Mantener en perfecto estado la limpieza de tu restaurante es uno de los factores más importantes que debes considerar, tanto desde el punto de vista de los clientes y comensales, como para los empleados que trabajan diariamente en él. El uso de alimentos hace imprescindible que la higiene sea un aspecto básico en nuestro establecimiento.

Por zonas, aunque la cocina y la sala son los dos espacios más visibles y donde se realiza, en el caso de la cocina, toda la elaboración, hay otras salas donde también tenemos que tener en cuenta la limpieza para restaurantes. Es el caso de los aseos del restaurante, almacenes, la zona de la barra, etc.

La importancia de una buena limpieza para restaurantes

La higiene en tu establecimiento te permitirá conservar ingredientes y materias primas en las mejores condiciones, a la vez que evitas intoxicaciones alimentarias, salmonelosis, etc. Una limpieza deficiente en tu restaurante puede originar la acumulación de bacterias, con el riesgo de ser un foco de infección para empleados y trabajadores.

limpieza para restaurantes

Otro aspecto a tener en cuenta es la prevención de incendios. Muchos de los residuos que se generan en la actividad de nuestros negocios de comida tienen un carácter inflamable. Es el caso de grasas, productos químicos de limpieza que hay por la superficie de mesas, maquinaria, etc. Si estos restos toman contacto con fuego, el riesgo de incendio es evidente.

Con la higiene correcta evitarás que puedan formarse plagas, y tengas que destinar una parte de tu presupuesto a contratar los servicios de empresas de desratización y desinsectación.

El momento de la limpieza del restaurante

Hay diferentes formas de limpiar un restaurante. Momentos de limpieza puntuales a lo largo de la jornada (la recogida de una mesa en la sala, por ejemplo), lo que podríamos llamar “limpiezas de repaso”, y luego están las tareas más generales, que normalmente se hacen al finalizar la jornada.

La limpieza de la vajilla

La vajilla sucia puede ser un obstáculo para la maniobrabilidad de los empleados, además de una fuente de contaminación e imagen de poca higiene. Lo adecuado es tener un lavavajillas en la zona de barra, para vasos, copas y demás cristalería. En la cocina también habrá otro, de mayor o menor capacidad según el flujo de trabajo.

[embedyt] https://www.youtube.com/watch?v=aYgw3DHgK2s[/embedyt]

 

La limpieza para restaurantes, por zonas

Los baños del local

Los baños de nuestro restaurante tienen que ser higienizados en los momentos en que haya una menor afluencia de público. Los aseos ofrecerán un estado reluciente, para evitar malos olores, suelos sucios y pegajosos, que se agote el papel y el jabón, etc. ¿Cuándo hacer estas tareas en los baños? Las veces al día que sea preciso, en función del número de personas que entren y salgan.

Para la desinfección de los baños, usaremos los productos químicos adecuados, realizando una limpieza en profundidad de sanitarios, espejos, cristales, etc. Hay que tener en cuenta el suelo de los baños. Una imagen reluciente de los mismos, contribuirá al conjunto de la buena experiencia que los clientes se llevarán, de su visita a nuestro negocio.

Los malos olores de los baños se moderarán con el uso de ambientadores específicos, perfumadores de ambiente, etc.

La cocina

Esta área de elaboración exige una limpieza minuciosa.

Al fin de cada servicio de comidas (desayunos, comida y cena), es preciso una limpieza de utensilios, zona y maquinaria utilizadas. Es el caso de cuchillos, arañas, planchas y parrillas, espumaderas, batidoras y túrmix, menaje usado, tablas de corte, fogones, hornos, etc.

Cuando finaliza la jornada, se hará una limpieza en profundidad de suelos, paredes que han sufrido salpicaduras, diferentes superficies del mobiliario de cocina, etc. Todo ello utilizando productos bactericidas.

limpieza

La limpieza de los extractores de humos industriales ubicados en la cocina, de rejillas, conductos de ventilación, etc., son puntos fundamentales en la limpieza para restaurante. Lo recomendable en la limpieza de estas superficies es desmontarlas y aplicar productos desengrasantes, específicos según el material de fabricación de cada zona.

También es importante el vaciado de cámaras de refrigeración y congelación, neveras, armarios y arcones. Esta acción también nos servirá para analizar si alguno de los productos está en mal estado y debe ser retirado.

La maquinaria de congelación debe descongelarse cada cierto tiempo, para una desinfección en profundidad. No hay que olvidar el vaciado periódico de freidoras.

La barra

Igual que otras zonas, la barra tiene que ser desinfectada, al menos una vez al día, antes de cerrar el restaurante.

Las estanterías de la barra, las vitrinas, vasos, botellas, caja registradora, cafetera, etc. Todo tiene que quedar limpio, para el día siguiente.

Tampoco podemos olvidarnos de vaciar estanterías y vitrina de la barra para higienizar la zona y los objetos que allí hubiera colocados, como vasos, botellas o caja registradora.

Terraza y sala

Cuando se hayan marchado todos los clientes, será el momento de higienizar estas dos zonas. Tenemos que barrer en profundidad y fregar cada rincón, con productos desinfectantes para suelo, lejías, etc.

Es importante que recojamos todo el mobiliario antes de efectuar la limpieza de la sala y de la terraza. Si son apilables las sillas y las mesas (sobre todo en la terraza), lo mejor es agruparlas para dejar libre el espacio de paso y limpieza.

Almacenes

En nuestro almacén tiene que estar todo bien colocado. Por un lado, para encontrar los géneros y materias primas lo antes posible, localizar productos caducados y llevar a cabo un flujo efectivo de entra y salida de aprovisionamientos. Por otro lado, la colocación del contenido del almacén servirá para limpiar e higienizar hasta el último rincón, quitar el polvo acumulado, etc.

Algunos trucos de limpieza para restaurantes

  • La comida que no se sirve y se quiere congelar, o la que se ha envasado al vacío, etc., debe estar bien etiquetada. Con la fecha de envasado y sus componentes.
  • Es fundamental que los productos de limpieza que usemos estén bien etiquetados, para evitar confusiones.
  • Las revisiones periódicas de la aparición de plagas servirán para el control de posibles infestaciones.
  • Es recomendable tener bayetas y trapos diferentes en la cocina, para limpiar las zonas, separados uno para cada tarea (repasados, secado, limpieza, etc.).

llimpieza

  • La basura estará bien separada de la zona de elaboración, y la tiraremos varias veces al día.
  • Aunque sea evidente, siempre hay que recordar que la grasa reciente se elimina mucho más fácilmente que la que se ha ido fijando. Por ello, la limpieza es una tarea constate.
  • A la hora de elegir los productos de limpieza, no hay dejarse llevar por la publicidad. Leeremos cada etiqueta y nos aseguraremos de que cumplen con nuestras exigencias.
  • Para limpiar el acero inoxidable, no usaremos detergentes demasiado abrasivos, bastará uno con PH neutro, agua tibia y bayetas y paños de algodón suave. Tanto las acciones de limpieza como de secado, las haremos de forma suave.

 

Fuentes imágenes: Clean and Home  / Suministros Borrás  /  El Blog de la Construcción  /  neointegra.es