La unión hace la fuerza, es mucho más que un dicho popular. Esta frase frecuentemente utilizada tiene especial sentido en estos tiempos de pandemia.  Encierra la idea de una inteligencia colectiva que trabaja para la solidaridad y el bien común.  Y con esta idea como guía, la hostelería ha decidido unirse en un proyecto conjunto.

La crisis afecta a todos, a los grandes y a los pequeños. Y realmente los efectos del coronavirus no distinguen estrellas Michelin ni premios especiales. No sabe de fama ni de gloria. Nunca los restauradores se han sentido tan iguales entre sí como  en estos tiempos.  Y esa igualdad les ha unido, porque les ha hecho ver que solo juntos podrán lograr superar la situación que los afecta.

·#unopuntosiete :  la plataforma de la unión

Makro lidera el proyecto en el marco del cual se ha creado la plataforma #unopuntosiete.  Se han integrado a él más de 3600 profesionales que unen sus voces  para hacerse escuchar. 

El nombre del proyecto es emblemático. En torno a 1.7 millones de personas es el número de trabajadores vinculados al sector hostelero en España.   Y todas ellas  se manifiestan a través de esta iniciativa.  “Todos unidos para hacer mayor fuerza para el sector de la hostelería”. Ese es el lema que encabeza la página de apertura de la plataforma.

Makro, unopuntosiete

¿Cuál es la meta de #unopuntosiete?

La solidaridad tiene varias formas de manifestarse. Y cuando las personas se unen frente a una crisis, estar mano a mano con el otro es la meta principal. Es una solidaridad que hace que todos sean visibles para todos.

Los chefs destacados se encuentran con los trabajadores de cualquier pequeño bar o cafetería de barrio.  La adversidad es un igualador que despoja de privilegios.  La plataforma recoge todas las peticiones y las necesidades de bares y restaurantes en sus diversas modalidades.  Y han lanzado su campaña para lograr que el gobierno los atienda con medidas especiales que les permita sobrellevar los malos tiempos.

¿Cuáles son los fundamentos por los que los hosteleros reclaman ayuda del gobierno?

Los argumentos esgrimidos por la gente de la hostelería son muy concretos en la actual coyuntura mundial. Nadie puede negar que la restauración es un sector impulsor de la economía.  El dato más significativo es el de los 1.7 millones de personas a las que la actividad hostelera da empleo.    Además, representa el 6,2% del PBI, aporte que por sí solo habla de la importancia para la vida de España.

¿Por qué los restauradores han sentido la necesidad de juntarse para reclamar atención? Porque en las ayudas que el gobierno ha previsto para los distintos sectores laborales, no hay ninguna que atienda específicamente a este sector. 

Con la pandemia, los restaurantes se vieron obligados a cerrar. Miles de personas perdieron sus trabajos, miles de proveedores también se han visto afectados.  “A diferencia de otros tipos de negocios, la liquidez de los restauradores es completamente dependiente del momento. Si los establecimientos están cerrados, no hay ingresos.”, así lo explican los impulsores y portavoces del movimiento.

La hostelería unida pide ayuda al gobierno

Los grandes que  encabezan la petición

Junto a Makro, reconocidas organizaciones y empresas del sector son el gran portavoz de la hostelería. Ellas son: Hostelería de España, Facyre, Eurotoques, Revolución en sala, Unión Española de Catadores, Escuela Española de Cata, CEOE, CEIM, Madrid Fusión, San Sebastión Gastronomika y Mateo&co.

También los chefs más afamados dan la cara para sostener la petición. Ferrán Adrià, Eneko Atxa, Jesús Sánchez, Pedro Subijana,  Javier Olleros,  Ángel León, Begoña Rodrigo, Roberto Ruiz, Dabiz Muñoz, entre muchos otros.

¿Cuál es la consigna de todos ellos? Invitar a la gente del sector a firmar la petición. 

El corazón amarillo: emblema del movimiento

#unopuntosiete ha elegido un corazón amarillo como el símbolo que identifica al movimiento.  Y en verdad, las connotaciones de este corazón muestran claramente la enfermedad que sufre el sector hostelero. Un corazón que ya no late, que ha dejado de tener el color rojo vital para desvanecerse en un amarillo enfermizo.

Desde la plataforma se invita a todos los trabajadores y amigos del sector a descargar el cartel con el corazón amarillo. La idea es  fotografiarse con él  y compartirlo en la plataforma y con amigos, y en ello es fundamental firmar la petición a través de la plataforma change.org. Ya lo han hecho más de 30.000 personas, todas las ideas son válidas en estos tiempos trágicos. La recuperación no será fácil, pero si las personas se unen seguramente  podrán obtenerse mejores beneficios para todos.  Es de esperar que para los hosteleros se haga realidad la fuerza a través de la unión.