La renovación de la carta de dulces es una buena estrategia para promocionar tu restaurante. Los postres veraniegos suelen atraer a los comensales. Realmente es muy tentador cerrar una comida con un rico postre frío.

El verano trae al restaurante abundancia y diversidad de frutas que pueden aprovecharse en estos postres veraniegos. Una carta variada, en la que cada cliente encuentre su preferencia, hará que los consuman.

Helados, batidos, mousses, cremas frías, granizados, son opciones sencillas que agradan a la mayoría de las personas. Son platos que conviven en la carta perfectamente con combinaciones más tradicionales y elaboradas.

Recetas de postres veraniegos

Muchas recetas de postres veraniegos son tradicionales, sencillas y requieren de pocos ingredientes y escaso tiempo de preparación. Pero no por esto deben considerarse menos valiosas.  En los postres veraniegos lo que importa es que sugieran ese toque dulce refrescante que invita al consumo.

Veamos algunas sugerencias.

Copa de frutas

No puede faltar en la lista de postres veraniegos del restaurante. Una nutrida copa de frutas diversas, cortadas en dados, siempre es tentadora. A esta macedonia se la ve como saludable y muy refrescante. Por más completa que haya sido la comida, las frutas se comen sin mayor remordimiento. Conviene ofrecer las opciones de con y sin azúcar, de modo que se adecue a dietas especiales.

Una variación de este postre es la copa de frutas con nata. Las fresas se prestan especialmente.  Tradicional y tentadora, las copas frutales lucen muy bien si se las sirve en recipientes transparentes. El juego de colores de por sí es refrescante y permite anticipar las sensaciones de consumir esas frutas.

Mousse de pera

Las mousses siempre son bienvenidas. Bien frías, resultan un exquisito broche que completa cualquier comida.

Ingredientes:

  • ½ kilogramo de peras maduras
  • 2 limones medianos
  • 5 cucharadas de miel
  • 200 gramos de nata líquida
  • 2 huevos
  • 3 cucharadas de agua

Elaboración:

1- Se pelan las peras y se les quitan las semillas.

2- Se trituran en procesadora o licuadora.

3- En una cacerola, poner la miel y el agua. Se calienta a fuego lento hasta lograr un almíbar suave.

4- En un bol mezclar las peras trituradas, las yemas de los dos huevos, la nata líquida y el almíbar. Debe quedar una consistencia cremosa.

5- Aparte, se baten las claras a punto de nieve.

6- Se incorporan las claras a la crema de peras con movimientos envolventes, sin batir.  Se lleva el postre al refrigerador durante al menos dos horas.

7- Se sirve en copas bien frío. Para la decoración se puede usar una pera cortada en pequeños trozos, unas hojitas de menta o un toque de salsa colorida.

Mousse de plátano

Mousse helada de plátano

Y si de mousse se trata, esta mousse de plátano vendrá muy bien en la carta de postres veraniegos. Creada por Bruno Oteiza, es fácil de hacer y deliciosa.

Ingredientes:

  • 5 plátanos
  • 5 cucharadas de azúcar glas
  • 1 taza y media de nata líquida
  • 1 cucharadita de nuez moscada
  • 2 cucharadas de zumo de limón
  • 2 huevos
  • 1 taza y media de leche
  • 1 pizca de sal
  • 1 hoja de gelatina
  • Agua
  • Menta
  • Salsa de chocolate

Elaboración:

 1- Se pone la gelatina en agua fría para que se ablande.

2– En un cazo, colocar la leche al fuego. Se le agrega un poco de nuez moscada.

3- Se agrega la gelatina bien escurrida a la leche y se mezcla.

4- Se prepara un puré con los plátanos pelados. Es importante rociarlos con jugo de limón para que no se oxiden.

5- Se agrega la mezcla de gelatina y leche al puré de plátanos integrando bien. Se deja enfriar.

6- Se baten las claras y se les agrega una pizca de sal. A medio punto se agregan 2 cucharadas de azúcar y se siguen batiendo hasta alcanzar punto de nieve.

7- Es momento de incorporar las yemas a la crema de plátano, integrando bien.

8- Se agregan las claras batidas a la crema, siempre con movimientos envolventes de abajo hacia arriba.

9- Se vierte en moldes y se lleva a congelador para que endurezca.

10- Para servir, se desmolda y se adorna con hojas de menta y salsa de chocolate.

Granizado de sandía y frutos rojos

granizados de frutas

Colorido y verdaderamente refrescante es este postre. Solo con verlo acercarse a la mesa, parece que el ambiente se refresca.

Ingredientes:

(Para dos porciones)

  • 300 gramos de sandía
  • 25 ml de granadina o jarabe de grosellas
  • 2 hojas de gelatina
  • 40 ml de vino de Oporto
  • 80 gramos de frutos rojos (grosellas, moras, arándanos)
  • 1 cucharada de mermelada de arándanos
  • 40 gramos de azúcar morena
  • Agua

Elaboración:

1- Después de quitarle la cáscara y semillas, se coloca la sandía en un bol. Se agrega el jarabe de grosellas o la granadina y el azúcar morena. Se tritura.

2– Se remojan las hojas de gelatina con agua fría hasta que ablanden. Luego se llevan al fuego con aproximadamente 30 mililitros de agua, hasta que se disuelvan.

3- Se mezcla la gelatina con el licuado de sandía. Va al congelador por una hora.

4- Con vino de Oporto mezclado con la mermelada de arándanos, macerar los frutos rojos durante media hora.

5- En el momento de servir, granizar la sandía raspando con un tenedor. Colocarla en copas y cubrir con los frutos macerados.

Postre frío de tres chocolates

Postre veraniego de tres chocolates

El chocolate no tiene estación y sus enamorados seguramente lo buscarán en la carta de postres. Por tanto, es bueno incluir alguna opción entre los postres veraniegos del restaurante.

Ingredientes:

  • Un pionono o trozo de bizcocho
  • 200 gramos de chocolate con leche
  • 200 gramos de chocolate blanco
  • 200 gramos de chocolate negro, semi-amargo o amargo
  • 600 mililitros de leche
  • 600 mililitros de nata
  • 30 gramos de gelatina neutra o de cuajada

Elaboración:

1- Se corta el pionono o bizcocho con la forma y tamaño del fondo la copa en la que se servirá el postre.

2- Se coloca una porción de pionono en el fondo del recipiente. Humedecer con unas gotas de vino de Oporto o de crema de whisky. Sobre esa base se agregarán los demás ingredientes.

3- En una cacerola, calentar a fuego lento 200 mililitros de leche y 200 mililitros de nata. Se añade el chocolate negro y se mueve hasta que se disuelva.

4- A esta preparación se le agrega 10 gramos de gelatina o cuajada. Se revuelve durante 5 minutos.

5- Cuando está tibio, se vierte sobre el fondo de pionono y se lleva a frío hasta que se solidifique.

6- Repetir los pasos 3 y 4 con el chocolate blanco y con el chocolate con leche. Sobre el negro, colocar el blanco, llevar a enfriar y luego verter el chocolate con leche.

7- Se lleva a frío durante unas 10 horas.

9- En el momento de servir, espolvorear con almendras picadas.

 Se puede sustituir el pionono con una masa crujiente de tarta.

Sorbetes y helados tradicionales también deben incorporarse en la carta de postres veraniegos. No hay que olvidar que la experiencia del comensal comienza en los ojos. Por lo tanto, la presentación es fundamental.  El marketing debe incluir fotografías de estos postres veraniegos, que se transformarán en un atractivo interesante para los comensales.