Con el final del verano, el cambio de estación exige la renovación de la carta y de los platos para tu restaurante en otoño. Es necesario anticipar y planificar, y llegó el momento. ¿Tienes pensada la nueva carta?

Las previsiones permitirán una mejor organización y economía. Pensar en los ingredientes, en la nueva carta y hasta en el marketing lleva tiempo. Adaptarse a un cambio de estación implica un trabajo en varias áreas a las que hay que atender. Cada sector de la actividad de un restaurante impacta en los demás, y entre todos los departamentos construyen el éxito.

Quizá las temperaturas todavía recuerdan las veraniegas, pero las rutinas demuestran que el otoño llegó. Las vacaciones terminaron y las actividades vuelven a la normalidad. Es momento de dedicarse a planear la propuesta de la nueva temporada. ¿Cómo hacerlo? 

Los platos para tu restaurante en otoño

platos restaurante en otoño

El eje de un restaurante está en su cocina, ya que en torno a ella gira la esencia de la actividad. Por tanto, es muy importante planificar los platos para tu restaurante en otoño.

La carta debe renovarse al inicio de la temporada otoño-invierno. Y para que la renovación sea sorprendente para los clientes habituales, es momento de probar nuevas recetas. Para esta estrategia, no se trata solo de recuperar la vieja carta de la temporada anterior, sino de crear nuevos platos, de innovar.

En cualquier chef creativo, la planificación de nuevos no ofrecerá dificultades. Pero si el restaurante tiene un chef más rutinario, también puede lograrse este objetivo. Acudir a viejos libros de recetas o a propuestas que se publican en internet puede ser una ayuda interesante.

Influencias estacionales en los platos de tu restaurante en otoño

La tendencia gastronómica actual marca la conveniencia de integrar a los platos ingredientes de temporada. Esta preferencia se basa en varios fundamentos diferentes.

  • Por un lado, hay una razón de economía. Cuando un producto se compra en la estación en la que se produce, cuesta menos.
  • También es importante contar con los productos en su mejor momento de frescor. Con ello, el plato culinario final tendrá una máxima calidad y todos tus clientes sabrán apreciarlo.
  • Por otro lado, están las necesidades del organismo humano. La naturaleza es sabia y en cada estación provee de productos que satisfacen los requerimientos naturales de quienes consumen.
  • Pero además existe también una razón de exigencias y costumbres de los usuarios. En la temporada que comienza con el otoño, aparecen mayores necesidades calóricas y gustos por platos calientes y sustanciosos.

En consecuencia, para renovar la carta es preciso conocer lo que ofrece la estación y conjugar esos productos con los gustos de los comensales. Con esa integración, sumada a las ideas y manos de un cocinero involucrado, conseguirás una carta satisfactoria para tus clientes más exigentes.

otoño

Vegetales en otoño

El otoño es una estación generosa. Muchas de las verduras y frutos del verano continúan produciéndose y surgen otros muy útiles y nutritivos. Los colores amarillos, anaranjados, violáceos, tiñen los mercados con artículos que se habían olvidado durante los meses del verano. Es momento de aprovecharlos para los platos de la nueva carta otoñal.

  • Calabaza: es una verdura cuyo suave sabor la hace apta para integrarse a diversos platos. Puede ser protagonista de alguna elaboración o simplemente acompañamiento. Frita, hervida, asada y hasta rallada cruda, la calabaza es versátil para muchos platos, y fácilmente manipulable.
  • Castañas. Un alimento con un gran potencial de vitaminas, fibras y minerales, ideal para fortalecer el organismo esperando el invierno. Es un ingrediente fácil de encontrar y muy propicio para combinarlo en recetas saladas o dulces; es muy nutritiva y apropiada para platos muy diversos. Su sabor es marcado por ciertas notas especiales que la hacen potenciadora de diferentes combinaciones de ingredientes.
  • Las setas: ocupan un sitial especial en la cultura gastronómica española. Con la llegada del otoño los bosques se pueblan de setas, por lo que abundan en los mercados. Es un producto muy versátil y saludable, que no puede quedar fuera de los platos de tu restaurante en otoño.
  • Judías verdes. Si bien se encuentran durante todo el año, pues se producen también en invernaderos, es en el otoño cuando se encuentran en plena temporada. En ensaladas, paellas, rellenos y tortillas, son verduras muy apreciadas.
  • Alcachofas, endivias, patatas, apio y brócoli comienzan a aparecer en octubre. Será interesante pensar en platos que las integren.

Carnes y frutos del mar

  • Las carnes rojas siempre están presentes en el pensamiento y en el gusto de los comensales. Cambia la estación y cambia la forma de elaboración. Un solomillo jugoso de cerdo se adapta a la época si se lo acompaña con verduras de temporada.

Pero sin duda la gran protagonista del grupo de carnes en otoño es la caza.  El pichón, la perdiz y la codorniz, el jabalí, el ciervo, preparados con verduras y frutos de estación, son un plato esperado por todos. Castañas y setas acompañan muy bien estas carnes. No te olvides de ofrecer a los comensales de tu local un buen vino, para maridar con estas carnes.

  • Pescados y frutos del mar están disponibles también en otoño. Caballas, sardinas, boquerones, merluza, pescadilla, langosta, gambas, cigalas, besugo, lenguado, almejas, mejillones, no pueden faltar en la carta de la estación.

La comida es el camino por el que los comensales vivirán experiencias renovadas. Es necesario que prestemos atención y cuidemos al máximo cada detalle.

La despensa de otoño reúne muchos y variados alimentos de temporada. Sopas, guisos, potajes, legumbres tradicionales, tapas y entrantes, comienzan a sustituir a las ensaladas, bocadillos y sándwiches del verano. Hay tantas combinaciones y recetas para elegir, que solo es necesario componer un buen proyecto que contenga platos para todos los gustos.