El momento del postre es el cierre de la experiencia del comensal.  Si el cliente ha disfrutado de todo el menú, debe encontrar en la carta de postres la confirmación de que eligió el restaurante adecuado.  Por eso, los postres tienen que tener la misma atención de gestores y cocineros que el resto del menú.

¿Existen postres especiales para Navidad?  La idea es que se ofrezcan opciones diferentes entre las que el comensal encuentre la de su agrado. Diferentes ingredientes, texturas y estéticas permitirán motivarán a disfrutar del  postre independientemente de cuan opípara ha sido la consumición anterior.

Es conveniente que la carta de postres sea independiente de la carta principal. Muchas veces el comensal ya está satisfecho con los platos anteriores y no muestra gran interés natural. Pero unas imágenes de excelente calidad y muy realistas despertarán las ganas de probar.

En la carta, es conveniente destacar algunos postres estrella, aquellos que resulten convenientes al restaurante por la rentabilidad y por la dinámica de la preparación.

Goxua

El Goxua es un postre tradicional de la cocina vasca, símbolo de la mesa navideña. Es un postre en tres capas, que se integran en un bocado exquisito. Presentamos la receta para dos postres individuales.

Ingredientes:

  • Bizcocho tipo genovés

Para la crema:

  • 200 ml de nata
  • 60 gramos de azúcar
  • 300 ml de leche
  • 2 yemas
  • 1 huevo
  • 40 g de harina de maíz
  • ½ chaucha de vainilla o gotas de esencia

Para la nata montada:

100 ml de nata

2 cucharadas de azúcar

Para el almíbar:

  • 50 ml de agua
  • 50 g de azúcar
  • 30 ml de ron

¿Cómo se elabora el Goxua navideño?

Goxua

1. Cortar el bizcocho con la forma y el tamaño del fondo del recipiente en que se montará el postre.

La crema

2.  Colocar en un bol el azúcar con la harina de maíz. Agregar un poco de leche y mezclar.

3. Incorporar las yemas y el huevo entero y batir a mano hasta que se forme una pasta homogénea.

3. Hervir unos minutos el resto de la leche con la nata y la vainilla.

4. Agregar la mezcla de azúcar, harina de maíz y huevos.

5. Cocinar la crema a fuego suave sin dejar de remover hasta que espese.

6. Retirar, tapar con papel film pegado a la crema.  Llevar a refrigerador durante 1 hora.

La nata

7. Batir la nata con el azúcar. Taparla con plástico de cocina y dejarla una hora en el refrigerador.

El almíbar

8. Calentar el azúcar  y el agua y dejar que reduzca hasta alcanzar punto de hilo liviano. Agregar el ron.

Montar el goxua

9. Poner una base de nata montada en el fondo del recipiente.

10. Colocar el bizcocho y mojarlo bastante con el almíbar

11. Llenar el resto del recipiente con la crema pastelera.

Para terminar el postre, se espolvorea con un poco de azúcar y se quema con el soplete.  Unas hojitas de menta le darán un toque fresco y una estética muy natural.

Una variante interesante es cubrir la crema con frutos rojos, arándanos, fresas, frambuesas. Le da un perfecto toque frutal.

Tarta helada de limón

Fresca y delicada, la tarta helada de limón tiene la ventaja de que se prepara con anticipación. De este modo, descongestiona un poco la cocina en esos días de gran agitación. Esta receta rinde tres minitartas de 10 cm de diámetro.

Tarta de limón

Ingredientes:

Para la base

  • bizcocho o galletas de vainilla
  • 30 g de mantequilla

Para la crema helada

  • 220 g de nata o leche evaporada bien helada
  • 220 g de leche condensada
  • Ralladura de piel de 1 limón
  • Zumo de 1 limón

Para la crema de limón:

  • 100 g de azúcar
  • Piel de 1 limón
  • Zumo de 1 limón
  • 40 g de mantequilla
  • 1 huevo

¿Cómo se elabora esta deliciosa tarta de limón?

La base:

1. Triturar en procesadora las galletas o el bizcocho. Reservar.

2. Fundir la mantequilla  y verterla sobre las galletas. Remover para mezclar. Quedará una textura de arena gruesa.

Crema helada

3. Batir la nata bien fría hasta que doble su volumen.

4. Agregar la leche condensada y la ralladura de limón.

5. Batir e ir agregando el zumo de limón. La crema quedará espesa y suave.

Crema de limón

6.En la procesadora  verter el azúcar y añadir la ralladura de limón. Triturar.

7. Incorporar la mantequilla y el zumo de limón.

8. Añadir el huevo y mezclar bien.

9. Colocar la mezcla en una cacerola y cocinar a fuego suave hasta que adquiera consistencia cremosa bastante espesa.

10. Dejar enfriar y mantener tapada en la nevera.

Montar la tarta

11. En el molde elegido, colocar la base preparada con  galletas o pionono y manteca. 

12. Verter la crema de limón y llevar al congelador durante dos o tres horas, hasta que se endurezca la crema.

13. Distribuir la crema de limón  sobre la crema de leche que está congelada. Llevar nuevamente al congelador.

14. Para servir, retirar las mini tartas del congelador unos 10 minutos antes de servir y desmoldarlas.

15. Decorarlas con arándanos, fresas, ralladura de lima o con la terminación preferida.

Vasitos navideño de mascarpone, chocolate y frutos rojos

Prácticos y muy vistosos, estos vasitos gustan a todos y pueden estar listos antes del evento, a la espera del momento de servirlos.

Ingredientes:

  • 200 g de queso mascarpone
  • 1 vaina de vainilla
  • 100 g de azúcar glas
  • ¼ l de nata
  • Galletas o bizcocho de chocolate
  • Hojas de menta
  • Frutos rojos a gusto

¿Cómo se elaboran estos vasitos de mascarpone y frutos rojos?

1. En una cacerola mezclar la nata, el azúcar glas y la vainilla abierta por la mitad.

2. Dejar hervir la mezcla unos minutos, colar y dejar enfriar.

3. Mezclar con el queso mascarpone hasta que todo quede bien integrado.

4. En los vasitos, colocar una capa de galletas o bizcochos desmigados.

5. Encima verter una capa de la mezcla de mascarpone, luego otra de galletas y otra de queso.

6. Cubrir con los frutos rojos.

7. Decorar con las hojas de menta.

Después de un buen almuerzo o cena, los postres sencillos tentarán a los comensales. Y a eso apuntan estas recetas.  Con las bases de los postres presentados, es posible realizar otras creaciones de acuerdo con las preferencias del chef. La degustación de un postre comienza en los ojos, por lo que hay que esmerarse en la estética.

Comparte