Hace unos días conocíamos la triste noticia de Rebecca Burger, una conocida bloggera que sufrió un violento impacto del sifón de espumas que manejaba, lo que le provocó un paro cardíaco y el fallecimiento posterior.

En Internet y en las redes se ha visto una foto de Rebecca, junto a una frase dirigida a todos los usuarios de estos modernos dispositivos: “No utilice este tipo de utensilio! Miles de dispositivos defectuosos están todavía en circulación “.

Ard´Time, una de las marcas de sifones de cocina implicadas

Hace un tiempo que esta conocida marca de utensilios para la cocina profesional, Ard´Time, anunciaba a sus clientes que se debían sustituir algunas piezas defectuosas en los sifones de cocina fabricados por ellos. Sin embargo, una gran parte de profesionales y usuarios que ya usan estas herramientas de cocina, no se enteraron.

En este sentido, se ha abierto el debate sobre cómo informar a los usuarios que compran un dispositivo de uso común, doméstico o profesional, que puede ser defectuoso y peligroso. ¿Cuál es el canal para informar? Porque no hay un registro con cada uno de los compradores, al que poder mandar después un correo electrónico.

sifones de cocina peligro

Lo ideal sería que los profesionales estuviésemos pendientes de las diferentes publicaciones de asociaciones o institutos de consumo sobre novedades importantes.

La causa del accidente

¿Cómo ocurrió el lamentable accidente que causó la muerte a Rebecca Burger? Al parecer, el sifón que manipulaba estalló, y la cápsula de gas que tenía en su interior hizo el efecto de una bala sobre el pecho de la bloguera.

La prensa francesa ha informado que los sifones de cocina de la marca Ard´Time pueden estar siendo utilizados por más de 60 millones de consumidores. Uno de los problemas principales que tienen, es que su cabezal de plástico no puede resistir la presión del gas sobre el conjunto.

Rebecca Burger era muy conocida en el mundo del deporte y el fitness en Francia. Tenía 55.000 seguidores en Facebook, y más de 154.000 en Instagram.

Hay que recordar que este tipo de dispositivos basan su funcionamiento en la inyección de gas que se produce en su parte metálica, y que los mantiene bajo altas presiones. El de Rebecca no es el primer accidente de este tipo. En el año 2013 también un usuario de un sifón tuvo que ser operado de urgencia, y tenía roto el esternón y seis costillas.

El material de fabricación

Las principales diferencias entre los sifones de cocina seguros y aquellos que pueden llegar a ser un riesgo para la vida del cocinero, están relacionadas con el material de su fabricación. No es igual que se haya utilizado acero inoxidable, aluminio o plástico.

El plástico es un material muy vulnerable a la posible explosión favorecida por una cápsula de gas. Una boquilla de plástico no es suficiente resistencia para que la cápsula, al ser despedida, no afecte a quien está manejando el dispositivo. Las lesiones se pueden producir en diferentes zonas de quien cocina: el pecho, los ojos, el cuello y las manos.

 

Algunas marcas con las que es preciso extremar las precauciones

A raíz del accidente mortal de Rebecca Burger, el Instituto de Consumo francés ha alertado a todo el mundo de la hostelería sobre el riesgo de lesiones graves que puede encerrar este moderno utensilio de cocina.

Desde el año 2010 se han ido retirando diferentes modelos de sifones de espuma, aunque todavía hay dispositivos con mucho peligro en las cocinas de todo el mundo.

Para que todos estemos informados, vamos a recordar el resto de las marcas que el Instituto de Consumo francés ha declarado como posibles sifones defectuosos: Parson’s International France, Saveur & Dégustation, Tutti cuisine, Tay’s kitchen, Sif, Urban Living, Idée cuisine, Equinox, Alinea, Secret de gourmet, Ard’Time, My style, Celd, Ofèvrerie de la tour y Louis-Tellier.

Fuentes imágenes: CookStorming   /  Gastronomia y Cia