede detener el cambio. Así que, seguramente, pronto surgirán voces estatales que manifiesten su posicionamiento.

Comparte