Han surgido muchas hipótesis,  diferentes opiniones y argumentos acerca del panorama del 2021 para los restaurantes. La pandemia a causa de coronavirus llegó por sorpresa y conmocionó al mundo sin aviso previo. Nadie la esperaba, nadie sabía a ciencia cierta a qué se enfrentaba el mundo. Ni los científicos ni los políticos tuvieron inmediata respuesta a la pregunta de qué había que hacer. Se instaló sin duda, una de las crisis mundiales más impresionantes de la historia, a la que se sigue intentando superar. ¿Tienes preparado tu restaurante para afrontar este nuevo año?

Lo importante, sobrevivir

El contexto obligó a pensar en sobrevivir, como primer objetivo.  Y, cuando se empezaron a dar los primeros pasos en el camino de la salud y prevención, surgió poderoso y urgente  el tema de la economía. Los recursos de las naciones siempre son finitos, y la inactividad económica, que ocasionaron las medidas de aislamiento, provocó el desastre.

Preocupados por el día a día, los restauradores no tuvieron tiempo de pensar en el después. Primero había que intentar encontrar el camino para mantenerse a flote, y a eso se dedicaron. Fue necesario encarar la transformación para superar los problemas ocasionados por el coronavirus.  Las costumbres de las personas cambiaron y, por lo tanto, el restaurante ha tenido que modificarse y adaptarse para ajustarse a los nuevos requerimientos. Y en el 2021 no habrá marcha atrás, al contrario, es probable que la transformación se acelere y que se profundicen los cambios.

Las ventas online, el delivery y el take away, la tecnología en el local, los protocolos aplicados en el sistema de trabajo y la organización, cambiaron la cotidianeidad de los restaurantes. Los restauradores tienen que caminar paso a paso para adaptarse a la situación de cada día, a los recursos disponibles, a los cambios de los clientes.  Y el panorama era tan complejo que no se visualizaba un futuro claro. En un contexto tan incierto y cambiante, no se dan las mejores condiciones para  planificar el futuro.

Sin embargo, el ánimo del sector está firme. Los empresarios intentan  anticipar posibles escenarios del 2021 para los restaurantes y la gestión está pendiente de las innovaciones.

¿Cómo será  el 2021 para los restaurantes en España?

Nadie duda que los efectos del coronavirus seguirán impactando en la restauración la mayor parte del año. La mascarilla, el distanciamiento social, la higiene y el alcohol continuarán cumpliendo sus funciones. Aunque ya se está realizando la vacunación, llevará tiempo para que el efecto sea visible.  Por lo tanto, no hay que esperar magia, sino visualizar un 2021 para los restaurantes muy parecido al 2020.

Es probable que se reduzcan los contagios, pero el miedo permanecerá en las personas durante algún tiempo. Habrá que redoblar esfuerzos para sembrar la idea de servicio seguro y recuperar la confianza.   El marketing está jugando un rol fundamental en este sentido y lo seguirá haciendo. Poner al restaurante en el espacio virtual es clave para mantenerse competitivo.

¿Cuáles son los escenarios probables del 2021 para los restaurantes en España?

  • Probablemente, en algún momento del año, las fronteras comenzarán  a abrirse habilitando la movilidad internacional. Las personas podrán volver a viajar. En este sentido, quizá el turismo empiece a resurgir, aunque muy tímidamente todavía. Esto es importante para la restauración, porque es un sector en el que impacta fuertemente el movimiento turístico. Se trata sin duda de una hipótesis optimista y esperanzadora. Por lo tanto, hay que planificar el restaurante para atender al turista que, todavía temeroso, buscará un lugar seguro para comer.
Restaurante y coronavirus
  • La presencia en internet, la web y las redes sociales, seguirán siendo fundamentales para los restaurantes. La ola digital seguirá fortaleciéndose, y  ofreciendo cada vez más oportunidades.  Los pedidos de comida online ya no se irán, la virtualidad será espacio de competitividad y de conquista y fidelización de clientes.  Por lo tanto, el 2021 para los restaurantes se intuye  inmerso en virtualidad y en actividad fuera del local.
  • El cliente potencial de restaurantes se ha convencido de que el contacto entre humanos tiene riesgos, y costará mucho que esa idea desaparezca. Por lo tanto, todas las medidas que reduzcan ese contacto serán vistas con beneplácito. Las cartas digitales, los pagos contactless, las puertas que se abren y cierran automáticamente, los geles desinfectantes  en todas partes, continuarán vigentes en el panorama del 2021 para los restaurantes. Y es probable que permanezcan para siempre. Con estos elementos, el cliente siente  que el restaurante lo cuida y serán un valor agregado.  Los locales que han invertido en tecnología, sin duda continuarán manteniéndola, y los que están rezagados, deberán ponerse al día para mantenerse competitivos.
  • El local físico va evolucionando hacia un modelo en el que adquieren protagonismo otros espacios. Los estacionamientos y parkings ceden lugar a los carriles drive-thru. Los comedores habilitan espacios para las entregas take away y delivery y una nueva arquitectura en la restauración obliga a revisar las instalaciones y a replanificar el sistema de trabajo.  También las funciones del personal se modifican, y estos cambios suponen nuevos acuerdos con los empleados.
  • Algunos restaurantes se mantendrán solo como cocina y entrega de comida para llevar o a domicilio. Dejarán de existir los salones o tendrán poca capacidad. Aumentará el volumen de negocios off premise, es decir, fuera del establecimiento. Los restaurantes virtuales y los espacios de coworking, cocinas compartidas, son también opciones para el 2021.

Estas modalidades de negocios suponen una economía en los costes. Locales de menor extensión que no tienen por qué estar en ubicaciones estratégicas, menos instalaciones y personal, menor equipamiento de mobiliario y menos inversión en estética, son algunos de los beneficios de esta transformación. Todo hace pensar que el 2021 para los restaurantes será un año bisagra, en el que, es posible que España y el mundo comiencen a recuperar  su estabilidad.

Comparte