Durante los meses más fríos, las ensaladas no suelen estar entre los platos favoritos. Cuando las temperaturas bajan, no nos apetece mucho sentarnos frente a un plato lleno de ingredientes fríos y crudos como lo hacíamos en verano.

Al llegar el invierno, afortunadamente existen las ensaladas tibias o calientes, que son una gran opción para poder seguir disfrutando de todos los beneficios que los vegetales aportan a nuestra salud en esta temporada. ¿Tienes recetas de ensaladas templadas en la carta de tu restaurante?

Muchas personas nunca han probado este tipo de ensaladas y otras conocen solo las más clásicas como la de pasta con atún. Sin embargo, existen muchas combinaciones posibles para conseguir deliciosas ensaladas templadas frescas y muy originales. A continuación, veremos algunas ideas de ensaladas templadas para tu restaurante.

Las ensaladas templadas

Las ensaladas templadas son una excelente opción para aquellos que quieren comer algo ligero durante los meses de frío. Se denominan templadas porque sus ingredientes se sirven a temperatura ambiente y no recién salidos del refrigerador. También hay algunas ensaladas templadas que incorporan ingredientes calientes.

Una de las características de este tipo de ensaladas suele ser la mezcla de ingredientes crudos y cocidos. Esta mezcla de texturas, e incluso de temperaturas, es muy agradable al paladar y suele ser del gusto de todos en casa, adultos y pequeños.

En las ensaladas frías tradicionales, la preparación consiste principalmente en cortar y mezclar ingredientes crudos. En el caso de las ensaladas templadas, la elaboración suele ser un poco más compleja y el resultado realmente especial. La mezcla de texturas y sabores que se puede lograr es digna de los paladares más exigentes.

Los ingredientes que se pueden incluir en una ensalada templada son muy variados. Desde legumbres como judías verdes, lentejas o garbanzos hasta hongos y setas de todo tipo; también les va muy bien un huevo duro, jamón serrano, pollo, pavo y algunos pescados y mariscos. Lo importante es mezclarlos siempre con algún ingrediente crudo que garantice la frescura de la preparación.

Las ensaladas templadas pueden ser una excelente opción para incluirlas en la carta de tu restaurante. Se pueden servir como entrada o ser un plato principal muy completo. Existen una infinidad de combinaciones posibles, para todos los gustos y todos los bolsillos; solo hace falta un poco de creatividad y por supuesto ingredientes de primera calidad.

ensalada templada

Ensalada templada de pollo, espinaca, queso y manzana

Ingredientes (para dos porciones):

  • Dos filetes de pechuga de pollo
  • 150 g de espinacas
  • 200 g de queso fresco
  • Media manzana
  • 30 g de nueces picadas
  • Pan rallado y huevo batido para empanar
  • Sal, pimienta, aceite de oliva, zumo de naranja y vinagre balsámico para preparar la vinagreta

Elaboración:

  1. Retirar los tallos de las hojas de espinaca y lavarlas
  2. Cortar el queso en dados.
  3. Pelar y cortar la manzana en dados también. Reservarla en un poco de agua con unas gotas de jugo de limón.
  4. Cortar las pechugas de pollo en trozos grandes tamaño bocado, salpimentarlos y pasarlos por el huevo batido y por el pan rallado dos veces (primero por el huevo, después por el pan y repetir la operación).
  5. Calentar una sartén y añadir un chorrito de aceite de oliva. Dorar los trozos de pollo por todos los lados. Retirar del fuego y dejar reposar durante unos minutos sobre papel absorbente.
  6. Preparar la vinagreta mezclando el zumo de naranja, el vinagre balsámico, sal, pimienta y aceite de oliva.
  7. Poner todos los ingredientes en un plato, añadir la vinagreta y espolvorear las nueces picadas.
  8. Se puede acompañar con dos rebanadas de pan integral tostado.

ensalada de pollo

Ensalada templada de setas, arroz y rúcula

Ingredientes (para dos porciones):

  • Una taza de arroz blanco cocido
  • Setas (de cualquier variedad)
  • Un diente de ajo pelado y laminado
  • Hojas de rúcula
  • Perejil picado
  • Semillas de sésamo
  • Sal, pimienta, aceite de oliva, salsa de soja y vinagre de manzana para la vinagreta

Elaboración:

  1. Limpiar las setas y sofreírlas rápidamente en una sartén con aceite de oliva y ajo laminado. Reservar.
  2. Retirar los tallos de las hojas de rúcula y lavarlas.
  3. Preparar la vinagreta mezclando el vinagre de manzana con un chorrito de salsa de soja, sal, pimienta y aceite de oliva.
  4. Mezclar todos los ingredientes en un plato, añadir la vinagreta y espolvorear con semillas de sésamo.

Ensalada templada de salmón

ensalada de salmón

Ingredientes (para dos porciones):

  • 200 g de salmón fresco
  • Un aguacate
  • Doce tomates cherry
  • Hojas verdes y moradas de lechuga
  • Perejil picado
  • Sal, pimienta, mostaza de Dijon, limón y aceite de oliva para la vinagreta

Preparación:

  1. Cortar el salmón en dados y salpimentarlo. Calentar aceite de oliva en un sartén y dorar el salmón. Reservar.
  2. Cortar el aguacate en cubos y añadirle unas gotas de jugo de limón.
  3. Preparar la vinagreta mezclando un poquito de mostaza de Dijon (aproximadamente ½ cucharadita) con jugo de limón, sal, pimienta y aceite de oliva.
  4. Lavar las hojas de lechuga y secarlas bien.
  5. Lavar los tomatitos y cortarlos por la mitad.
  6. Disponer todos los ingredientes en un plato (menos el salmón) y mezclar con la vinagreta.
  7. Añadir los dados de salmón y espolvorear con el perejil picado.

Ensalada templada de gambas, espárragos, tomates asados y endivias

ensalada de gambas

Ingredientes (para dos porciones):

  • Medio kilo de gambas peladas y desvenadas
  • Ajo, cebolla y apio para cocinar las gambas
  • Ocho espárragos verdes
  • Dos tomates grandes
  • Cuatro endivias
  • Sal, pimienta, vinagre balsámico y aceite de oliva

Elaboración:

  1. Poner a hervir un poco de agua, añadir sal, dos dientes de ajo, una cebolla y una rama de apio. Cuando el agua esté hirviendo añadir las gambas y dejarlas cocinar durante unos pocos minutos, solo hasta que cambien de color y se pongan rosadas. Reservar.
  2. Retirar la parte inferior de los espárragos y cortarlos en trozos de tres cm. Untarlos con un poquito de aceite de oliva y sal y ponerlos a dorar en una plancha bien caliente. Reservar.
  3. Lavar y cortar los tomates en rodajas muy gruesas. Untarlos con aceite de oliva y sal. Ponerlos a dorar en la plancha. Reservar.
  4. Separar las hojas de las endivias y lavarlas
  5. Colocar en un plato una cama de endivias y poner por encima los tomates, los espárragos y las gambas.
  6. Aliñar la ensalada con sal, pimienta y un chorrito de aceite de oliva.

Ensalada de fusillis con mozzarella, tomate y albahaca

ensalada fusilli

Ingredientes (para dos porciones):

  • 200 g de fusillis
  • 120 g de queso mozzarella
  • 12 tomates cherry
  • un diente de ajo
  • 6 aceitunas negras sin semilla
  • albahaca fresca
  • sal, pimienta y aceite de oliva

Elaboración:

  1. Cocinar los fusillis en abundante agua con sal. Escurrir, añadir un chorrito de aceite de oliva y reservar.
  2. Lavar los tomates cherry y cortarlos por la mitad.
  3. Cortar el queso mozzarella en cubos.
  4. Lavar las hojas de albahaca fresca y cortarlas en tiras finas.
  5. En una sartén caliente con aceite de oliva añadir el diente de ajo, cuidando que no se queme, solo para aromatizar el aceite. Saltear rápidamente los fusillis reservados.
  6. Colocar todos los ingredientes en un plato y condimentar con sal, pimienta y un buen chorro de aceite de oliva extra virgen.

Una receta de ensalada templada en nuestro menú siempre es una deliciosa opción como entrante o para una cena ligera. Solo hace falta ir cambiando los ingredientes con un poco de creatividad, para romper la monotonía.