Porque no todo son dietas y salud en el ánimo de la gente, la comida hipercalórica también tiene su lugar en la gastronomía. Desde que el mundo es mundo, hay personas que piensan que lo más rico no siempre es lo más sano. Y entre las opciones de saludable y rico, hay quienes optan por la segunda, sin mirar nada más.

No se trata de una nueva tendencia ni de una moda. Nadie niega los riesgos que la comida hipercalórica puede tener para la salud. Existe suficiente divulgación del tema y las organizaciones de salud se lo han tomado muy en serio.

Pero el libre albedrío pesa también en la forma de comer. Simplemente, hay personas que viven a su manera y que opinan que ‘los gustos hay que dárselos en vida’. Sin duda, este es un dicho popular que resume esta postura, que subyace y late silenciosa en las costumbres de muchos clientes de restaurantes.

Lo cierto es que los restaurantes deben atender los gustos de la gente. Y no hay que investigar demasiado para darse cuenta de que los formatos de comida hipercalórica siguen siendo muy solicitados. ¿Te interesa integrar este tipo de platos en tu restaurante? ¿Cómo son tus clientes?

comida hipercalórica

La comida hipercalórica que permitió explorar el mundo: historia de una causa noble

Una interesante historia de navegantes inspiró al restaurante londinense Green Door Bar and Grill (hoy The Door Oyster Bar&Grill). Ofreció un menú de comida hipercalórica que causó sensación ¿De qué historia se trata?

Ernet Shackleton fue un explorador irlandés que organizó una expedición con destino al polo Sur. En 1912, Shacketon publicó en el Times un aviso para reclutar hombres dispuestos a acompañarlo en la expedición Endurance, con proa al Polo Sur.

Los fríos polares y el hielo antártico, obligaron a los tripulantes a una dieta de comida hipercalórica que les permitió resistir.  Más de un siglo después, un grupo de descendientes de los hombres de Shackleton se propusieron recrear la ruta. Su intención era rehacer su recorrido y continuar el viaje.

En homenaje a estos exploradores y para contribuir con la nueva expedición, el restaurante creó un menú de más de 6000 calorías inspirado en la dieta de entonces.  La suculenta comida constaba de cuatro platos. Incluía chicharrones, un bistec de medio kilo, estofado al estilo de la época y postre de chocolate y helado.

El chef sustituyó la carne de pingüino que alimentó a los exploradores por carne de ganso. Todo esto acompañado de cerveza y mucho vino. La comilona triplicaba el aporte de calorías diario recomendado por los médicos.  ¿Quién podría ser abatido por el frío con de esta comida?

Sin dudas, un menú tentador cuando se piensa en los gélidos días del invierno. La propuesta entusiasmó a muchos comensales, más allá de causas nobles y homenajes.

recalentar fritos

‘Ataque al corazón’: un restaurante que fomenta la comida hipercalórica

El restaurante con este nombre, no niega los problemas que la comida hipercalórica puede ocasionar en la salud. Su nombre así lo demuestra.  Sin embargo, su propuesta atrapa a muchos comensales.

El restaurante Ataque al Corazón de Las Vegas ha instalado en su local la temática de hospital. Las camareras van vestidas de enfermeras y ‘recetan’ la comida a los clientes. Al entrar al local, los comensales reciben una bata típica de hospital que los transforma en los enfermos. El dueño-médico visita a sus clientes y ríe con ellos.

El menú se integra en base a platos de comida hipercalórica. La estrella es la hamburguesa más calórica del mundo, que aporta 10.000 calorías. Esta carga implica cuatro veces el consumo de una persona normal, que asciende a 2.500.

Bypass Burger, así se llama esta hamburguesa. Un gran nombre para una hamburguesa fatal. Está compuesta por cuatro filetes de carne, 20 lonchas de tocino, ocho fetas de queso, tomate, salsa, cebolla y mucho aceite y mantequilla. El resto de los platos que ofrece la carta también tienen nombres de enfermedades relacionadas con la obesidad y sus consecuencias.

Muchos han interpretado esta idea como manifestación de sinceridad y de mostrar las cosas tal como son.  Quienes lo hacen, sostienen que muchas personas eligen disfrutar de este tipo de comida hipercalórica, pero la sociedad las condena.

Hay rumores que hablan de personas que han muerto después de comer una de sus súper hamburguesas o mientras lo hacían.  En definitiva, cada cliente de restaurante elige cómo vivir y cómo morir.

hamburguesas gourmet

 ¿Qué hay de la comida hipercalórica en la mayoría de los restaurantes?

Sin llegar a los extremos presentados, la comida hipercalórica sigue estando presente en los restaurantes.  A las personas les gusta comer, y muchas veces pesa más el disfrute que la preocupación por la salud.  El deseo de comer no es hambre propiamente dicha, pero es igualmente motivador.

Algunas publicaciones indican que un plato promedio servido en un restaurante, contiene las calorías sugeridas para todo un día. En parte, el problema se observa en los ingredientes y en los procedimientos de cocción. Además hay un asunto de tamaño de porciones, que suelen ser más grandes de lo recomendable. Todo parece indicar que se ofrecen los alimentos equivocados en porciones demasiado grandes.

Alimentos hipercalóricos según el Centro para la Ciencia en el Interés Público

Se trata de una organización que se autodenomina ‘El perro guardián de la comida y la salud de Estados Unidos’. Es la organización de defensa de consumidores no estatal más antigua, que muestra una interesante agenda de trabajo.

Esta entidad ha preparado una lista de las comidas menos saludables en la nación norteamericana. Fue realizada por un grupo de expertos en nutrición que se abocaron a localizar la comida hipercalórica que se ofrece en el mercado estadounidense.

 ¿La lista?

1- Cheesecake Factory: burrito de desayuno. Con 2730 calorías, encabeza la lista. Además, contiene el sodio sugerido para dos días.

2- Chilli’s: Honey Chipotle Crispers y Waffles. Le sigue en el ranking con 2.510 calorías. Tiene 40 gramos de grasa y 105 gramos de azúcar. Todo en un único plato.

3- Shake Shack: Doble SmokeShack. Acompañado de papas fritas y batido de mantequilla de cacahuetes, aparece en el tercer lugar con 2240 calorías. Un combo tan tentador como hipocalórico que justifica que se olvide, alguna vez, cuánto afecta a la salud.

4- Uno Pizzeria & Grill: Deep Dish Buffalo Chicken Mac.  Mucho queso y harinas aportan 2.340 calorías.

5- Yard House: Vampire Taco Combo.  Engaña quizás por unos vegetales que intentan disimular las 2.040 calorías que el plato en su conjunto contiene.

No todo es bueno, no todo es malo. Los clientes tienen la posibilidad de elegir y eso hacen.