Las especias son sustancias aromáticas vegetales que sirven para condimentar comidas. Esta es la definición del diccionario, pero las especias son mucho más que eso. Su historia es milenaria y han sido incluso objeto de guerras.

Estos ingredientes son fundamentales a la hora de sazonar y darle identidad a las comidas, por lo que su importancia cultural es innegable.

La mayoría de las especias provienen de Asia, pero hay algunas que tienen su origen en el Mediterráneo y en América. El comercio de especias también se remonta a tiempos inmemoriales, al igual que su uso medicinal.

Como veremos, las especias que hoy guardamos de forma tan natural en la despensa y utilizamos en nuestra cocina diaria, tienen una historia propia llena de curiosidades.

A continuación, analizamos algunos elementos para conocer más sobre estas apreciadas sustancias y saber desde cuándo las utilizamos.

hierbas en la cocina

Las especias en la historia antigua

Los seres humanos utilizamos especias en la cocina para realzar el sabor de la comida desde hace muchísimos años. Y el comercio lucrativo de las especias también se remonta a tiempos antiguos; se estima que el comercio de pimienta y de otras especias como la canela data del año 1450 AC.

En esa época Egipto importaba canela. Para ello los mercaderes partían desde Malasia e Indonesia a bordo de rudimentarias piraguas. En ellas transportaban las especias a través de 7240 kilómetros de alta mar hasta Madagascar. Después subían hacia las costas orientales de África hasta el Mar Rojo.

Hacia el año 431 AC llegó la primera especia a Europa: la ‘pimienta de la India’. Esto fue posible gracias al importante puerto comercial construido por el Imperio Romano en Alejandría; este puerto duró mucho tiempo y fue el centro del comercio de todos los productos que entraron a Europa.

Un comercio muy lucrativo

En las épocas antigua y medieval la pimienta literalmente valía su peso en oro. Los precios de las especias en general eran muy elevados; y la exageración y la fantasía que rodeaban las historias de cómo se conseguían las envolvían en un verdadero misterio.

En los siguientes siglos hubo innumerables luchas por el control del comercio de especias. En el siglo XIII Venecia se convirtió en el primer puerto importador de especias desde Oriente; sería la encargada de proveer a Europa de este ansiado producto.

Venecia creció y prosperó gracias al comercio de esos productos, a través de los impuestos que se cobraba a los comerciantes.

En el siglo XV, con la era del descubrimiento, el comercio de las especias empezó a transformarse. Los comerciantes buscaban nuevas rutas para evitar los impuestos. Se organizaban impresionantes expediciones con este objetivo; de hecho, fue así como se descubrieron nuevas tierras y grandes tesoros.

huerto

Es lo que ocurrió por ejemplo con Cristóbal Colón. Partió buscando una nueva ruta hacia la India y descubrió un nuevo continente. Con el encuentro de estos dos mundos, el Nuevo y el Viejo, la historia de la cocina cambió radicalmente.

Poco a poco y con el paso de los años no solo aparecieron nuevas especias, sino además una gran cantidad de nuevos ingredientes que llegaron desde esas tierras hasta entonces desconocidas.

¿Desde cuándo se cocina con especias?

La utilización de especias para cocinar es algo absolutamente normal en nuestros días. Y el saber combinarlas y dosificarlas es sinónimo de buena cocina; los ingredientes más simples se pueden volver exquisitos y sofisticados platos con solo darles un toque mágico con especias. ¿Pero desde cuándo se las utiliza en la cocina?

Un equipo de investigadores ingleses ha descubierto que hace más de 6.000 años ya se condimentaba la comida con especias para darle más sabor. Para llegar a esa conclusión recolectaron partes de los recipientes que utilizaban esos pobladores del Neolítico para cocinar y los estudiaron.

Al analizar las paredes de las piezas de cerámica encontraron restos de varios productos como semillas, animales marinos, pero además restos de condimentos vegetales. Este descubrimiento es muy importante, ya que permite conocer una cultura gastronómica primitiva completamente desconocida y mucho más sofisticada de lo que se podría pensar.

Las especias más utilizadas

La sal, la pimienta, la canela, el anís, el clavo y el comino han jugado un rol muy importante en la historia de la humanidad. Estas especias han sido utilizadas no solo para dar más sabor a la comida, sino para conservar los alimentos o para aliviar dolencias o curar enfermedades.

En efecto, uno de los métodos de conservación más eficaces en la antigüedad era la salazón. Actualmente, con la refrigeración y la congelación, resulta difícil imaginar la importancia que podía tener entonces un ingrediente como la sal.

El resto de especias se utilizaban para ocultar ciertos olores y sabores. También se les daba un uso medicinal, por ejemplo, para favorecer la digestión. Algunas plantas han sido utilizadas desde tiempos antiguos como cosméticos o lociones para embalsamar.