La evolución de las tendencias es una clara muestra de cómo las personas provocamos diferentes cambios. Todo es cuestión de una idea innovadora que recoja necesidades, intereses y gustos de la gente, para que la mecha del cambio se encienda. Eso es más o menos lo que acontece con la unión de festivales musicales con la alta cocina.

No están muy atrás los tiempos en que los festivales musicales se nutrían de la comida rápida de los food trucksPero los restaurantes y la cocina de vanguardia han decidido extender su radio de acción, haciéndose presentes en los multitudinarios festivales musicales.

Poco a poco, se va demostrando que no hay por qué comer mal en esos espectáculos.  En la actualidad, el usuario puede disfrutar de la música que prefiera, saboreando propuestas de la cocina de alta gama internacional.

Es todo un desafío para los chefs. No todos los platos se adaptan a este tipo de eventos; pero la creatividad es parte del oficio gastronómico y siempre se encuentra el camino. El objetivo principal son las propuestas de calidad, tanto en productos como en elaboración.

 Festivales musicales  y propuestas gastronómicas

  • Primavera Sound es un festival que Barcelona espera ansiosamente año tras año. Tuvo lugar desde el 30 de mayo al 3 de junio. Atendiendo a la buena comida, contó con la presencia de restaurantes como Masala73, La Porca, Hawker 45, Rasoterra, por nombrar solo algunos.
  • Sónar, festival que tiene ya veinticinco años, tuvo como invitados gastronómicos a los prestigiosos Albert Adrià (chef de “Hoja Santa”), Fina Puigdevall (chef de “Les Cols”, y Hideki Matsuhisa. Cada uno de ellos presentó dos menús exclusivos que fueron degustados en el contexto del Festival, en el recinto Fira de Montjuic.
  • Por su parte Port América, en Caldas de Reis, se vistió con las tapas de treinta grandes chefs liderados por Pepe Solla. Un original y exquisito espectáculo fue disfrutar de la voz de Imelda May y de las creaciones de chefs de la talla de Diego Guerrero, Andoni Luis Adúriz, Pablo González, entre otros. Todo un ejemplo de consolidación de gastronomía y espectáculo musical, ambos al mismo nivel.
  • El Turmalina Musich &Wine Fest, celebrado en Pamplona, unió ya en su nombre a dos protagonistas del evento: música y vino. Muy buena música y un cuidado programa de catas de vinos de alta gama, ofrecieron a los asistentes una experiencia diferente. 

Acompañó la propuesta culinaria el espacio Sabores del Reyno, a cargo del destacado chef Iñaki Andradas, del restaurante Baserriberri. Alta cocina, buenos vinos, excelente música: un conjunto de sensaciones ensambladas para el disfrute de los asistentes.

Más festivales musicales de verano, más gastronomía

  • Mad Cool Festival, que tuvo lugar en Madrid recientemente, agregó a los tradicionales puestos de food trucks, stands de comida internacional. En ellos se presentó comida de todo tipo: vegana, italiana, asiática, bocadillos de calamares, helados y zumos de calidad. Varios chefs en la escena gastronómica del evento y una propuesta que el público ha recibido muy bien.
  • Firme y esperado en la agenda musical, el Festival de los Sentidos de La Roda se ha instalado como un clásico del pop nacional. Es un referente musical y culinario en Albacete. Una extraordinaria Feria de Tapas a cargo de chefs locales ofrece todo tipo de exquisitos bocados. El cerdo ibérico y los langostinos preparados con salsas y pastas son ejemplos del nivel de estas preparaciones.
  • Bilbao BBK Live, es otro de los festivales musicales consagrados de España, que acaba de tener lugar en fechas recientes. Su propuesta gastronómica fue completísima. Sushi, wraps, kebabs, creps, tacos, elaborados con productos de muy alta calidad por cocineros experimentados, fueron notas destacadas a la hora de comer. 
  • Músicos en la Naturaleza. También celebrado en el mes de julio, es este uno de los festivales más originales de España. ¿Qué factor es el más destacable? Su localización geográfica, Gredos.

Se realiza en un enclave en el que hay un gran número de restaurantes, algunos de alta cocina. La conjunción de música-gastronomía-paisaje, es, sin dudas, una experiencia sumamente rica.

Grandes almuerzos y los mejores padrinos

  • Al Fárdelej Festival de Aredo propone, además de la buena música de Coque Malla, La Casa Aul, Sidecars, Revólver y Delafé, una diversa oferta de delicias gastronómicas de la región. Quesos, conservas artesanales, chorizo, panceta, salchichón siempre atraen a miles de comensales reunidos en un ‘almuerzo a la riojana’, uno de los eventos más esperados. Y como bocado final, los fardelejos, típicos dulces árabes que dan nombre al festival.
  • Starlite de Marbella es quizás el Festival que más famosos de todos los tiempos convoca en el terreno musical. Serrat, Pablo Alborán, Luis Fonsi, Pet Shop Boys, Jamiroquai se presentaron invitados por el padrino del evento, Antonio Banderas.

 La cocina en vivo y un amplio menú internacional a cargo de corners gourmet, son el complemento ideal para el espectáculo.

El verano continúa, los festivales musicales también. No sabemos todavía qué servicios de comida habrá en los diferentes festivales musicales programados para agosto y setiembre.  Sin embargo, la tendencia ya instalada en estos eventos es incorporar propuestas gastronómicas de calidad. Por lo que seguramente la alta cocina estará presente.

La pregunta que surge en el mundo musical y gastronómico es: ¿quién complementa a quién? En realidad ambos, música y gastronomía tienen roles protagónicos en estos festivales musicales y se enriquecen mutuamente.

 

Comparte