La cocina exótica, al ser diferente, puede resultar muy atractiva, sugerente y estimulante entre los comensales. Actualmente, con la popularización de la cocina asiática, sudamericana e incluso la africana, muchos platos elaborados con ingredientes exóticos ya no resultan tan extraños en los países europeos. Así que, ¿por qué no dar un toque exótico y nuevo a la carta del restaurante con algunos platos exóticos? Si estás pensando en crear nuevos platos o renovar tu carta, estas ideas te serán útiles.

Los currys indios, los tajines, el ceviche y resto de la comida amazónica peruana son solo algunos buenos ejemplos, pero si de verdad se desea sorprender el paladar de los comensales, no está de más echarle un vistazo a esta recopilación de platos exóticos. ¿Quieres cambiar o renovar la carta de tu restaurante con ideas un poco diferentes? Entonces no dejes de leer lo que sigue.

Listado de platos para tomar muchas ideas

1. Atún marinado a la naranja con fideos soba

Este plato tan exquisito tiene un toque peculiar que gusta mucho gracias a los fideos soba y el jengibre. Ambos ingredientes se mezclan a la perfección con el producto estrella de este plato: el filete de atún.

2. Medusas rebozadas

Por más extraño que parezca, las medusas se han convertido en un plato muy recurrente en el menú de los restaurantes españoles, al igual que ocurre en países como Corea, China y Japón. Los catadores de cocina exótica aseguran que su sabor se asemeja mucho al percebe, mientras que su textura es parecida a las manitas de cerdo.

3. Tzatziki griego

A pesar de que la cocina griega utiliza muchos ingredientes que resultan familiares en la cocina mediterránea, la manera en que la utilizan sus productos les confiere a sus platos un toque muy distintivo y exclusivo. Un ejemplo de ello es la exquisita moussaka griega y esta receta de tzatziki, la cual son un vivo recuerdo de sus costas.

Cocina griega

4. Pitta con pollo en salsa de mango y curry

Los panes de pita rellenos son una excelente alternativa para incluir en la carta de cualquier buen restaurante, pues evocan los aromas y sabores de los lugares más orientales. Este plato de pitta con pollo relleno de mango y curry le ofrece al paladar ese toque exótico y diferente que tanto gusta.

5. Queso Casu marzu

El queso italiano casu marzu es, sin lugar a dudas, el queso podrido más exótico y rico del mundo. Es típico de la región de Cerdeña y se caracteriza por tener un sabor y una textura cremosa, producto de las larvas vivas que se introducen en su interior y que hacen que el queso quede casi deshecho.

Las larvas, que tienen una longitud de entre 8 a 15 cm, son colocadas intencionadamente dentro del queso para que produzcan un elevado nivel de fermentación y la rotura de los ácidos grasos. Después de este proceso, el queso adquiere una textura muy suave y, en ocasiones, se vuelve casi líquido.

6. Tajine marroquí de cordero con calabacines, pasas y menta

La mayoría de los platos elaborados en tajine junto con las especias típicas de Ras-el-hanut tienen el característico atractivo de la cocina marroquí, que se ha extendido a lo largo del Mediterráneo.

Otras excelentes opciones, aparte de este delicioso tajine de cordero, son los que se elaboran con pollo, pescado y verduras ¡Son una apuesta segura para cualquier restaurante!

7. Cus cus negro con corvina a la plancha

El cus cus es un plato tan versátil que cualquier restaurante puede incorporarlo a su carta o menú, tanto a modo de guarnición como base de un plato principal.

Una buena idea para darle un toque exótico a este plato, es añadirle aromas y sabores de la cocina árabe, como es el caso de esta lujosa y exquisita receta de cus cus negro con corvina a la plancha.

8. Lutefisk

Uno de los platos europeos más exóticos que se pueden incluir en la carta de un restaurante es el lutefisk. A pesar de que requiere de un largo proceso de preparación, este plato noruego hecho con pescado blanco es realmente delicioso.

El pescado, comúnmente bacalao, se muele y se ablanda durante varios días en una solución que contiene lejía. El mismo adquiere una consistencia gelatinosa y corrosiva. A continuación, se vuelve a colocar los alimentos en agua durante alrededor de 6 días más y se cocina al vapor durante unos 20 minutos.

9. Langostinos con crema de cacahuetes al curry

Este plato de inspiración asiática en particular se convertirá en el favorito de los comensales por la increíble explosión de sabores que ofrece. En primer lugar, el exquisito sabor a mar de los langostinos, seguido por el potente sabor de los cacahuetes y las especias de la mezcla de curry harán sorprenderán gratamente al paladar.

10. Lamprea

Uno de los platos exóticos españoles que no puede faltar en la carta de un restaurante es la lamprea. Se trata de pez de aspecto cilíndrico y alargado, sin aletas, escamas, ni espinas, que remonta las aguas de los ríos gallegos y cuya carne apretada es sumamente sabrosa.

Por lo general, suele preparase guisado en su propia sangre, con vino y cebolla.

11. Sopas asiáticas

Las sopas admiten muchas posibilidades, por eso resulta una excelente opción para ofrecer otros sabores a los comensales. Más allá de los típicos caldos de aves, la sopa de jamón y los caldos de verduras, existen numerosas sopas asiáticas alucinantes como esta sopa de dashii con shiitake y verduras. Una propuesta sugerente y muy exótica.

12. Ensalada de algas con pepino

Hace varios años, las algas eran un alimento totalmente desconocido y no utilizable en la cocina, pero gracias a la cultura japonesa, están cada vez más presentes en los platos convencionales.

Una manera de prepararlas, más allá de los clásicos makis, (alga nori) es hacer una rica y fresca ensalada de algas con pepino.

13. Sándwich de sesos

Este sándwich tan singular es originario de Missouri, Estados Unidos, pero también se acostumbra comer en México y Uruguay, donde se prepara a la parrilla o en tacos y quesadillas. En la práctica se trata de acompañar el pan y demás ingredientes de un sándwich (lechuga, tomate, cebolla…) con sesos de ternera fritos. La textura de este plato es bastante blanda y su sabor delicado y sabroso.

14. Hormigas culonas

En Colombia, no existe otro plato tan exótico como el de las hormigas culonas. Estas hormigas se caracterizan por tener un abdomen extraordinariamente abultado con respecto al resto de su cuerpo, pues, aunque tiene cabeza gruesa, su tórax es muy delgado. Además, poseen grandes tenazas y cuatro alas vistosas.

Las hormigas culonas se preparan sumergiéndolas en agua salada, para luego tostarse en sartenes. Este plato es muy popular en este país sudamericano por sus aparentes propiedades afrodisíacas.

15. Taboulé con pasas y piñones

Este plato de taboulé con pasas y piñones es ideal para la temporada veraniega y se prepara a base de cus cus, dando como resultado una rica ensalada repleta de sabores y aromas que le impregnan los frutos secos tostados y el aliño.

16. Ginger Cheesecake

El Ginger Cheesecake es una tarta de queso muy similar al NY Cheesecake, pero a diferencia de otras tartas, se elabora con una base de galletas con ralladura de jengibre y una dulce cobertura de mermelada de jengibre. Esta combinación tan diferente e innovadora les fascinará a todos los comensales amantes de este ingrediente.

Como hemos visto, cualquiera de estas ideas va a dar un aire diferente a la carta de un restaurante, que será bien recibido por los clientes.

Comparte