Crudos, cocidos, de frutas, verduras o de carnes, los jugos con mucho sabor son preparados versátiles en la cocina. Están presentes en la naturaleza y, después de la extracción y procesamiento adecuados, ofrecen un buen aporte nutritivo. Resultan un alimento importante para la dieta saludable y un excelente saborizante.

¿Cuál es el secreto de los jugos con mucho sabor? Su riqueza radica en la propia naturaleza de su origen. El jugo natural resulta de separar los componentes líquidos de los sólidos de los productos. Precisamente, el jugo reúne la mayor parte de los valores nutritivos y de sabor.

Jugos con mucho sabor que se pueden obtener en cualquier cocina

Jugos de hortalizas

  • Son muy populares en todo el mundo. Su aporte de antioxidantes estimula el metabolismo. Combaten la retención de líquidos y contribuyen a la depuración del organismo.
  • Los jugos vegetales son aptos para ser bebidos bien fríos en veranos agobiantes o tibios en tiempos de frío. Vienen bien en el desayuno, como parte del almuerzo o comida, en la merienda o en la cena.
  • A partir de estos jugos, se pueden elaborar cremas, salsas, gazpachuelos, sopas. Se transforman en “fondos” de elaboraciones básicas en la cocina y aportan color y sabor a la preparación. La creatividad del cocinero descubrirá un sinfín de platos en los que estos jugos con mucho sabor se constituyen en la base de la elaboración.
  • Los más populares son el de tomate, zanahoria, espinaca, repollo, brócoli, apio y calabaza. Con sus combinaciones se logran batidos y fondos originales y deliciosos, además de saludables y nutritivos.

Jugos de frutas.

Los zumos de frutas proporcionan una cantidad de nutrientes y compuestos bioactivos favorecedores de la buena salud. Son ricos en  vitaminas, minerales y potasio.  El agua, uno de los componentes principales de estos jugos, permite mantener la hidratación del organismo.

Aportan azúcares naturales, imprescindibles para generar la energía necesaria para asumir las actividades de cada jornada. Peras, manzanas, naranjas, pomelos, mandarinas, limones, piñas, arándanos, uvas y melocotones son los más populares.

Además de consumirse al natural, con estos zumos de frutas de elaboran tragos, helados, postres, cremas y salsas dulces o agridulces.  Combinando sabores e ingredientes, se consiguen preparaciones increíbles.

¿Cómo obtener jugos con mucho sabor?

Los métodos serán diferentes de acuerdo con el destino del jugo.

Jugos naturales crudos

  • ¿Cómo obtenerlos? El primer paso es elegir la verdura. Después de tomar las precauciones de higiene y salubridad, el sistema más adecuado es usar una licuadora.
  • Estas máquinas extractoras de jugos suelen funcionar con un tirabuzón sólido que tritura y comprime. Como resultado, se obtiene un jugo puro, sin aire ni burbujas y, por tanto, sin oxidación.
  • Se filtra el jugo, para asegurar que se retiren todos los residuos sólidos. Después se procede a agregar los ingredientes que realcen su sabor: azúcar, sal, pimienta, especias, según el caso. De este modo se completa la preparación de un excelente jugo con mucho sabor.

Jugos resultados de cocción

  • Se trata de elaboraciones con las que se intenta concentrar el sabor de las verduras. Generalmente implica el dorado previo de las verduras, que desprenderán un jugo con mucho sabor para utilizar en recetas variadas.
  • La cocción prolongada ayuda a concentrar los sabores, pues el agua se evapora. El jugo de carne es uno de los jugos producto de cocción que se utiliza mucho en la cocina. Cuando la carne comienza a dorarse, suelta el jugo. Condimentado, este potente líquido potenciará el sabor de cualquier preparación que lo requiera.

Algunas sugerencias para preparar jugos cocidos con mucho sabor

  • Jugo de carne

Es esta una receta inspirada en las sugerencias del gran Paco Roncero. El chef combina carne, verduras, y licores (brandy y manzanilla) para lograr una reducción de carne con un sabor excepcional.

¿Los ingredientes? Carne, cebolla, zanahoria, puerro, tomate, pimienta, azúcar, vino tinto, brandy, manzanilla, aceite de oliva y agua. En una cazuela la carne se dora en aceite de oliva. En otra se saltean los vegetales finamente picados. Ambas preparaciones se combinan, se cuecen mucho y el jugo estará listo. El chef aconseja no utilizar demasiadas verduras, pues debe primar el sabor de la carne.

  • Jugo-fondo de verduras

Combinar los vegetales que se deseen en una cazuela y freírlos en aceite de oliva. Cocinar a fuego medio hasta que suelten el líquido y empiecen a hervir. Mantener sobre el fuego para evaporar el exceso de agua.

  • Jugo de pescado, marisco o pollo

Con la base del jugo de verduras, agregar el pescado, los mariscos o las carcasas de pollo y agua. Cocinar para reducir. Un toque de vino blanco realzará el sabor de estos fondos. Generalmente los fumets o caldos de pescado no deben cocerse demasiado, incluso podría servir una infusión: una vez que el agua haya empezado a hervir, apagar el fuego.

Un buen jugo con mucho sabor es una preparación que permite múltiples utilidades. Experimentar con ellos abre un rico camino en la cocina doméstica y profesional.

Fuentes imágenes: Indiamotorhomerental.com   /  Mis Remedios