La Palma sigue siendo noticia cada día. Las últimas informaciones dicen que no hay signo alguno de que el volcán se agote. Sin dudas, es el que más daño ha producido en el territorio. Es como si el magma fuera interminable. A más de dos meses del comienzo de la erupción, cada día aumentan las pérdidas y la desesperación de pobladores y autoridades es cada vez mayor.

Los daños han afectado mucho a las personas. Mucha gente ha perdido su hogar, su trabajo, todo lo que había logrado en la vida. Hay profundos daños psicológicos y emocionales que no pueden cuantificarse. Afectan a la esencia de las personas y no se traducen en dinero.   

Pero de alguna manera hay que estimar las necesidades de los pobladores de la isla. El presidente de  Canarias ha expresado que  las pérdidas provocadas por el volcán ascienden a más de 400 millones de euros. Existe la posibilidad de recurrir a los fondos de Solidaridad de la Unión Europea y en este camino se encuentra el gobierno. Pero, además,  se han puesto en marcha iniciativas de organizaciones no gubernamentales que buscan aportar su granito de arena para ayudar a paliar la situación.

Poner la economía a funcionar: el plátano es un recurso importante

¿Cómo puede la gente contribuir a que La Palma pueda recuperarse? Siempre hay algo que se puede hacer.  Una acción muy fácil de poner en práctica es consumir productos que se produzcan en la isla.

¿Qué produce La Palma? Los terrenos cultivables son muy limitados y muchos han sido arrasados por la lava. El plátano constituye el principal cultivo y fuente de recursos de la isla. Si bien el volcán la está poniendo en jaque, el plátano está en el ADN de los palmeros, quienes trabajan duro para salvar sus cosechas.

El problema es que les está costando vender sus plátanos, porque restos de fragmentos incandescentes arañan los frutos  afean su estética. Para nada afecta sus nutrientes o su sabor. Simplemente las cáscaras aparecen con imperfecciones. Y esto hace que las grandes superficies no las compren.

Es importante que la gente sepa que los plátanos provenientes de La Palma están perfectamente aptos para el consumo y siguen siendo tan ricos y nutritivos como siempre. Cuando alguien compra estos plátanos, está contribuyendo a aliviar la dura vida de los habitantes de la isla en estos momentos.

Consumir plátanos  de La Palma puede ayudar a muchas personas afectadas por el volcán

Si La Palma comercializa más plátanos, sus recursos comenzarán a mejorar paulatinamente. Los cultivadores tendrán un alivio y sentirán que sus esfuerzos valieron la pena y que la gente los acompaña. Además, se estará ofreciendo un alimento muy rico y saludable.

Desde el restaurante se puede proponer una campaña solidaria basada en postres elaborados con plátanos.  Impulsar a los clientes a que los soliciten contribuirá a sensibilizar a las personas.

Por eso, presentamos algunas opciones de postres para elaborar con plátanos. Una buena estrategia es integrarlos a la carta en un sector destacado como solidario. Quizás los descuentos en precios impulsen al consumo.

Postres con plátanos para tu restaurante

El plátano es una buena fuente de nutrientes. Es la fruta perfecta para los deportistas y para las personas que sufren calambres. Su contenido en potasio es una de sus virtudes fundamentales. Además, tiene vitaminas, hidratos de carbono y fibra.  Es una fruta libre de grasa, colesterol y sodio.

Presentamos algunas ideas de postres para elaborar con plátanos. Además de brindar todos estos beneficios, cocinar con plátanos de La Palma es una buena actitud solidaria.

Tarta de flan de plátano

Es una deliciosa tarta sencilla y con un sabor espectacular. Este es el paso a paso:

1. En primer lugar, se carameliza el molde. El caramelo se prepara con 4 cucharadas de azúcar y dos cucharadas de agua. Para la tarta, puede utilizarse un molde grande y servirla en porciones o  moldes individuales.  Se cubre el molde con el caramelo líquido recién preparado.

2. En el vaso de la licuadora se colocan 4 huevos, 100 mililitros de leche, 5 plátanos pelados y cortados en trozos.  Se añade la ralladura de la cáscara de un limón.  Se licua todo hasta formar una mezcla homogénea.

3. Aparte, se baten con un tenedor 2 huevos y se agregan 4 cucharadas de azúcar. Se une a la mezcla anterior y se vierte en el molde de la tarta.

4. SE lleva a baño María en horno a 180 grados durante 30 minutos. Se retira, se deja enfriar y se desmolda.

5.  Se pela y se corta en láminas finas 1 plátano y se pone a fuego lento en una sartén con 1 cucharada de azúcar.  Se irá acaramelando lentamente.

6. Se ubica este plátano caramelizado sobre  la tarta y está listo el plato.

La creatividad del cocinero le dará su toque especial a esta tarta de flan. Puede decorarse con picos de nata batida o con frutos rojos que darán una estética apetitosa a la tarta.

Plátanos fritos con miel y almendras

Unos plátanos fritos con miel y almendras son un cierre de lujo para un almuerzo o una cena. Este procedimiento para elaborarlos es ideal para mantener buen ritmo en el servicio del restaurante.

Se baten 2 huevos con una cucharada de vino blanco. Se bañan los plátanos pelados en esta mezcla y se empanan con harina. A continuación,  se fríen en abundante aceite de girasol bien caliente. Una vez que están dorados se retiran del fuego y se escurren sobre papel absorbente.

Se emplatan, se rocían con hilos de miel y se espolvorean con almendras laminadas. Pueden servirse solos o acompañados de una bocha de helado de vainilla. Absolutamente disfrutables.

Cake de plátano y nuez moscada

Un cake acompaña perfectamente un buen café o té que funciona como postre de un distendido menú.

Se flambean  2 plátanos pelados con 50 gramos de mantequilla y medio vaso de ron negro.  Una vez cocidos se trituran y se dejan enfriar bien tapados.

Aparte, se baten 250 gramos de mantequilla con 400 gramos de azúcar. Se agrega media cucharadita de sal y una pizca de nuez moscada.

Se añade el plátano a esta preparación y se mezcla bien. Se incorporan 10 huevos apenas batidos,  intercalando con  700 gramos de harina. Se mezclan con movimientos envolventes hasta obtener una pasta cremosa y  sin grumos.

Se forra un molde de torta con papel engrasado y se vierte la preparación. Se hornea a 180º C durante 45 minutos.  También quedan muy bien en moldes individuales.

La Palma y su pueblo necesita una España solidaria y empática. Comprar su producción es una forma de ayudar a tanta gente perjudicada por el volcán.

Comparte