Hacia finales del 2018, el mundo gastronómico y de la alta cocina se sorprendió con la noticia de que Dani García cerraría su restaurante de Marbella.  Después de ser coronado con la tercera estrella Michelin, Dani García anunció esta decisión. ¿Los motivos? La sensación de que había cumplido su sueño y el surgimiento una nueva meta para su actividad gastronómica.

A nadie que conozca el negocio de la restauración le llama la atención que un restaurante de alta cocina requiera de dedicación permanente. Y también es sabido que los resultados económicos a veces no compensan tanto empeño. En la vida de cualquier profesional, cuando se alcanzan las metas es necesario renovarlas para ir a más. Y este es el caso de Dani en este momento especial de su vida.

Algunos chefs de alta gama mantienen estos establecimientos como una forma de realización personal. La fama, el reconocimiento, las estrellas son motivaciones que empujan tanto  o más que el dinero. Pero  este ya no es el caso de Dani García: el restaurante Dani García cierra sus puertas inmerso en la gloria; fama y reconocimientos fueron una constante para el chef.

¿Por qué Dani García cierra su restaurante?

El chef lo ha dejado bien claro. Aunque la rentabilidad de su restaurante no compensa el tiempo que en él invierte, no es este el verdadero motivo del cierre. No es el dinero ni la rentabilidad lo que lo impulsó a tomar la decisión.  ¿Qué es entonces?

Una sensación de ‘sueño cumplido’ se apoderó del chef. Sintió que cumplió una meta que había sido guía en su vida; en ese camino, ya nada mejor podía pasarle. Entonces entendió que era momento de cerrar una etapa en su vida y de emprender un nuevo rumbo.

Un factor importante que ha impulsado la decisión de Dani es el cambio de metas. El deseo de reconocimiento y fama en un restaurante para unos pocos se transformó. La meta es ahora llevar la buena cocina al mayor número de personas que sea posible.  Es cierto que obtener estrellas Michelin es llegar a la cúspide, pero no todo en la cocina está orientado a estos premios. Esa es la postura actual del chef.

El Grupo Dani García en expansión

restaurante Dani García

Existe, además, otra razón de peso. El Grupo Dani García, con varios ‘segundos’ restaurantes, sigue creciendo tanto en España como en el exterior. El chef lleva el timón de este grupo que emplea a más de 300 personas. Integra el Grupo junto a los hermanos Javier y Laura Gutiérrez y Juan Manuel Toro, además de un catering muy activo.

Además, el mismo chef personalmente se ocupa del Atellier Dani García. Es una especie de complejo gastronómico, con oficinas, taller creativo, cocina, barra privada y zona de eventos.

Todo funciona bien, y el chef apuesta a que esta marca siga creciendo.  Solo un genio como este chef puede llevar la excelencia allí dónde pone sus manos.  Y para ocuparse de todo esto necesita tiempo, tiempo que al liberarse del restaurante de Marbella ahora tendrá.

Dani en televisión

Y, por si fuera poco, Dani García es protagonista de un programa de televisión que también ocupa ya una parte importante de su agenda.  En La 1 de RTVE Dani García se ha hecho cargo de ‘Hacer de Comer’, un nuevo programa que también lo acerca a la gente.

El chef lo ha expresado muy claramente “No somos alta cocina, somos cocineros”. En estas sencillas palabras plasma exactamente su sentir.  Dani García seguirá siendo grande en cualquier cocina y en cualquier ambiente.

Nace ‘Leña’: un steak house

Un emprendimiento muere para que otro nazca, así es este momento de la vida de Dani.  El afamado restaurante Dani García deja su lugar a un steak house con carne y hamburguesas. En la esencia de esta idea, está la meta de popularizar la alta cocina.  Una nueva cocina que sigue siendo cocina de alto nivel en un formato popular y a un precio accesible a todos. Llevar esta idea al mundo, ese es su gran desafío.

Sin ninguna duda

El chef ha expresado que hace tres años empezó a gestar la idea de cerrar el restaurante. En conversaciones con personas de su confianza, había manifestado que, si alcanzaba la tercera estrella Michelin, sería momento para un nuevo camino.

Y al final así lo ha hecho. Como vemos, nunca ha tenido dudas, pues la decisión ha sido muy madurada. Reconoce sí una emoción especial al pensar que su gran proyecto termina; pero entonces piensa en las nuevas ideas y las energías se multiplican.

Con tiempo disponible, el chef no para de generar proyectos. Nuevas metas, nuevas inquietudes, nuevas oportunidades y nuevos formatos en los que, seguramente, Dani García seguirá siendo un elegido del ambiente gastronómico.