El coronavirus impacta fuerte en la restauración y está haciendo estragos en la economía del sector.  Y sus efectos se están comenzando a producirse en cascada. La cadena de trabajo que los restaurantes y bares alimentan es muy amplia.  La actividad se desploma, los establecimientos gastronómicos cierran, los dueños se endeudan, y empleados y proveedores se quedan sin trabajo.  Esa es una apretada y simplificada síntesis de los nefastos efectos que el coronavirus está produciendo en los restaurantes. ¿Cuáles serán los efectos del coronavirus y la cuarentena sobre tu negocio?

Vivir el día presente resistiendo al coronavirus

Aunque esto de ‘vivir el día presente’ parece extraído de un libro de autoayuda, en realidad es lo que intentan los restaurantes frente al coronavirus. Un día en el mercado es un día ganado, aunque los ingresos hayan sido mínimos. La cuestión fundamental es que ningún establecimiento puede resistir sin clientes.  Fuentes vinculadas al sector declaran que los restaurantes estaban recibiendo un 40% menos de clientes que en tiempos normales ya antes de la declaración del estado de alarma.

Los sueldos de empleados hay que pagarlos, los impuestos y las cuotas de créditos e hipotecas también.  El turismo casi no existe y los españoles están atemorizados.  Quedarse en casa es la consigna y es la disposición del Real Decreto que establece el estado de alarma. A una quincena que va terminando, se suma otra recién decretada, y la situación se vuelve insostenible.

https://www.youtube.com/watch?v=-esS7IS1u0U

Los efectos más visibles

Muchos restaurantes han ido cerrando sus puertas, algunos con intención de cierre temporal; otros con la duda de si volverán a reabrir.  Y de la noche a la mañana, muchísimos trabajadores se encuentran en el sistema de regulación temporal de empleo.  

Los trabajadores entienden que los empresarios deberían haber esperado un poco para tomar esta medida. Pero la quincena de la alarma se ha extendido y ahora se anuncia una ampliación de dicho estado. Y frente a esto, las organizaciones de restauración también hacen oír sus voces. Consideran que la medida de tramitar la regulación temporal de sus empleados es imprescindible para asegurar la supervivencia de los establecimientos cuando la crisis pase.  Y lo más preocupante para todos es la incertidumbre de cuánto podrá durar esta situación.

Reclamaciones de las empresas

Las organizaciones que surten a empresas de restauración, solicitan con urgencia medidas que les permitan subsistir. La meta es evitar que se destruya el tejido productivo durante esta pandemia, con la intención de que la actividad se restablezca cuando todo pase.

El mundo se ha paralizado y como consecuencia, el área dedicada al turismo también lo ha hecho. Pero el problema no solo afecta al sector turístico. Con el teletrabajo, el cierre de colegios y universidades, la cancelación de eventos,  todos los establecimientos están seriamente afectados. Los centros educativos ya no necesitan abastecimiento, las personas no salen a comer y el panorama es realmente desolador.

La restauración, uno de los motores de la economía española, ha unido sus voces para solicitar medidas paliativas que permitan sobrevivir la pandemia. Rebajas fiscales, aporte a la liquidez, flexibilización en los Expedientes Temporales de Regulación de Empleo, son algunas de las medidas consideradas imprescindibles.

El gobierno anuncia medidas de apoyo al sector

El presidente Pedro Sánchez ha anunciado cuatro paquetes de acciones para enfrentar la crisis del coronavirus.  El tercero  está destinado a la actividad empresarial.  Los autónomos y las pequeñas y medianas empresas y el sector turístico hotelero son especialmente contemplados en ellas.

¿Cuáles son estas medidas? 

  • Una de ellas dispone la flexibilización de plazos de pagos de impuestos durante seis meses. Para ello, los interesados deberán realizar su solicitud. También se establecen bonificaciones en los tipos de interés.
  • Otra de estas medidas es la puesta en marcha de líneas de financiación. El destino es atender a las necesidades de liquidez de las empresas y trabajadores autónomos del sector turístico.  Estos créditos son gestionados por el Instituto de crédito Oficial.
  • Por otra parte, se aplazan los plazos del reembolso de préstamos recibidos de la Secretaría General de Industria y de la Pequeña y Mediana Empresa.
  • La Seguridad Social también se contempla en estas medidas de emergencia. Los contratos fijos discontinuos realizados entre febrero y junio en empresas vinculadas a la actividad turística, amplían sus bonificaciones.
El coronavirus y sus efectos sobre los restaurantes

El coronavirus no perdona: la hostelería de lujo también cae

Los restaurantes de alta cocina también sufren el impacto de la pandemia.  Cenador de Amós fue el primer restaurante fuera de Madrid en cerrar.  Marian Martínez y Jesús Sánchez, la pareja propietaria, han visto en tres días cancelados la mayor parte de las reservas y servicios de catering. 

Antes de que la medida fuera obligatoria, los Roca ya habían decretado también el cierre de todos sus establecimientos. El Celler cerrará hasta el 15 de abril. Los demás, el Can Roca, el bar de los padres de la familia, Rocambolesc, la heladería, Mas Marroc, el lugar de eventos y hasta el recientemente inaugurado Casa Cacao, han parado actividades, en principio, durante esta primera quincena de alarma. La evolución de la situación seguramente marcará los pasos a seguir.

En sus declaraciones, los afamados chefs de prestigio internacional anuncian que la medida obedece a su responsabilidad social.   El compromiso con los clientes y con los empleados obliga a esta dura decisión. Dura situación para todos, también para ellos.

Los establecimientos que se habían tomado descanso entre diciembre y marzo, han pospuesto las reaperturas. Este es el caso de Annua y Nácar, de Óscar Calleja, y del Aponiente, de Ángel León. Los cierres de restaurantes comenzaron en Madrid, pero ya se extienden a toda España, ahora por decisión gubernamental.

¿Cambiará el coronavirus la forma de consumir de la gente?

Los especialistas dicen que el efecto psicológico de la pandemia todavía durará un tiempo. La gente seguirá con temor a salir, y esto extenderá el perjuicio a los restaurantes.

La modalidad del delivery se fortalecerá, de hecho ya lo está haciendo. Esto hace necesario que los restaurantes que aún no tengan desarrollado este sistema, comiencen a planificarlo.

Las crisis son fracturas que provocan cambios, a veces positivos y otros negativos.  Es imposible predecir cómo funcionará el mundo cuando la pandemia sea historia, pero lo que parece seguro es que nada volverá a ser como antes.