La pandemia está cambiando a los diferentes sectores de actividad en todo el mundo. Los supermercados son arrasados y los proveedores tardan más de la cuenta en responder a los pedidos.  Los propietarios de restaurantes que están trabajando con servicio a domicilio, también se sienten un tanto nerviosos. Para un óptimo funcionamiento dependen del abastecimiento y si los productos faltan no se podrá atender a la demanda de los clientes. Lo que puede suponer un serio problema.

¿Qué comprar para almacenar en tiempos de coronavirus?

Hay productos básicos que seguramente todos los restaurantes suelen emplear. Pero hay otros cuyo uso depende del menú y de las características de la oferta de la carta. 

La planificación es una buena base para la economía, especialmente en estos tiempos de coronavirus en donde la incertidumbre es la constante. La sugerencia general es planificar bien las compras.

Cocinero y administrador prepararán en conjunto una lista de todo lo que necesitarán en un plazo prudencial.  De esta manera, organizando las compras, el restaurante estará siempre abastecido y podrá responder con calidad a sus clientes.  Y, además, no habrá pérdidas por desperdicios de productos que caducaron antes de que se los utilizara.

Restaurantes ante el Coronavirus

¿Qué hacer para tener alimentos más seguros durante el coronavirus?

En realidad, no existen contraindicaciones en el consumo de alimentos que se vinculen con el coronavirus.  Es decir que, todos los alimentos son buenos. Sin embargo, con algunos habrá que tomar precauciones especiales. Las opiniones de los profesionales muestran que los alimentos no transmiten el coronavirus por ellos mismos. Pero a través de la manipulación, el Covid-19 puede estancarse durante un tiempo en un envase o en una hoja o piel de alimento fresco.

Es ahí donde debe centrarse la prevención.  Para que los alimentos sean más seguros, debe procederse a su desinfección en cuanto entran en el establecimiento.  Las cajas, contenedores y frascos deberán desinfectarse pulverizando alcohol o lejía con agua y frotando con un trapo. Los alimentos frescos, se lavarán con abundante agua, manteniéndolos bajo el chorro del grifo por varios minutos.

A continuación, los productos irán a la despensa, cámara de refrigeración o congelación. Es importante mantener un orden de acuerdo con el vencimiento; los que caducan antes quedarán  más a mano que los que tienen fecha de caducidad posterior.

Restaurantes ante el Coronavirus

¿Sirve acopiar alimentos en tiempos del coronavirus?

Comprar por comprar para llenar la despensa de tu restaurante, genera desperdicio y pérdidas. Hay productos que se usan mucho y otros con poca frecuencia, materias primas que por su naturaleza tienen poca vigencia y vencerán pronto.  No se trata de acopiar sin ton ni son, sino de racionalizar las compras.

Abastecer el restaurante es una cosa, pero acumular productos que se perderán o no se usarán es otra bien distinta. Por todo ello, es imprescindible estimar el consumo semanal o quincenal de cada producto de acuerdo con los escandallos. Y esa será la base de las compras.

¿Qué alimentos pueden almacenarse sin problemas?

¿Cómo volverán los restaurantes a la actividad normal, tras el coronavirus

Un dato importante es que los alimentos que tienen mayor duración son los que tienen bajo grado de humedad. Legumbres y cereales tienen buena duración y son muy prácticos para  ofrecer menús saludables. Garbanzos, lentejas, judías, frescos o en conserva  son alimentos seguros.

  • Las pastas secas también pueden comprarse en buena cantidad, pues se conservan durante un buen tiempo.  El tipo de pasta, corta o larga, dependerá de las propuestas del establecimiento.
  • La miel es otro producto que nunca vence. Es versátil y muy saludable, uno de los alimentos más seguros. De esta forma, será bueno incorporarlo al menú y a la despensa.
  • Dulces, mermeladas, frutas en almíbar o deshidratada, enlatados en general, vendrán muy bien para integrar a los platos del menú. También tienen buena duración, por lo que pueden comprarse en mayor cantidad para que no falten durante la pandemia de coronavirus.
  • Una aclaración especial merecen las compras de lácteos.  La leche en polvo y la leche larga vida se mantienen muy bien. No sucede lo mismo con los quesos y con la nata, para conservarse durante mucho tiempo deberán congelarse en porciones razonables.

¿Qué pasa con las carnes, pescados y mariscos durante el coronavirus?

En estos grupos de alimentos, la congelación será fundamental. Aunque están en el mercado y no hay carencias, hay proveedores que han recortado la frecuencia de la distribución. Por tanto, acudir a la cámara de congelación es una opción práctica y que asegura la preservación y la sanidad.

Se empaquetarán los cortes y porciones de acuerdo al uso, ya que una vez descongelados no se pueden volver a congelar. Y preferentemente envasados al vacío. Es fundamental etiquetar todos los productos congelados, para usar primero los que ingresaron antes al frío.

¿Habrá alimentos disponibles siempre?

Hay que calmar la ansiedad. No es necesario arrasar con el stock de los proveedores y abarrotar el depósito de productos muchos de los cuales perecerán.

La Asociación de Empresas de Fabricantes y Distribuidores asegura que no hay ni habrá ningún problema de abastecimiento. Y si bien algunos centros de venta online están saturados y no responden, no es por falta de mercaderías, sino por alta demanda. Y siempre hay otros medios para las compras.

Es momento de revisar la carta y el menú, para reformularlo de acuerdo a los insumos disponibles.  Se puede renovar la propuesta, ofrecer una dieta diferente a la de siempre, siempre equilibrada y nutritiva. Es bueno recordar que la gente en aislamiento permanece muy sedentaria, por lo que hay que tener en cuenta las calorías de las porciones al idear estas nuevas propuestas. Es una forma de contribuir también a la salud y al bienestar de los clientes.