Los veganos  y las organizaciones protectoras de los animales festejan. Nestlé, ha  realizado una millonaria inversión en productos que imitan la carne.   Los analistas entienden que la mirada de esta gran compañía a la carne que no es de animal indica que la tendencia a la alimentación con productos vegetales se consolida.

Sundial Foods y sus productos que imitan la carne

El hábito de consumir carne está tan profundamente instalado en la gente que no es fácil cambiarlo.  Argumentos de todo tipo intentan potenciar la alimentación vegetal, pero la carne sigue siendo el ingrediente preferido.  Argumentos que se refieren a los beneficios para la salud, al respeto a la vida animal, a la reducción del problema de  la contaminación no logran ser lo suficientemente convincentes. A la hora de comer, la gente prefiere la carne, quiere ver carne en su plato y no se resigna a otra cosa.

La búsqueda de productos que imitan la carne no solo supone lograr un sabor, aspecto y textura similar a las piezas de origen animal. Es fundamental el valor nutricional de esas creaciones, sin el cual no tendrían éxito.

Sundial Foods tiene sede en Albany, California.  Es una empresa joven, creada en 2019 a partir del Programa de Carnes Alternativas de la Universidad de California en Berkeley. Este programa explora la elaboración de productos que imitan la carne tanto en su aspecto como en su contenido proteico.

¿Con qué se fabrican estos productos que parecen pollo  pero no son de origen animal? 

La base de la producción de Sundial son los garbanzos, a los que se suman otros ingredientes. Concentrado de proteína de garbanzo, gluten, soja, aceite de girasol, levadura nutricional y sal componen esta innovación.

Existe una asociación bastante difundida que hace pensar que todo lo creado en un laboratorio de manera artificial es perjudicial para la salud.  En el imaginario popular los laboratorios se vinculan a los químicos, y los químicos no son saludables. Pero en la realidad esta identificación es falsa y errónea. No todo lo que surge de un laboratorio es nocivo. Los elementos que se emplean y los procesos marcan la diferencia.

En el caso de los productos que imitan a la carne animal,  Sundial Foods se ha propuesto que sus creaciones sean saludables. De esta forma, deja bien claro que no contienen saborizantes, aditivos ni componentes químicos artificiales. Otro punto a favor de estos productos.

Uno de sus productos estrella son las alitas de pollo sin pollo. La empresa ha informado que tienen 27 gramos de proteína cada 100 gramos del producto. Es el mismo porcentaje que las alas de pollo legítimas. 

Un logro que hace más realista la imitación es la imitación de la  piel y de los huesos. Los investigadores han logrado una piel compuesta por lípidos y proteínas que evita la resequedad del alimento. Para los huesos se utilizan tallos de bambú.

Nestlé y su apuesta a la diversificación alimentaria

Nestlé es una empresa que  no se queda estática. En su búsqueda por la expansión, focaliza su mirada en alternativas alimentarias con vistas a un futuro. Y en ese futuro, la gran empresa parece visualizar el consumo extendido de estos productos que imitan la carne. Su compromiso tiene nombre: Garden Gourmet, su marca de comida vegana.

En 2019 la marca ha presentado su “carne picada” vegetal Garden Gourmet Incredible Mince. Se trata de un producto 100% vegetal que imita las características de la carne tradicional.

 Durante ese año la Sensational Burger, la hamburguesa de Nestlé elaborada con esta carne vegetal, se vendió en Austria, Alemania, Bélgica, Dinamarca, Finlandia, Holanda, Noruega y Suecia. En febrero de 2020 llegó a España y se la encuentra en el mercado.

Se trata de una  hamburguesa vegetal elaborada  a base de soja y proteínas de trigo. Para imitar el aspecto de la carne tradicional, en su elaboración se han usado extractos de remolacha, de zanahoria y de pimientos.  Es una hamburguesa que se asemeja extraordinariamente a la de origen animal.

Pero su impulso hacia otras formas de producir alimentos sin sacrificar animales no se reduce a sus propias elaboraciones. Otra vía que Nestlé va transitando es la de la inversión en otras empresas que tengan la misma meta.

La compañía apuesta también a la carne de cultivo celular, es decir, creada a partir de células animales multiplicadas en el laboratorio. Ejemplo de esto es el apoyo que brinda también a Future Meat Technologies, que se propone crear una carne híbrida elaborada a partir de ingredientes vegetales y células animales.

Su apuesta más reciente es la inversión en Sundial Foods.  Es así que Nestlé  lideró una etapa de financiación de la  startup vegana en la que invirtió cerca de 4 mil millones de dólares.

Con este respaldo, Sundial Foods  intentará que en la primavera del 2022 las alitas de pollo sin pollo estén en el mercado y se expandan por todo California.

Una vez más, Nestlé muestra que su atención está puesta en ese nicho de mercado de las personas que quieren reducir el consumo de carne sin sacrificar el paladar.

Comparte