Hasta hace apenas poco tiempo, los bocadillos eran un plato menor. A muchos siempre les ha parecido delicioso, pero definitivamente nunca estaba entre los planes de los grandes restaurantes.

Sin embargo, la gastronomía es dinámica y esta es una época en donde se rompen paradigmas. Por eso, hoy en día la alta cocina está empeñada en acabar con varios estereotipos, entre ellos el que dice que el bocadillo no es digno de las mejores mesas.

De hecho, actualmente en muchos de los mejores restaurantes los bocadillos están vestidos de gala. Es cada vez más frecuente encontrar que los menús incluyen este tipo de preparaciones, con productos de la más alta calidad y unas propuestas audaces y sofisticadas a la vez. Ahora los bocadillos son un plato gourmet.

bocata gourmet

Las claves de los bocadillos gourmet

El bocadillo es básicamente una preparación en la que se pone un relleno entre dos panes. Suena sencillo, pero en realidad se trata de un concepto que sirve de base para la más colorida creatividad.

Lo primero es el pan. Los bocadillos gourmet no emplean cualquier tipo de pan. El prestigioso panadero Jesús Machí ha señalado que “el 60% de cualquier bocadillo es el pan”. Por lo tanto, lo que se impone son los panes caseros, elaborados artesanalmente. O, en todo caso, aplicando técnicas y sabores que los alejen de lo corriente. El pan es por sí solo, todo un arte.

Luego está el relleno, que actualmente se encuentra muy lejos de una simple rebanada de jamón, o un pedazo de carne. La tendencia es hacia la reinvención, la innovación. Por eso dentro de esas dos tajadas de pan lo que hay ahora son productos Premium, amalgamados para ofrecer sabores maravillosos.

Bocadillos de primera

Los bocadillos, efectivamente, pueden convertirse en un plato de primera línea. A continuación, tres recetas deliciosas y diferentes niveles.

Sándwich de carne, un clásico

Es una receta del chef Gordon Ramsay. Se debe tomar un trozo de carne de buena calidad, salpimentarla y sellarla en una sartén. Luego agregar tomillo, ajo y mantequilla.

En otra sartén, se sofríe un poco de cebolla y tomate picados y un trocito de chile. Después se le agrega vinagre y se deja cocinar todo a fuego lento. Luego se licúa y se cuela.

Enseguida se filetea la carne y se tuestan las rebanadas de pan. Después se esparce una capa de mostaza y mayonesa sobre cada rodaja de pan, encima se le pone un trozo de lechuga, luego la carne y después la salsa preparada. Se tapa con la otra rodaja.

Bocadillo de roble y pavo

Es una receta del chef Rodrigo de la Calle. Lo primero es tostar con mantequilla tres rebanadas de pan de espelta. Luego se deben triturar 100 gramos de aguacate, junto con un poco de cilantro picado y un chorro de zumo de lima y limón. Después se añaden 10 gramos de aceite de oliva y se revuelve todo hasta obtener una emulsión. Se añade sal y pimienta.

Enseguida se rebozan unos aros de cebolla en harina de garbanzo. También se tritura un chile chipotle y se mezcla con 50 gramos de mayonesa. Aparte se revuelve una yema de huevo con cebollino y “jang”, una soja fermentada. También se cortan 5 gramos de pepinillos y 50 gramos de tomate, en láminas finas.

Para montar, se toma una rebanada de pan y se unta con la crema de aguacate. Luego se pone una hoja grande de lechuga de roble y la salsa de yema. Después se añaden unos 40 gramos de láminas finas de fiambre de pavo. Se cubre con pepinillo, tomate y algunos aros de cebolla. Encima se pone otra rebanada de pan y se repite la operación. Finalmente se tapa con el último trozo de pan.

Brioche de falafel, para vegetarianos

Esta es una receta de Raquel García García y resultó ganadora en el VI Concurso de Bocadillos de Autor de Madrid Fusión. Lo primero que se debe hacer es triturar 200 gramos de lentejas cocidas, junto con 150 gramos de cebolla pochada. Se revuelve todo hasta obtener una pasta suave y se deja reposar en frío.

Después se forman unas bolas y se hornean a unos 180°, durante 10 minutos por cada lado. Mientras tanto, aparte, se hace la salsa. Para prepararla, se toman 75 gramos de remolacha cruda y se rallan, junto con 60 gramos de pepino sin piel. Se mezcla todo con jugo de limón, yogur de queso de cabra y menta. Luego se le agrega sal y pimienta.

Se toma una rebanada de pan brioche y encima se le pone un puñado de rúcula. Luego se añaden unas láminas de mango, se bañan en salsa de remolacha y finalmente se añaden los falafels de lenteja. Se tapa con otra rebanada de pan.

Bocadillos en todo el mundo

Muchos grandes restaurantes han hecho de los bocadillos uno de sus platos estrella. Es el caso de un sitio llamado “Bocadillo de jamón y champán”, abierto recientemente en Madrid. Cuenta con ocho recetas de bocadillos que se acompañan con una amplia variedad de marcas de champán.

bocadillos gourmet

En Barcelona sobresale el “Fastvinic”, un lugar comandado por el chef Guillem Oliva y por el sumiller César Cánovas. Cuentan con una amplísima oferta de bocadillos de gran originalidad. Además, hay 24 variedades de vino para acompañar.

París no podía ser ajeno a esta tendencia hacia el realce de los bocadillos. Y eso se evidencia en lugares como “Gustave”, en el barrio de Pigalle. Tan revolucionaria es la propuesta de este sitio “fast good”, que ganó el premio a “los mejores bocadillos en París”.

En “Brera” la especialidad es el sándwich italiano. El lugar es un homenaje a Milán, pero se encuentra localizado en la ciudad brasileña de Sao Paulo. Ofrecen bocadillos de primerísima calidad, con ingredientes importados directamente desde Italia. La única excepción es el pan, que se elabora en la prestigiosa panadería “Em Nome do Pão”.

Fuentes de imágenes: Vogue  /  Gastronosfera  /  timeout.es