Barcelona se engalana con el éxito de Lasarte, el restaurante liderado por  Paolo Casagrande. La Guía Michelin le otorgó las tres estrellas en 2017, un destacado galardón para el chef y su restaurante.

Paolo Casagrande: un chef que cautiva

Quizá fue la confluencia de sangre vasca, catalana y española, tal vez su aprendizaje junto al gran Martín Berasategui. Posiblemente, una vocación que conoció a los catorce años y que se transformó en el foco de su vida.

Seguramente todos estos factores aportaron lo suyo y la genialidad natural del chef logró la extraordinaria integración. Lo cierto es que Paolo Casagrande logra en su cocina platos que realmente enamoran y que permanecen en el alma.

Su cocina tiene vida propia y cada elemento, ingrediente o instrumento, parece saber exactamente cómo moverse, dónde integrarse, cuál es su hora y su plato. Las manos mágicas del chef tocan, guiadas por una mente privilegiada y por un instinto feroz, y el encanto comienza.

¿El resultado?  Los comensales se cautivan, quedan atrapados en esa atmósfera gastronómica que enlaza todos sus sentidos y llega al alma. A partir de entonces, nadie puede olvidar su experiencia en Lasarte.

Paolo Casagrande: su vida

Nació en Italia, y en  “Alfredo Beltrame Hostelería School”, en Veneto, recibió su primera capacitación. Curioso por naturaleza, fue también un autodidacta. Trabajó en restaurantes diferentes considerando y utilizando estos trabajos más como escuela que como medio de vida.  En cada uno intentó descubrir nuevas técnicas y ensayar su creatividad.

Sabía que la gastronomía internacional tenía mucho para enseñarle, así que se integró a diversos restaurantes en Milán, Londres y París. En ellos tuvo contacto con reconocidos chefs, entre los que se encuentra Alain Soliveres.

Una influencia fundamental en su vida fue la de Martín Berasategui, a quien Paolo conoció en 2003. Su reencuentro algunos años después le permitió un salto generoso. Martín lo puso al frente de la cocina en el restaurante Lasarte; fue su catapulta al éxito. Liberado en su propia cocina, el espíritu gastronómico de Paolo floreció.

Desde el año 2016, Paolo está al frente del proyecto gastronómico de los tres restaurantes que son parte del Monument Hotel. Se trata del Lasarte, del Hall0 Cóctail Bar y del Oria Restaurant.

¿Qué vio Martín Berasateguy en Paolo Casagrande? Su genialidad, en primer lugar. Pero también su compromiso, su coherencia, su constancia y, fundamentalmente, su pasión por la cocina. Valores de primer nivel que hacen de una excepcional persona un extraordinario chef.

Lasarte: un restaurante comme il faut

“Nuestro principal objetivo es crear una experiencia gastronómica inolvidable… comme il faut”. De esta manera se presenta el Lasarte en su propia web.  Se trata de un “como debe ser” consagrado por notas de capacidad, dedicación, conocimiento del cliente, investigación e increíbles logros.

El edificio

El Monument Hotel, en el que se localiza Lasarte, está emplazado en el emblemático Paseo de Gracia. En una zona de lujosas empresas nacionales e internacionales, se erige el edificio postmodernista en el que Lasarte, el restaurante, es un valioso atractivo.

En Lasarte, un ambiente moderno y vanguardista acoge al cliente y determina que desde el momento del ingreso, comience el placer. Espacios amplios y muy luminosos, el predominio del roble, le otorgan al restaurante una personalidad exclusiva.

Además del comedor principal, el restaurante dispone de una sala pequeña para ocho personas. Una de sus paredes es de cristal, por lo que desde allí se puede seguir en vivo el acontecer de la cocina.

Todo está pensado en Lasarte y la empatía es una de sus fortalezas. La empatía de sentir como el cliente, ponerse en su lugar e intuir sus aspiraciones y deseos, es la base del sistema del restaurante.

El equipo

En ese ambiente que propicia la magia, Paolo Casagrande recrea en su cocina algunos platos de Martín Berasategui, su mentor. Aporta, además, sus propias creaciones. Así se conforma la propuesta perfecta de un restaurante perfecto.

En el Lasarte, la dirección en sala está a cargo de  Joan Carles Ibáñez.  Liderando un equipo profesional y eficiente, contribuye a la perfección del restaurante. Involucrado con la idiosincrasia del Lasarte, Ibáñez realza con el minucioso y atento servicio en sala, cada plato que llega al comensal.

El dúo Casagrande-Ibáñez, cada uno en su ámbito específico de trabajo genera una experiencia gastronómica única. El chef crea el misterio, el jefe de sala contribuye a que el cliente logre descifrarlo. Esta conjunción no puede fallar, por lo que comer en el Lasarte asegura vivencias inolvidables.

El menú

La carta propuesta por Paolo Casagrande en el Lasarte es estacional. La naturaleza y sus dones son su guía. El campo, el mar, el clima, las estaciones, lo local y lo extranjero, se integran en el crisol de su habilidad y creatividad.

Es una cocina de producto, creada con materias primas de alta calidad. Una cocina muy fresca, sutil y elegante, llena de matices y contrastes, tanto en sabor como en textura.

El genial chef ofrece tres posibilidades: “A la Carta”, “Menú Degustación” y  “Menú Lasarte”. Igualmente exquisitas, invitan a regresar, pues, quien prueba una, seguramente sentirá la tentación de degustar los demás.

La gamba del Mediterráneo, salsas marineras, almejas, guisos, caracoles y risottos, integran a sus platos cosmopolitas notas catalanas, vascas e italianas que conforman el estilo del chef.

Las tres estrellas Michelín han coronado el éxito de Paolo Casagrande en el Lasarte. Un extraordinario chef que conoce a fondo su profesión y cuyos valores personales lo ennoblecen profesionalmente.

 

Fuentes de imágenes: Portada – RSSing.com  /  Espressa Smart Distribution