Todo el esfuerzo del mundo entero está centrado en detener la pandemia por el coronavirus. Cada organización, cada negocio y cada persona luchan por evitar el coronavirus.  Aunque no es tarea fácil, hay muchas acciones que pueden ponerse en marcha en los establecimientos gastronómicos. ¿Qué medidas has puesto en marcha en tu restaurante?

Es necesario el compromiso de todos para que estas medidas ofrezcan los resultados esperados.  Empresarios y personal deben ponerse la camiseta de la sanidad, si de verdad quieren evitar el coronavirus en el local.

Todas las organizaciones que gestionan las empresas de hostelería y restauración, están recomendado a sus afiliados implantar medidas de prevención. La intención es reducir al máximo el riesgo de contagio de clientes y de empleados.

Higiene, agua, jabón y alcohol

Si bien el virus se multiplica a una velocidad extraordinaria y se transmite fácilmente, es sencillo deshacerse de él antes de que entre en el organismo.  Este es su punto débil, en el que se apoya toda estrategia de prevención.

La higiene siempre es un requerimiento prioritario en lugares en los que se manipula y vende comida.  Y para evitar el coronavirus se han detallado específicamente las acciones más útiles, que veremos a continuación.

Pautas básicas para evitar el coronavirus en la hostelería

El lavado de manos es la recomendación más destacada

Todo el personal del restaurante tiene que ser consciente de la importancia de la higiene en las manos. Para que esto no quede al azar, es fundamental establecer una rutina de lavado de manos de todo el personal. Una buena idea es crear un protocolo para cada área del local. La cocina, de hecho, es un sector en el que probablemente, ya exista, pero hay que marcar la frecuencia para los camareros de mesa y los que atienden la barra, para quien se ocupa de la caja y para el resto del equipo.

La distribución de dispensadores de geles desinfectantes es también una medida importante. Se debe contar con gel desinfectante a la entrada del local, sobre la barra, en zonas de paso frecuente de clientes y empleados, en los servicios higiénicos.  Si la gente pasa junto a un frasco, seguramente lo usará. Junto con el agua y el jabón, los geles desinfectantes son recomendados por la OMS para la prevención.

Se deben extremar las medidas de higiene del local

Todas las superficies deben estar desinfectadas. La  lejía mezclada con agua es económica y efectiva. Basta humedecer las zonas a desinfectar  con un rociador y frotarlas  con un trapo limpio. Con eso es suficiente para matar al virus.  Las mesas, las sillas, las barras, todos los muebles, las paredes, el piso, las puertas y ventanas, todo tiene que pasar por el proceso de desinfección.  La medida debe ser aplicada con mucha frecuencia en estos ‘puntos calientes’ de transmisión del virus.

Este proceso de desinfección frecuente incluye también las máquinas de tu restaurante, cámaras, equipamiento en general. Especial atención requieren los pomos y picaportes de las puertas, en los que la transmisión del virus encuentra terreno fácil. Los controles remotos, teclados y botones digitales de electrodomésticos que son difíciles de limpiar, pueden aislarse con plástico protector transparente y cambiarlo con frecuencia. La reestructura del plan de higiene y la incorporación de productos para asegurar la desinfección, son  una imperiosa necesidad. 

La ventilación del local ayuda

La renovación del aire hace que el virus no se concentre en el espacio interior.  Por lo tanto, se puede establecer también un protocolo de ventilación frecuente.  Los expertos en virus aconsejan no usar el aire acondicionado, porque ‘sopla’ y traslada los virus más lejos.  De por sí, el Covid-19 es pesado, y cuando una persona infectada estornuda o tose, cae a menos de un metro. El aire acondicionado puede impulsarlo en  el aire.

Pautas básicas para evitar el coronavirus en la hostelería

Las mesas estarán separadas a más de un metro y medio una de otra

Para evitar el coronavirus, otra medida sugerida es separar las mesas en el salón comedor. Se estima que la distancia de un metro y medio impide que el virus llegue de una persona infectada a una que no lo está. Por lo tanto, esa es la distancia mínima a la que deben ubicarse las mesas en el local.

¿Se reduce la capacidad del local? Sí, pero es un costo de la seguridad para los clientes y empleados.  Cuando se comunica la medida a los clientes, fundamentándola, seguramente será muy bienvenida, pues ellos se sentirán cuidados.

Vigilar diariamente el estado de salud de los trabajadores

Los trabajadores deberían poner en conocimiento cuando sienten algún síntoma. A veces no lo hacen, por temor a perder su trabajo o a una suspensión de su sueldo.  Incluso argumentan que es un resfriado común y que se sienten bien.

En tiempos de coronavirus la prevención se extrema, y por eso ante el menor síntoma el empleado no debe asistir al local.  Para que el personal tome conciencia y acate la medida, será necesario asegurarle la estabilidad y su dinero.

Medidas especiales para la cocina

La cocina es un área especialmente sensible para cualquier infección. Los restaurantes lo tienen claro y, generalmente, disponen de un reglamento que asegura la higiene y desinfección.  Sin embargo, hay algunas medidas extra que será conveniente poner en práctica.

Se aconseja cocinar los alimentos por encima de los 70º C y mantener estrictamente la cadena de frío. Asimismo, deben estar protegidos en todo momento con film y envases con tapas. El lavado y desinfección de la vajilla se debería realizar a temperaturas superiores a los 80º. Manteles, servilletas y ropa de trabajo a más de 60º. El área de entrada de mercaderías y de proveedores es un punto caliente de llegada del virus y es importante tenerlo en cuenta.

La reestructuración de  los bufés

Si el sistema de autoservicio en mesas bufés no puede evitarse, entonces se establecerá un cambio de procedimientos. Los comensales no podrán tener contacto con la comida, habrá un camarero que se ocupará de servir y de entregar utensilios, así como de servir la comida.

Seguridad y prevención para todos, esa debe ser la consigna. Si el personal está  protegido, trabajará mejor. Si el cliente siente que lo cuidan, tendrá confianza y no dejará de asistir al local.