Innovador y revolucionario de las comunidades locales, David Muñoz irrumpe en Dubái seguro del impacto favorable que su proyecto tendrá en su carrera gastronómica y en su vida.  Uno de los rasgos sobresalientes en su hoja de ruta ha sido ese espíritu creativo que sorprende y que va siempre más allá de lo esperado.

Dubái y David comparten una condición que los acerca: ni para la ciudad ni para el gran chef existen los imposibles. Una prometedora conjunción que, con la excelencia del cocinero, es soporte seguro del éxito.

La decisión de expandir su imperio culinario a Dubái no ha sido tomada a la ligera. Muñoz, siempre en busca de nuevos desafíos y oportunidades de crecimiento, ve en esta ciudad cosmopolita y en constante evolución el escenario perfecto para llevar su creatividad gastronómica a otro nivel. Consciente de la diversidad cultural y gastronómica de Dubái, el chef español está listo para sorprender y conquistar a una audiencia ávida de experiencias culinarias únicas y memorables.

Street XO:  un nuevo concepto que se instala en la gastronomía de los Emiratos

Parecía impensable ver a David Muñoz, elegido por tres veces consecutivas como el mejor chef del mundo, vendiendo comida callejera. El gran chef que marca la historia de la alta gastronomía propone un menú muy especial que reinventa este tipo de comida. Casi una fusión que combina sabores y recetas globales.

David en Dubái

El espacio elegido para el Street XO es el voladizo El Link, en el resort urbano One&Only One Za’abeel.  Se trata de una obra maestra de la arquitectura, una estructura vertical que ofrece al visitante un espectacular escenario en el centro de Dubái.  

Comparte la oferta gastronómica en el resort con otros diez proyectos liderados también por otras figuras relevantes, como Anne-Sophie Pic o el japonés Tetsuya Wakuda.

Este hotel que alberga a David y su Street XO tiene un puente de acero que es considerado el más alto del mundo. La cocina del gran chef llega para integrar la extraordinaria experiencia del visitante en la que la gastronomía y la arquitectura conforman una unidad en la excelencia y la innovación.

Es la segunda incursión que Muñoz hace con esta marca fuera de España. La primera fue en Londres. Hay opiniones que afirman que fracasó en el mundo inglés. Sin embargo, el chef ha manifestado que fue un éxito, y que si no hubiera llegado la pandemia seguiría abierto.  Muestra de esto es que en el Street londinense, un jeque se enamoró de su comida y le propuso instalarse en Dubái.

¿Por qué Dubái? Porque es una ciudad emergente que recibe gente de muchas nacionalidades a las que se propone ofrecer una de las mejores opciones gastronómicas.  En Dubái se mueve una población ávida de lo diferente y exclusivo que puede ofrecer la vida.

¿Qué encuentra el comensal en el Street XO de Dubái?

La disrupción y la extravagancia se inician ya en el acceso al restaurante. El espacio del establecimiento comprende un salón de ingreso, un comedor y una terraza.

Al restaurante se llega atravesando un túnel que desemboca en una recepción en la que sorprende el simbolismo circense. Una lámpara colgante representa a un acróbata sujetando otras lámparas de techo, obras diseñadas por el filipino Kenneth Cobonpue.

La barra está poblada de lámparas de lava y de tubos de metal de formas laberínticas que sostienen vasos y botellas. Una visión de equilibristas, que combina lo divertido y la sensación de dramático y peligroso.

El ambiente con reminiscencias circenses se impone en varios rincones del restaurante. El chef lo define como un «caos organizado», en el que cada detalle está pensado con la intención de emular la calle y su vida desordenada.

El comedor principal muestra mesas suspendidas y luce tapicerías de Jean Paul Gaultier, y grrafitis de figuras callejeras. Muchos espejos, pantallas, cuidadas estrategias con la luz, crean un universo infinito en el que se vive el movimiento y el espacio sin límites.

La terraza del Street XO Dubái está habitada por otras esculturas de acróbatas. Interesante y curioso efecto es el de la aparición de un hombre con sombrero de copa que desaparece en el agua en un dosel.

¿Y la carta?

La carta del restaurante valora la tradición y la gastronomía clásica, aunque con las interpretaciones innovadoras del chef. Respeta las costumbres del país árabe, por lo que no incluye cerdo.  El resto es similar al restaurante de Madrid. La propuesta completa es muy original si se piensa en los destinatarios que tienen acceso a uno de los hoteles más lujosos de Dubái.

David se propone trasladar a los comensales a un ambiente de mercado callejero con cocina de autor que sorprende por la combinación de ingredientes que caracteriza sus creaciones.

Se ofrecen platos clásicos para compartir, concepto en el que incluye el Dumpling Pekinés, el Sándwich Club, las Croquetas de Pedroche, el Ramen XO o el Nem Vietnamita. 

La vanguardia en sus cócteles es otra de las notas destacadas del StreetXO de Dubái. Funcionan casi como platos bebibles. Muchos de ellos son interpretaciones líquidas de recetas de cocina. Es el caso del Ceviche Sour, que se compone de pisco, leche de tigre, jengibre, cilantro, coco y que llega a la mesa ornamentado con piel de salmón suflada.

Identidades propias inspiradas en comidas tradicionales caracterizan también a sus cócteles Pibil Ibérica, el Pato Pekín, el Diver XO Madrizzz y el Tom Kha Kai, entre otros. 

Horario y otras ideas

El restaurante funciona de 6 PM a  12 AM y tiene capacidad para 177 comensales, entre el comedor y la barra del bar.  Ha recibido visitas de famosos, entre ellas la de la supermodelo Naomi Campbell, a la que impactó con una Paella del Xef y las Croquetas de la Pedroche, dos destacadas especialidades de David.

La satisfacción de proyecto realizado con éxito inunda a David Muñoz y a su equipo. Pero no será el último. En Madrid Fusión anunció que está madurando otra idea, aunque manifestó que todavía no estaban dadas las condiciones para hacerla pública.

Comparte