Con la llegada del buen tiempo y la época primaveral, se incrementan los eventos en tu restaurante. Es la época propicia para comenzar la temporada de bodas, y además la primavera suele iniciarse con la celebración de comuniones.

Con el paso del tiempo, las celebraciones de comuniones han evolucionado. Cada vez la celebración gastronómica tiene más nivel, y en los restaurantes hemos de ofrecer la respuesta apropiada. Hay que recordar que el gasto en trajes y ropa, regalos y en el banquete, está igualando cada vez la primera comunión con lo que sería una especie de primera boda.

[embedyt] http://www.youtube.com/watch?v=03uBAUZ2Iiw[/embedyt]

 

Si te has planteado la celebración de comuniones en tu restaurante por primera vez, a continuación, te ofrecemos algunos consejos para conseguir la máxima satisfacción de tus clientes.

El salón

Es importante disponer de un buen salón, amplio y discreto, para celebrar comuniones en tu restaurante. Generalmente el grupo querrá estar apartado del resto de mesas, de la clientela normal de tu establecimiento, y tener un espacio íntimo, con la discreción apropiada para una celebración familiar.

En el evento hay que controlar todos los detalles. Una mesa de dulces para niños, castillos y otros hinchables para que los pequeños se diviertan, la posible contratación de algún animador, etc. Son pequeñas cosas que pueden diferenciarte de la competencia y asegurarte unos buenos ingresos.

También será bien recibido por parte de familiares y amigos de tu cliente, el disponer de una discoteca o sala de baile para finalizar la celebración de la comunión, y poner con ello el broche de oro.

primera comunión

Los menús

Los menús de las comuniones deben ser cuidados pero sencillos. Posiblemente habrá invitados y comensales de edades muy diferentes. Los menús más apropiados son los que tengan un toque de distinción, la marca inconfundible de tu restaurante, pero genéricos, para todas las edades y gustos.

No hay que olvidar que el protagonista de la celebración es el niño, y los niños suelen ser los más difíciles a la hora de acertar con ellos con los platos. El menú especial para niños también estará bien consensuado con tus clientes, para su total satisfacción

El menú más habitual para celebrar una comunión es el que tiene una variedad de entrantes para compartir, un primero y segundo platos más ligeros (en ocasiones se suprime el segundo), y un tercer plato más contundente.

No debe faltar un buen postre, generalmente una tarta que el niño o niña que celebra su comunión puedan cortar, y además quedarse con la espada como regalo de la casa.

Temática y decoración

Hay clientes para todos los gustos. En lo que se refiere a elegir los platos, ingredientes, elaboraciones, y también la temática o la decoración del evento. Lo mejor es acordar todos los detalles con tu cliente sobre la temática que le gustaría dar a la celebración de la comunión, y sobre todo qué decoración prefiere.

decoración comunión

Ejemplos de menús de comunión

  • Primeros platos

Normalmente son entrantes fríos o fritos, como es el caso de gazpachos, salmorejos, cremas tibias y entremeses fríos, y también de frituras de calamares, croquetas, empanadillas, etc. Este tipo de frituras no pueden faltar en el menú infantil.

Ejemplos de primeros platos con mayor impacto:

  • Ensaladas de salmón, langostinos y gambas con vinagreta de frutas y reducción de PX.
  • Entrantes de langostinos y gambas blancas de Huelva a la parrilla, embutido ibérico, croquetas de setas, ensaladilla rusa con aceite de trufa.
  • Mar y montaña, ensalada de perdiz y bonito en escabeche.
  • Segundos platos

El segundo plato suele ser de pescado, y contener cócteles de marisco, marisco cocido o a la brasa, lubina, bacalao, rape, emperador, etc.

 Ejemplos de segundos platos:

  • Pastel de marisco, salmón y merluza con salsa tártara y guarnición de la huerta. 
  • Salmón al cava con salsa de mostaza y espuma de mar.
  • Lomo de merluza gratinado con guarnición de cuscús negro. 
  • Terceros platos 

Es habitual la carne, normalmente lechazos, chuletón, carrillada ibérica, solomillo, chuletón o cochinillo. 

Ejemplos de terceros platos para sorprender: 

  • Solomillo de cerdo ibérico al cabrales con salsa de boletus.
  • Cochinillo asado en su jugo con marrón glacé y frutos rojos en gelatina. 
  • Carrillada ibérica al oporto con nido de escalibada 

Postres 

Como hemos visto, el postre estándar para una comunión es la tarta. Pero hay otras ideas más creativas: 

  • Tartaletas de hojaldre con fresón y crema inglesa, acompañado de helado de vainilla.
  • Tarta selva negra con panacota y toffee.

 

 

Fuentes imágenes: Luciernága Tarjetería   /   TripAdvisor