Solemos cuidar las copas en las que servimos el vino a nuestros clientes. No hay ninguna duda de que un buen vino se disfruta mejor si lo tomamos en el recipiente adecuado. Existen copas que predisponen al visitante de tu restaurante a hacer la cata, pero también sirven para completar una buena experiencia, realzando los matices, los aromas del buen vino.

Algo parecido podemos decir de la vajilla. El diseño de los platos no es una cuestión de poca importancia, y puede influir decisivamente en la valoración del plato por parte de tus clientes. No es una casualidad que nuestros grandes chefs lleguen a encargar a sus proveedores la vajilla fabricada a su medida, o de forma muy específica para un menú específico, para un plato determinado.

 El maridaje con los ingredientes

Los expertos en marketing nos aconsejan seleccionar la vajilla en base a lo que vamos a presentar en ella. A modo de ejemplo, si vamos a servir un plato asiático, el mejor canal para sugestionar a nuestros clientes será una vajilla con toques y matices orientales.

la vajilla

Otra cuestión primordial será la capacidad de la vajilla elegida para ayudar en la técnica de elaboración del plato. Pensemos, por ejemplo, en la necesidad de realzar uno de los ingredientes a los ojos del comensal, retener en un espacio determinado una espuma, una salsa, etc.

Factores para elegir la vajilla

¿Qué cuestiones debes tener en cuenta para elegir la vajilla adecuada en tu restaurante?

El diseño

Como estamos viendo, es una variable que puede generar ventajas diferenciadoras y de competitividad entre tu local y otros. Las tendencias en la buena cocina profesional se dirigen hacia propuestas elegantes, con toques de diseño únicos y originales. En presentaciones que se busque un gran efecto visual, no puede faltar un plato de ala ancha.

Hay muchos diseños diferentes que pueden ofrecerte los proveedores. En cualquier caso, una norma básica es que el diseño que elijas se adapte bien a las características propias de tu negocio. Si es necesario, personalizar la vajilla para hacerla más adecuada al estilo de tu restaurante, puede ser una excelente opción con un retorno económico muy rentable.

La vajilla funcional

Además de una función puramente estética, el aspecto funcional también es importante. Es necesario pensar, por ejemplo, en el almacenaje de los platos y su capacidad para apilarse, como es el caso del material si realizamos servicios a eventos, bodas, etc.

[embedyt] https://www.youtube.com/watch?v=1H9pwarilno[/embedyt]

 

Higiene y limpieza

El mantenimiento siempre debe tenerse en cuenta. Cuando selecciones la vajilla para tu restaurante, debes elegir materiales que no sean porosos, para conseguir una limpieza en profundidad. La higiene será una cuestión muy valorada por tus clientes, y la falta de ella pondrá en riesgo la continuidad del negocio.

Resistencia mecánica y térmica

En lo referente a la resistencia mecánica, es lógico pensar que el día a día de la actividad de un negocio de hostelería genera un gran dinamismo, mucho movimiento, y la cristalería y la vajilla pueden sufrir todo tipo de golpes y ralladuras. Se trata de disminuir en lo posible los costes de reposición, y que platos, vasos, cubiertos, copas, fuentes, etc., mantengan durante más tiempo su brillo y aspecto iniciales.

vajilla

La resistencia térmica es la vulnerabilidad ante las altas temperaturas. Microondas, salamandras, lavavajillas profesionales, etc. El material de nuestra vajilla tiene que estar preparado para los cambios bruscos de altas y bajas temperaturas.

Una colección variada

En función de las necesidades de tu negocio y tus preferencias, lo ideal es que cuentes con una variedad de copas, vasos, fuentes y platos de diferentes tamaños y profundidad, para distintas ocasiones, o bien que puedan complementarse entre sí.

Precio y presupuesto

En todo negocio son importantes los precios. Pero tienes que considerar que, aunque el precio inicial de la vajilla es importante, no debería ser un factor decisivo o excluyente de unos elementos frente a otros. Como hemos visto, el concepto de costes de reposición es fundamental. Si tenemos que renovar con poca frecuencia nuestra vajilla, la inversión que hemos realizado en ella puede ser muy rentable. Por mucho cuidado que se ponga por parte del personal de tu restaurante y de los comensales, las vajillas se rompen, se caen, se deterioran, etc. Es sumamente importante que tengas en cuenta los costes de reposición.

la vajilla

Conclusión

Ya sean de estilo retro o vintage, modernos e innovadores, lisos, de colores, rústicos o urbanos, etc., los platos que conforman la vajilla de tu restaurante tienen un elevado protagonismo en el día a día.

En la actualidad, un buen número de materiales diferentes se han ido incorporando a la cocina profesional, para servir de un soporte de lujo a las creaciones de los mejores chefs. En ocasiones, los materiales de la vajilla utilizada son fruto de un trabajo de ingenieros, científicos, o informáticos. También el diseño puede ser único, obra de grandes artistas de la decoración.

Los platos blancos que hemos conocido desde siempre, han ido dejando paso a un elenco de posibilidades, que contribuye a que los emplatados puedan convertirse en auténticas obras de arte.

Uno de los elementos que formarán la identidad del restaurante es la vajilla que se utilice. No es igual presentar un guisado de carne en un plato blanco con profundidad, que una cazuelita estilo vintage, que nos recuerde el menaje que se utilizaba hace muchos años, incluso siglos.

La típica afirmación de que la comida entra por los ojos, se manifiesta una vez más en los criterios para la elección de la vajilla. Es por ello muy importante que analicemos su uso y su integración en nuestro restaurante, con el fin de sacar el máximo provecho en la presentación de los platos a los comensales, y para crear una identidad única y recordada, que puede ayudar a fidelizar clientes.

 

Fuentes imágenes: Art Antic  /  S Moda – El País   /  Gastromarketing  /  Francisco Segarra

Comparte