La posibilidad de coronavirus en  restaurantes no tiene nada que ver con los alimentos. Las entidades que  se ocupan de la seguridad alimentaria han establecido que los alimentos no son ruta de contagio de esta enfermedad. Pero  el restaurante es un lugar en el que se reúne mucha gente. Y ese sí es un riesgo, porque la vía de transmisión es de persona a persona. ¿Has informado a tus clientes de que en el restaurante no se contagia el coronavirus?

Se han difundido  recomendaciones generales del  Ministerio de Salud y la Organización Mundial de la Salud, para que todo ciudadano evite el contagio. Además, Hostelería de España ha comunicado algunas sugerencias específicas para evitar el coronavirus en restaurantes.  Esta organización ha emitido una serie de infografías que muestran en forma clara y precisa las actuaciones para la prevención.  Por supuesto que todas las sugerencias se enmarcan en las medidas establecidas por el Ministerio de Sanidad.

¿Qué medidas se recomiendan para evitar el coronavirus en restaurantes?

Se trata de recomendaciones que hacen hincapié fundamentalmente en la manipulación y cocción de alimentos, en la higiene y en el contacto entre las personas. Son áreas de atención que evitarán el coronavirus y otros males.

Geles desinfectantes

Es una medida de prevención sumamente útil. La idea es instalar dispensadores de geles desinfectantes para uso de clientes y de personal. Es importante que estén bien visibles y en áreas del local por las que las personas circulan.  Tanto en el salón comedor como en la cocina y en los gabinetes higiénicos es conveniente que, al pasar, cualquier persona pueda desinfectar sus manos.

La higiene

La higiene siempre es fundamental en el restaurante, pero es necesario extremar las precauciones.  Será necesario ajustar el plan de limpieza y desinfección porque la situación así lo exige. 

  • Hay que atender a todos esos lugares que las personas tocan. Superficies de barras y mostradores y las máquinas dispensadoras deben higienizarse frecuentemente. Los pomos de las puertas y las puertas mismas, los teléfonos, los aparatos digitales, se desinfectarán la mayor cantidad de veces que sea posible. 
  • Por supuesto que la higiene en la cocina también debe extremarse.  Es preciso tener precauciones en la manipulación de los alimentos.  Fundamentalmente, se requiere lavado frecuente de manos.  Una mascarilla puede ser una gran aliada: los alimentos no contagian, pero las personas sí, y el personal tiene que cuidarse también.
  • La vajilla debe ser prácticamente esterilizada. Todo lo que viene del salón comedor tiene que ser lavado con agua a temperatura superior a los 80º.  Incluye platos, cubiertos, vasos, fuentes y demás enseres.
  • Los manteles, las servilletas y la ropa de trabajo de los camareros y cocineros también deben ser lavados con agua muy caliente, como mínimo a 60º C. 

Los alimentos

La cocción a temperaturas superiores a los 70º es la sugerencia fundamental. En especial es una medida que debe aplicarse a las carnes. Las temperaturas altas destruyen cualquier virus, bacteria y microorganismo, incluido el COVID-19, que es el del coronavirus.

La protección de los alimentos en todo momento es otra de las sugerencias para evitar el coronavirus en restaurantes. La intención es evitar el contacto con el aire, lo que se logra manteniéndolos tapados con plástico film o en recipientes con tapa. Además, tiene especial vigencia la recomendación habitual para prevenir cualquier contaminación alimentaria: mantener la cadena de frío.

Prevención personal para los empleados

Es necesario concienciar al personal de las características de la transmisión del coronavirus y de las áreas de mayor exposición al virus. Indudablemente, los camareros y los empleados que atienden barras y mesas, son los más expuestos.  El coronavirus puede ingresar al restaurante por los clientes.

  • Aunque la amabilidad y la cercanía de camareros y clientes seguirá siendo una condición fundamental, hay que evitar el contacto físico.  El saludo a distancia sin estrechar la mano,  es conveniente tanto por bien del personal como del cliente.  Y, fundamentalmente, mantener distancia no menor a un metro cuando un cliente muestra síntomas que podrían ser del coronavirus. 
  • Evitar los besos, los abrazos y los contactos de piel entre las personas, son medidas de precaución muy importantes.   Todos los empleados deben entender que no es cuestión de afecto o camaradería, sino de salud.
  • El lavado de manos y el uso de gel desinfectante frecuentemente, debe ser un hábito instalado en cada persona que trabaja en el restaurante. 
  • El virus entra en el organismo por los ojos, nariz y boca. Por lo tanto, es fundamental evitar tocarse esas tres áreas después de haber estado en contacto con superficies o elementos que pueden estar contaminados.  Por más que las manos  estén contaminadas, si no llegan a ojos, nariz o boca, no habrá contagio. 

Restaurantes que ofrecen servicios de catering y buffet

Las condiciones de un servicio de catering y buffet son bastante especiales. La dinámica es distinta, el servicio es diferente, y hay ocasiones en las que es mucha la gente que circula.

Para estos casos, la sugerencia básica es prever un servicio y menú en el que todo sea individual. Hay que evitar  que los comensales se sirvan con las manos, es decir, la manipulación directa de los alimentos y utensilios.  Una medida útil es usar material descartable.  Es posible que se requiera más personal para que las personas no tengan que servirse por sí mismas, y mayor cantidad de vajilla. Pero todas las precauciones son importantes.

¿Cuáles son las posibilidades de contagio del coronavirus en un restaurante?

Las posibilidades de contagio del coronavirus en restaurantes son las mismas que las de cualquier  otro sitio. O quizás menores. Nadie va a un restaurante por obligación, por lo que quien padece esta enfermedad seguramente no tendrá ánimo de salir a comer.

Es importante mantener la tranquilidad y asegurar la confianza del cliente.  Cuando ocurre en el mundo una crisis sanitaria como el coronavirus, los medios de comunicación suelen generar mucha alarma.  En nuestros restaurantes, hay que dar muestras claras de tranquilidad y de que se toman todas las medidas de prevención.