El reparto de comida a domicilio es un servicio que tiene que ser bien planificado, para evitar problemas. El transporte de alimentos listos para consumir es un tema delicado. Quien crea que el reparto de comida es solo trasladar un paquete desde el restaurante hasta el domicilio del cliente, está muy equivocado.

Varios factores contribuyen a que el delivery sea efectivo y satisfaga a los clientes. Por una parte, está la tarea del restaurante. El punto de partida está en establecer qué platos son apropiados para distribución a domicilio, pues no todos se prestan para esto.

Además está el asunto del packaging para que los alimentos lleguen intactos a destino. Las características del plato, la temperatura, el tiempo transcurrido desde el pedido hasta la llegada al domicilio, son también aspectos de primer orden.

El restaurante debe cumplir con su parte del sistema. Pero hay un eslabón fundamental de la cadena de reparto de comida a domicilio que escapa de las manos del cocinero y sus ayudantes. Es, precisamente, el momento del traslado. Comprende el tiempo transcurrido desde que los alimentos salen del restaurante hasta que se depositan en las manos del cliente.

La manipulación y el tratamiento de los alimentos mientras están en el vehículo de reparto de comida son claves para los resultados exitosos. Si no son bien atendidos, podrían llegar fríos o deteriorados, y malograrse el delivery. La imagen del restaurante se perjudicaría; probablemente, ese cliente que ha recibido su pedido en condiciones inapropiadas, no volverá a comprar. Además, difundirá entre sus conocidos y en las redes sociales su experiencia negativa.

comida a domicilio

Todo esto puede evitarse. Gran parte de la operación de traslado depende del personal a cargo. Pero en gran medida, para que todo llegue a buen fin, el vehículo es fundamental.

¿Cuál es el mejor vehículo para el reparto de comida a domicilio?

 Si se pidiera opinión a varios restaurantes acerca de cuál es el mejor vehículo para delivery, seguramente surgirían respuestas bien diferentes. Algunos responderían en función del precio y de los costes de mantenimiento. Otros tendrían en cuenta la capacidad. Un tercer grupo atendería a las instalaciones interiores. Y es probable que aparecieran otros aspectos a considerar.

Y todos estos argumentos son válidos. Uniéndolos, se podría tener la imagen del mejor vehículo para el reparto de comida a domicilio. La naturaleza del servicio, las características de los platos y el radio de distribución son aspectos a considerar en la elección. 

Las opciones más demandadas

Aunque algunos grandes restaurantes optan por vehículos de reparto de comida propios, la opción más elegida es la de contratar el servicio.  Resulta más económica, pues no hay que realizar la inversión inicial ni ocuparse del mantenimiento. Tampoco hay que ocuparse del personal.

Sin embargo, a la hora de decidir qué servicio de reparto de comida a domicilio contratar, es fundamental investigar qué tipo de vehículos utiliza.  Hay empresas que ofrecen transporte en motocicletas y triciclos. Otros en furgonetas. La decisión dependerá del volumen de las ventas del restaurante y de los recursos disponibles.

visual merchandising

Pero sea cuál sea la opción elegida, es bueno controlar el vehículo en el que los alimentos se distribuirán. ¿Qué observar?

  • En primer lugar, hay que observar el estado exterior del vehículo. Si bien no incide directamente en los alimentos transportados, sí contribuye a la imagen del restaurante. Si el cliente ve que su pedido llega en un vehículo sucio y deteriorado por fuera, dudará del estado del interior. Una buena imagen del vehículo es importante.
  • La higiene y la asepsia son fundamentales. La caja típica del transporte en motocicleta o la de la furgoneta, deberán mantenerse en óptimas condiciones de higiene y sanidad.
  • También es de desear que el contenedor en el que permanecerán los alimentos durante el traslado tenga aislación térmica. Generalmente, el restaurante utiliza materiales aislantes de temperatura para el empaque. De esta forma conserva el calor o el frío de los alimentos que envía a sus clientes.

Pero el interior del vehículo también debe estar preparado para el frío intenso del invierno y el calor sofocante del verano. Es conveniente que la caja sea isotérmica. De esta manera mantendrá en el interior una temperatura constante independiente del exterior.

Lo mejor es que posea compartimentos con instalaciones de frío y de calor, para mantener la temperatura original de los platos mientras dura el traslado. Estas condiciones contribuirán a que los alimentos lleguen adecuadamente a destino.

  • El contenedor del vehículo debe estar equipado con algún sistema de soportes de retención para los paquetes. El movimiento del vehículo puede alterar el contenido de los envíos. Y sería un desastre que un plato llegara al cliente todo revuelto. El tema de la retención y seguridad de cada paquete no debe dejarse de lado.

El personal que cumple funciones a cargo del vehículo es muy importante también, porque es la cara visible del restaurante.  Por lo tanto, a la hora de elegir empresa, es bueno asegurarse de que además de vehículos adecuados, dispongas de personas profesionalmente capacitado. Si se trata de vehículos propios, será necesario entrenar a quienes trabajen en ellos.

Los controles 

El transporte de alimentos está sometido a requisitos de sanidad. La normativa intenta asegurar que los productos alimentarios lleguen al consumidor final en las condiciones sanitarias adecuadas. El Ministerio de Sanidad y los Municipios comparten la responsabilidad de los controles.

Sin embargo, aunque no sea una función propia, el restaurante puede realizar su propio control de vehículos. Inspecciones periódicas a los vehículos que reparten sus comidas, le dará tranquilidad y seguridad.  También es buen control realizar encuestas de opinión del delivery entre los clientes.  

Los vehículos autónomos son el futuro del delivery. Ya se están probando en las calles de los Estados Unidos. ¿Serán estos los mejores vehículos para el reparto de comida a domicilio en el futuro?  El tiempo lo dirá.