El coronavirus impacta en el ánimo y en la economía del mundo. Todos los días es noticia, en todos los medios de comunicación. Sin embargo, las incertidumbres son muchas y la gente ha entrado en pánico, las redes sociales contribuyen al caos informativo. Se escuchan y leen opiniones de todo tipo, algunas técnicas y fundadas, otras sin ningún asidero.  

Los equipos de salud del mundo entero focalizan atención y esfuerzos en conocer más el COVID-19, virus responsable de la pandemia. Investigan vacunas, sugieren medios de prevención.  Y algo que todos tienen claro es que la enfermedad se propaga de persona a persona. Si bien el origen probable del coronavirus fueron los animales, el virus ha mutado y son los humanos los que contagian a otros humanos.

¿Qué dicen del coronavirus las organizaciones de seguridad alimentaria?

En base a evidencias científicas, la Agencia de Seguridad Alimentaria de la Unión Europea asegura que no hay transmisión del virus por los alimentos.  A la misma conclusión ha llegado el Instituto Federal de Evaluación de Riesgos de Alemania.  Todo indica que, hasta la fecha, ninguna persona ha contraído la enfermedad por el consumo de alimentos.

Las organizaciones que velan por la seguridad alimentaria en todo el mundo están en actitud de alerta. Pero hasta la fecha todas coinciden en afirmar que los alimentos no forman parte de la ruta de transmisión del coronavirus.  

Recomendaciones para evitar el coronavirus en restaurantes

Es esta una enfermedad que se contagia principalmente por las vías respiratorias, y ningún virus respiratorio se transmite a través de los alimentos. Por lo menos hasta ahora.

¿Qué pasa con los alimentos importados provenientes de zonas afectadas?

El principio básico es que los alimentos no transmiten el coronavirus.  Esta afirmación  se aplica también  al caso de los alimentos  que han sido producidos en zonas en las que la enfermedad ha tenido un alto empuje.

La estabilidad del virus es muy baja en el medioambiente. Esto quiere decir que no sobrevive mucho tiempo en el aire ni en el agua.  Si un operario infectado que ha manipulado el embalaje de un producto hubiera estornudado o tosido sobre él, el virus moriría enseguida.  Otra persona debería haber estado en contacto con el virus inmediatamente para contagiarse. Por lo tanto, los alimentos importados tampoco son problema.  Los embalajes o recipientes no son vías de transmisión.

Las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud sobre el coronavirus

La OMS insiste en algunas medidas para manipular los alimentos de forma segura. Estas medidas son las recomendadas siempre,  no son diferentes para el coronavirus que para cualquier otro virus o microorganismo.  

La primera recomendación de esta entidad, es no entrar en pánico en el tema de la alimentación. Está claro que no se transmite por el consumo de alimentos.  Sin embargo, es conveniente tener prestar atención especial a algunas  condiciones básicas.  La cocción de los alimentos y la higiene son las dos recomendaciones fundamentales.

¿Son los alimentos fuente de contagio del coronavirus?

¿Qué medidas tomar en el restaurante por el coronavirus?

Como vemos, son las personas las que transmiten el coronavirus, no los alimentos. Sin embargo, el comensal necesita sentirse seguro si decide comer en el restaurante.

Es importante que los comensales perciban que existe una actitud de alerta y prevención, y que puede confiar en que está protegido. Entre otras cosas, quizá esto implique algunas modificaciones en los menús.

  • Es conveniente evitar carnes crudas o poco cocidas.  En general, el sistema de seguridad alimentaria asegura la calidad de las carnes, pero, la cocción adecuada siempre respalda y tranquiliza a los comensales. Por lo tanto, si la carta incluye carnes a medio punto o poco cocidas, será oportuno cambiarlos o modificarlos.
  • Debe extremarse la higiene en la cocina, en todas las áreas, y la de los utensilios y máquinas. El lavado de verduras, la higiene general de tablas, cuchillos y encimeras,  son fundamentales.  Separar las tareas con alimentos crudos y los ya cocinados es también una medida de prevención. 
  • Disponer en los espacios higiénicos y en el salón de dispensadores de alcohol en gel, también comunica prevención. 
  • Es aconsejable realizar las compras en lugares en donde no se congreguen multitudes.  Hay que elegir  horarios donde haya poca gente en los mercados de compras. Las aglomeraciones humanas siempre suponen un riesgo mayor.
  • Un tema al que hay que atender especialmente es el personal.  Se han difundido mucho los síntomas del coronavirus, sabemos que es parecido a un resfriado o a una gripe. La alarma es tal, que si estornuda un pasajero en un lugar público, el pánico es general. Por lo tanto, ningún empleado del restaurante debe presentarse a trabajar si tiene algún síntoma parecido a los de la enfermedad. Eso es fundamental, si un empleado resfriado o con tos se acerca a un comensal, se puede generar caos en el comedor.  Aunque se haya comprobado que el empleado solo tiene un simple resfriado o una alergia que nada tiene que ver con el coronavirus. 

En estos tiempos reina la hipersensiblidad y decae el sentido común. Es como una reacción instintiva de la naturaleza humana, que intenta proteger la vida. Las personas están pendientes de las otras personas, todos sospechan de todos y se fijan en esas manifestaciones.

¿Cómo se transmite el coronavirus en realidad?

La enfermedad de transmite de persona a persona. Los virus viajan en las gotitas que salen de la nariz en los estornudos o de la boca con la tos. Ingresan por los ojos, la nariz o la boca de otra persona y de esa forma puede ocurrir el contagio. 

El riesgo del coronavirus en un restaurante, es el de estar en un mismo lugar con mucha gente.  Nada hay en el restaurante en sí mismo que suponga una exposición especial. Todo lo contrario. Es un hecho que una persona que tenga coronavirus difícilmente tendrá ánimo para ir al restaurante.  Por lo tanto, la probabilidad de infectarse en estos establecimientos es mínima.