Allí donde puedan entrar una cocina, taburetes y una barra, no será sorprendente encontrarse con uno de los supermercados que abren restaurantes. Se trata de una tendencia en auge que se extiende e incluye a las principales cadenas de comidas rápidas. A continuación, veremos más detalles, ventajas y características de este negocio.

Allí donde hay oferta, suele suceder que previamente existió la demanda. En Holanda, la cadena Albert Heijn sigue los pasos dados por Jumbo en 2013. De esa forma, es posible entrar al mayor supermercado de Ámsterdam, hacer las compras y tomar un delicioso café, una el ensalada o un sándwich en el Deli Kitchen & Bakery Café. La otra opción es llevarse la comida y degustarla en la casa.

Auge de los supermercados que abren restaurantes

También en Nueva York y Londres se puede seguir la pista de este nuevo auge que alimenta a miles de consumidores diariamente. La industria gastronómica ha dado, de esta manera, una respuesta a los nuevos hábitos alimenticios de los ciudadanos, cuyas rutinas viven apretadas por las obligaciones diarias.

La consultora Nielsen realizó al respecto un estudio donde se determina que el 37% de los compradores encuentran tedioso el momento de realizar las compras, por lo que desean concluir lo antes posible. A su vez, el 31% elegirá establecimientos donde se venda comida elaborada como solución al desayuno, almuerzo, merienda o cena.

restaurantes con supermercado

La comida rápida: un negocio redondo para el supermercado

Las tecnologías permiten que las comidas preparadas y el delivery sean cada vez más satisfactorios para los consumidores. La consultora Toluna explicó en un estudio para Crock-Pot que las nuevas generaciones apenas si dedican de 3 a 6 horas semanales a la elaboración de sus comidas.

La oferta en comidas rápidas para todos los estilos alimenticios, favorece el fenómeno de supermercados que abren restaurantes en cada región del globo. En estos lugares pueden conseguirse desde sofisticados platos de sushi hasta marinados de pollo, pasando por embutidos y woks veganos.

En este sentido, es interesante el hecho de que es el mediodía el momento en que mayor demanda encuentran estos espacios. Le siguen la cena y por último el desayuno. En el caso de la comida y la cena, sirven de solución al mundo administrativo y de oficina, ya sea que lleven las comidas preparadas al trabajo o la consuman en el supermercado mismo.

Supermercados que abren restaurantes: datos de gestión del negocio

Como todo negocio, los restaurantes de comida rápida en supermercados tienen sus pautas correctas de actuación. Básicamente, lo que no debe perderse de vista es que la actualización permanente en cuanto a calidad y tipo de servicios debe ser la misma que en cualquier otro emprendimiento gastronómico.

Además de las necesidades variables de los consumidores, existen otros aspectos importantes que ningún propietario debe obviar. Algunos tips tienen que ver con el diseño, con la imagen y con la distribución del restaurante en sí. Otros, apuntan a la aplicación de tecnología o a los servicios adicionales como el delivery, entre otros.

Por otra parte, existen dos puntos de vista fundamentales para comprender el fenómeno de supermercados que abren restaurantes.

  • La experiencia y el camino a transitar por el restaurante o firma de comida rápida. Son pocos los que se aventuran a abrir una tienda en un establecimiento de tales características sin una mínima trayectoria que les de reconocimiento ante los consumidores.
  • La experiencia desde el punto de vista del supermercado, que ofrecerá a sus clientes de siempre una novedad por fuera de su empresa.

supermercado con restaurante

Requisitos para los supermercados que abren restaurantes

No se trata de requisitos legales, si no de estrategias de negocios. Estos tips son los que los propietarios de supermercados deben tener en cuenta:

  • Espacio con diseño apto para tales fines, que provea eficiencia a la función de restaurante.
  • Presencia de incentivos que hagan llegar a los empresarios y, sobre todo, que los retengan.
  • Invertir en formación de empleados y en equipamiento.
  • Estar al día con las regulaciones de sanidad alimentaria.
  • Mercadotecnia adaptada a las necesidades puntuales de venta.

Es evidente que ampliar el espectro de oferta de un supermercado requiere de un trabajo bastante arduo. En general, estos comercios desconocen las vicisitudes de un negocio de comidas rápidas. Sin embargo, la imaginación y la osadía son por lo general las mejores amigas del éxito.

Por otra parte, la adaptación del supermercado a los requisitos propios de la instalación del restaurante no requiere gastos exorbitantes. Algunos servicios que mejoren la experiencia de los clientes apenas si requieren gasto, como la conexión a WiFi, la personalización de platos vía digital o el espacio de socialización.

En síntesis, la colaboración beneficiosa para ambos sectores permitirá a los supermercados que abren restaurantes incrementar la cifra de ingresos. Los consumidores de estas tiendas se sentirán tentados a comer fuera. El que elijan uno u otro establecimiento para comprar y comer, dependerá de la inventiva, la imaginación y la osadía de cada comercio.

Fuentes de imágenes: Profesional Horeca / GKMPH