El toque dulce de Semana Santa es un clásico que la tradición ha impuesto y que las personas mantienen vivo año tras año. Si bien un sabor dulce viene bien todo el año, parece que su consumo se agudiza en estos días.

Al llegar la Semana Santa, es época en que las dietas de flexibilizan y los ‘postres permitidos’ se apoderan de los deseos de tus clientes. La gente aprovecha a disfrutar de dulces que no consume habitualmente y que son tradición de la Semana Santa.

Las cartas de los restaurantes y las mesas de postres se visten con los especiales de la semana. Con solo mirarlas, muchas personas reviven antiguas vivencias. Un gran número de estos dulces encierra leyendas e historias que se transmiten de generación en generación.

Un toque dulce de Semana Santa: algunas propuestas

Los postres más típicos de esta semana especial, son, en general, sencillos y con reminiscencias caseras.  Algunos ejemplos infaltables son:

Las torrijas

Es una de las recetas más recordadas. Veamos la receta tradicional:

Ingredientes

  • Una barra de pan del día anterior
  • 1 litro de leche
  • 200 gramos de azúcar
  • Piel de limón rallada
  • 1 ramita de canela
  • 5 huevos
  • Una vaina de vainilla
  • Aceite de oliva suave para freír

Elaboración

1- Se vierte en una cacerola la leche, el azúcar, la piel de limón rallada y la vainilla.

2- Cuando empieza a hervir, apagar el fuego.

3- Es necesario colar la mezcla cuando está fría.

4- Se baten los huevos con tres cucharadas de leche hasta que espumen.

6- Se corta el pan en rebanadas de dos centímetros de espesor.

7-  Se coloca aceite para freír en una sartén amplia.

8- Las rebanadas de pan se bañan en la leche, dándoles vuelta para que se impregnen.

9- Se rebozan con  el huevo batido y de ahí pasan a freír.

10- Se dejan dorar de los dos lados. Al retirarlas, colocarlas sobre papel absorbente.

11- Una vez frías, espolvorearlas con azúcar.

También se pueden bañar con almíbar espeso.

Variaciones  a la receta tradicional de torrijas

  • Si se prefiere, se pueden dorar las torrijas al horno en lugar de freírlas. Quedan más ligeras e igualmente sabrosas.
  • El líquido del remojo se puede sustituir. En lugar de leche puede utilizarse licor Baileys, leche de coco, horchata o vino.
  • Una vez espolvoreadas con azúcar, esta puede quemarse con plancha o soplete. De esta manera se forma una delicada cubierta de caramelo.
  • También se las puede rellenar de nata o nutella.

Lo cierto es que la torrija es un toque dulce de Semana Santa muy versátil que se adapta al ingenio y a la creatividad del cocinero.

Los buñuelos

buñuelos

Fáciles de hacer y muy adaptables a diferentes paladares, los buñuelos siempre están presentes en un menú de Semana Santa.

¿La receta básica?

Ingredientes (para unos 25 buñuelos)

  • 300 gramos de harina de trigo
  • 10 gramos de polvo de hornear
  • 50 gramos de azúcar
  • 5 gramos de mantequilla
  • 300 mililitros de agua
  • 150 mililitros de leche
  • 3 huevos
  • 5 gramos de sal
  • Ralladura de media naranja
  • Aceite de girasol para freír

Elaboración

1- En un bol, tamizar la harina con el polvo de hornear.

2- En una cacerola colocar el agua, la leche, la mantequilla, la ralladura de naranja, el azúcar y la sal. Cuando empieza a hervir retirar del fuego y mezclar bien.

3- De una sola vez, colocar la harina con el polvo de hornear en la mezcla líquida y llevar nuevamente al fuego. Revolver con cuchara de madera hasta que la masa quede homogénea y sin grumos.

4- Se retira  del fuego. Debe quedar una pasta compacta que se desprende fácilmente de la cacerola.

5- Se añaden los huevos uno a uno, removiendo para integrarlos.

6- Calentar el aceite a fuego medio.

7- Verter los buñuelos con cuchara, procurando que queden esféricos.

8- Cuando están dorados, sacarlos y colocarlos en papel absorbente.

9- Ya tibios, espolvorearlos con azúcar y canela.

Variaciones de buñuelos

La receta básica da lugar a buñuelos enriquecidos.

Una crema pastelera bien espesa, es un exquisito relleno. También es una excelente opción la crema de café. Para colocarlo en los buñuelos, basta realizar una incisión lateral con cuchillo y rellenarlos con manga.

Huevos de Pascua en sus nidos

huevos de pascua

En el menú de toques dulces de Semana Santa no pueden faltar los Huevos de Pascua.  Es esta una receta muy original y visualmente atractiva. Se pueden servir solos o acompañando las monas de Pascua.

Ingredientes (rinde 16 unidades)

  • 400 gramos de chocolate para fundir
  • 180 gramos de cereal o de frutos secos
  • coco rallado, cantidad necesaria
  • 16 huevitos de chocolate

Elaboración

1- Se funde  el chocolate a baño de maría.

2- En un bol, colocar los cereales y verter encima el chocolate fundido.

3- Con cuchara de madera mezclar bien, de modo que el chocolate una los cereales.

4- Se arman nidos sobre moldes de magdalenas de papel o silicona. Dejar que enfríen bien. El chocolate se solidificará.

5- Los nidos se sirven en platos adecuados. Sobre ellos se colocan dos huevitos de chocolate. Se pueden espolvorear con coco.

Es una receta que atrapa a los más pequeños de la casa.

La mona de Pascua

mona de Pascua

Como su nombre lo indica, es uno de los toques dulces de Semana Santa por excelencia.  Aparece en esta semana, y, fuera de esos días es difícil encontrarla. Es una receta que lleva tiempo, por lo tanto se requiere paciencia.

Ingredientes

Para la masa:

  • 500 gramos de harina
  • 25 gramos de levadura fresca
  • ¼ litro de leche tibia
  • 100 gramos de mantequilla derretida
  • 100 gramos de azúcar
  • 1 huevo
  • 1 pizca de sal

 Para decorar y pintar:

  • Yema de un huevo
  • 1 cucharada de leche
  • Bolitas de chocolate, pasas, cerezas, almendras laminadas.
  • Huevos cocidos pintados o huevos de chocolate

 Elaboración

1- Se coloca la harina en un bol.

2- Se agrega la levadura seca y se mezcla muy bien.

3- Poco a poco, incorporar el resto de los ingredientes de la masa.

4- Con espátula primero y con las manos después integrar todo y formar la masa.

5- Se deja reposar tapada en ambiente tibio durante una hora. Debe crecer el doble de su volumen.

6-  Luego se amasa un poco para que pierda gas. Se divide la masa en cuatro o cinco partes, de acuerdo con el tamaño de cada mona.

7- Es momento de modelar la masa, con la forma que se le quiera dar. Algunos cocineros prefieren una rosca lisa. Otros optan por una trenza. Cuando se le ha dado forma, se la coloca sobre papel de horno en asadera.

8- Se la pinta  con yema de huevo mezclada con una cucharada de leche.

9– Los huevos cocidos y los elementos decorativos se ubican encima de la mona.

10- Se cocina en horno a 200º C, de 15 a 20 minutos.

11- Luego de retirarla del horno, se la puede pintar con glasé real.

La Semana Santa invita a la vuelta a las tradiciones y a rescatar viejas recetas. Sin embargo, la creatividad del cocinero marcará la diferencia.