La mesa refrigerada es un excelente elemento auxiliar para tu restaurante. Se trata de un equipo ‘dos en uno’, que permite optimizar el aprovechamiento del espacio. Arriba está la mesa, y debajo la cámara refrigeradora, todo en un mismo bloque.

El hecho de disponer de una mesa refrigerada simplifica el trabajo de cocineros y ayudantes.  Permite pasar de la mesa al refrigerador y de este a la mesa, con solo un movimiento y sin traslados.

La mesa puede instalarse en la cocina o usarla como mesa-mostrador de venta directa al cliente. Es muy versátil y útil. En tu restaurante le encontrarás el uso perfecto para su estilo y sistema de trabajo.

¿Cómo es una mesa refrigerada?

mesa refrigerada

Existen diferentes diseños que se adaptan a distintas prestaciones. Las características de las más vendidas son:

  • Estructura de acero inoxidable, tanto en el interior como en el exterior. Este material asegura la limpieza sin complicaciones y buena duración.
  • Se fabrican de diferentes tamaños. Las posibilidades de largo de mesa más comunes varían entre 1,5 y 2,5 metros. La altura estándar es aproximadamente un 1 metro, y el ancho mínimo es 0,60 metros. Esta característica permite encontrar la que se ajusta al espacio disponible.
  • Las patas son regulables, de modo que la mesa puede subirse o bajarse. Es una buena condición para que quien la usa trabaje con comodidad.
  • Las más usadas tienen entre dos y cuatro puertas. En algunos modelos, las puertas son de vidrio, y permiten la visualización desde el exterior. Otras son completamente de acero inoxidable. Es muy útil la opción de puertas de retorno automático, que una vez abiertas se cierran solas.
  • En la zona opuesta a las puertas, posee un peto trasero de vidrio o acero. Puede colocarse pegado a una pared o usarse como frente de mostrador.
  • En el interior cuentan con estantes desmontables para facilitar la limpieza. Generalmente puede regularse su altura. Algunas también tienen soportes con otros formatos, como cajones; todos los materiales son anticorrosivos.
  • Hay empresas que las fabrican a medida, según necesidades del comprador. Más altas, más anchas, con más o menos puertas y hasta con fregadero. Todo es posible para los fabricantes con intenciones de satisfacer a sus clientes. Por supuesto, que esta opción siempre es más costosa.

El equipamiento de frío

Una mesa refrigerada dispone de un equipo de frío del que dependerá la mayor utilidad del equipo: la conservación de los alimentos.  Algunos datos interesantes con respecto a esta parte de la máquina:

  • Los equipamientos de refrigeración no son todos iguales. Al igual que sucede con las heladeras y maquinaria de congelación, existen diferencias técnicas entre los modelos que se ofrecen en el mercado.  En especial se refieren a los refrigerantes utilizados y a la potencia del compresor.
  • Las buenas marcas tienen control de temperatura y programa para la eliminación de la escarcha con evaporadores. De acuerdo con el modelo y la marca, así será el rango de temperaturas del equipo.
  • Todas las marcas fabrican sus mesas refrigeradas de acuerdo con las normas que evitan los riesgos de los usuarios. Las condiciones eléctricas de la unidad y los aislamientos de las partes que pueden resultar peligrosas, son datos controlados por los organismos oficiales.

mesa refrigerada

¿Cuál elegir?

El momento de las decisiones de compra siempre inquieta un poco al responsable de la misma. Es una inversión que tiene que funcionar económicamente y es necesario comprar la mejor mesa refrigerada de acuerdo con las posibilidades.

Cada vendedor intentará convencernos de que la marca y modelo que ofrece son los mejores. Destacará todo lo bueno, lo llamativo y original; poco o nada explicará de los puntos débiles. Por lo tanto, es útil que el comprador tenga una idea de qué mirar y qué preguntar.

  • Un tema importante es la calidad del acero inoxidable. La gama de aceros inoxidables tiene que ver con la resistencia al deterioro. Cuánto más alto es el número que caracteriza al acero, mejor es su calidad. De esta forma, un dato a tener en cuenta es observar en las especificaciones el número que define el acero inoxidable. Es aconsejable que sea 304 o superior.
  • Rango de temperaturas con las que trabaja. Esta característica se expresa en términos relativos a temperatura exterior. Un rango entre dos y diez grados centígrados es una buena opción.
  • Un aspecto al que hay que atender es al del aislamiento de la estructura. Algunas mesas refrigeradas poseen aislamiento que optimiza el frío; estos sistemas aislantes economizan energía y extienden la vida útil del motor. Por lo tanto, una mesa refrigerada con aislamiento será más eficiente que una que no lo tenga.
  • La limpieza es otro asunto que se puede prever. Al elegir, hay que asegurarse que la limpieza es fácil y que se puede realizar con comodidad. Para ello será bueno recorrer visualmente la estructura e imaginarse limpiando cada rincón.

Mantenimiento y durabilidad

  • Una mesa refrigerada requiere mantenimiento periódico. Su uso continuado expone la mesa a deterioros. Para evitar una inesperada sorpresa, es necesario asegurarse de que existen repuestos y servicios de reparaciones.
  • Hay que observar detenidamente las condiciones que hacen a la comodidad del usuario. Algunas de ellas: patas regulables en altura, estantes extraíbles, sistema de cerrado de puertas, evaporación automática de líquidos de escarcha, visor digital de temperatura.
  • Las dimensiones son fundamentales. A la hora de decidir, es importante tener claramente identificado el lugar específico en el que se ubicará. Debe haber instalación eléctrica que permita la conexión. Asimismo, es necesario cierto espacio que no interfiera al abrir las puertas para guardar o retirar los productos.

Vinculado al tema del tamaño y medidas, está el de la capacidad. No siempre la igualdad de dimensiones implica igualdad de capacidad; es un dato al que hay que prestar atención.

  • No hay que dejar de asegurarse sobre el consumo de energía del equipo. La mejor opción será la de una máquina con garantía de eficiencia energética A. A medida que avanzan las letras según el alfabeto (B, C, D, F, G), la eficiencia energética es menor, por lo tanto el consumo es mayor.

Nada mejor que investigar un poco antes de la compra. Visitar a otros negocios que usen estas mesas refrigeradas y pedir referencias a quienes las usan es buena estrategia para acertar en nuestra compra.

Imágenes: Ermotel  /  Inoxchef   /  Hosteleria10.com