Las hierbas aromáticas son un ingrediente de primera necesidad en la cocina. Un mundo de aromas y sabores se enriquece con estas hierbas que dan un toque especial a los platos. Por esto, muchos cocineros han optado por cultivar hierbas aromáticas en el restaurante. De esta manera, las tienen siempre a mano muy frescas.

Es innegable que no es lo mismo disponer de hierbas aromáticas secas, envasadas, que tenerlas frescas al alcance de la mano. Todo es diferente. La hierba verde o secada artesanalmente conserva todas sus propiedades intactas. Las procesadas industrialmente, en cambio, se muestran deslucidas y sin brillo. Esto incide en el resultado de incorporarlas a una receta.

En la práctica, es una cuestión fácil de resolver. En cualquier espacio y casi sin inversión es posible cultivar hierbas aromáticas en el restaurante. Estas plantitas maravillosas son tan amigables que crecen casi en todo lugar y requieren de pocos cuidados.

¿Cuál es el mejor lugar para  cultivar hierbas aromáticas?

¿Cuál es el lugar conveniente?, ¿qué hierbas se cultivarán?, ¿en qué recipientes? El lugar condiciona el cultivo, las hierbas se adaptan bastante bien a diferentes condiciones del ambiente. Pero siempre es bueno considerar cuál es el mejor espacio dentro de las posibilidades del restaurante.  En función del espacio  disponible, se decidirá qué plantar.

plantas aromáticas

  • Si el restaurante dispone de terraza, balcón o patio, ese será el mejor lugar. Pero si esta no es una opción, las plantitas lucirán muy bien en el interior del local. Puede ser en una zona de paso o en el mismo salón comedor.
  • Las plantas son pequeñas, de diferentes tonalidades de verde y serán un excelente elemento decorativo. Además, ofrecerán su aroma fresco y natural que a todos agrada.
  • Las jardineras o macetas se ubicarán sobre el suelo, en mesas o en estantes.  También son muy útiles las macetas colgantes y las estanterías verticales. Seguramente habrá una pared que pueda servir de marco.
  • Las plantas se desarrollarán mejor si el ambiente es fresco y bien iluminado. Por esta razón, la cocina no es buena opción. El calor de los fogones perjudicará su crecimiento; cerca de una ventana recibirán la luz y el aire necesarios.

¿Qué hierbas cultivar?

Esta es otra de las decisiones primarias a la hora de cultivar hierbas aromáticas. En primer lugar, habrá que pensar en el uso. ¿Cuáles son las preferidas del cocinero?, ¿cuáles las que requiere con más frecuencia?

Pero también hay que tener en cuenta si se trata de plantas estacionales o de hoja perenne. Es bueno combinar ambos tipos, para que siempre haya hojas verdes en el huerto.

plantas

Veamos algunas posibilidades:

Albahaca

Perfumada y de marcado sabor, es una hierba aromática que es fácil de cultivar. Existen dos variedades: verde y morada. Las dos tienen sus encantos propios.  Es una planta anual, es decir que hay que renovarla. Cuando está en todo su esplendor, se pueden cosechar las hojas y secarlas o prepararlas en aceite para guardarlas.

No tolera el frío, por lo que la mejor época para plantar las semillas es a fines de la primavera.  Las pequeñas plantas aparecerán a los 15 o 20 días después de plantadas.  Cuando crecen unos cuatro centímetros, pueden trasplantarse a jardineras o macetas, de modo que queden separadas unas de otras. Deben regarse frecuentemente, aunque con poca agua cada vez.

Romero

El romero es una planta fuerte y resistente. En la cocina aporta aroma y sabor, especialmente a los guisados. Necesita muy pocos cuidados  y se adapta a todos los climas. El camino más sencillo es partir de esquejes o gajos, aunque también se puede plantar de semillas.

Se trata de una planta que requiere poca agua, por lo que hay que asegurar un buen drenaje. Crece muy bien cuando recibe sol durante varias horas al día.

Tomillo

Se desarrolla muy rápidamente. Puede vivir perfectamente en una maceta. Al igual que el romero, necesita poca agua y buen drenaje. Es un arbusto que necesita sol.

cocinero en huerto

Menta

Dueña de un sabor refrescante, es muy utilizada en la elaboración de tragos. Es un tanto invasiva. Si no se la controla, se expande por la superficie del lugar en el que se la plante. Prefiere suelos húmedos, por lo que hay que regarla frecuentemente. Vive bien a la sombra, le afecta la exposición directa al sol.

Perejil

Si bien es fácil encontrarlo en el mercado, y también cultivarlo en casa o en el restaurante. Su color y la forma de sus hojas son visualmente muy atractivos, al igual que su aroma.

Es una hierba muy utilizada por los cocineros. Necesita mucha luz, y, si es posible, le hace muy bien la exposición al sol. Cuando se plantan semillas, tardan un poco en germinar; pero una vez que comienza a crecer, avanza rápidamente. Es conveniente quitarle las flores apenas aparecen, para que la planta no se envejezca.

Cilantro

Es muy similar al perejil, aunque tarda mucho menos en germinar. Necesita ser regado frecuentemente y no soporta las altas temperaturas. La planta puede llegar a medir más de 40 centímetros; los cocineros lo usan mucho en salsas, sopas y como elemento decorativo.

¿Qué más hay que saber para cultivar hierbas aromáticas en el restaurante?

Algunos consejos prácticos que facilitarán la tarea y los buenos resultados:

  • Los recipientes serán elegidos de acuerdo con el espacio disponible y con el lugar en el que se coloquen. Deben armonizar con el ambiente en el que se ubiquen.
  • La tierra es muy importante, porque de ella se alimentará la planta. Es conveniente comprar las tierras preparadas que venden en viveros y centros hortícolas.
  • Si se dispone de macetas o jardineras grandes, pueden combinarse varios tipos de hierbas en el mismo recipiente. Una opción ideal es agruparlas de acuerdo a la necesidad de riego.

Albahaca, perejil, cilantro y menta pueden sembrarse en la misma jardinera o maceta. Todas requieren abundante agua, por tanto pueden convivir sanamente.

La humedad adecuada

El romero y el tomillo, en cambio, deberían plantarse solos. Exigen poca cantidad de agua. Además, crecen mucho, pues son arbustos. Por separado, cada uno en su maceta, se desarrollarán mejor; también pueden convivir con la salvia.

  • El exceso de agua siempre perjudica a cualquier planta, y también a las hierbas aromáticas. Si se las mantiene en interior, seguramente necesitarán menos agua que si están en espacios exteriores.
  • Es necesario recordar que la mayor parte de las hierbas aromáticas son anuales, por lo que hay que renovarlas. Para disponer todo el año de hierbas, en la época de crecimiento se pueden cosechar y conservar secas.

La constancia y la práctica serán las mejores maestras. No es complicado. Todo es cuestión de decidirse y comenzar a cultivar hierbas aromáticas para la cocina de tu restaurante.