Los restaurantes para niños poco a poco van afirmándose en España. Y es que el mundo de los niños se ha convertido en protagonista en diversos ámbitos de la actividad.  Para nuestro sector hostelero se vislumbra como un nicho de mercado y como una innovadora fuente de recursos. Las familias lo viven como la atención a una tendencia que se impone que contempla la realidad de la vida actual.

Los padres sienten que en algunos locales los niños no son bienvenidos. La algarabía infantil, el ruido, el movimiento constante, suelen molestar a otros comensales. Por su edad, los niños no encuentran divertido el momento de comer. La comida para ellos no es un placer sino una necesidad, muchas veces impuesta. Permanecen sentados a la mesa un breve tiempo. ¿Y luego? Posiblemente el caos.

Por tanto, suele ocurrir que todos los comensales de la mesa familiar se apuren para que no ocurra el desastre del aburrimiento infantil. En este contexto, salir a comer ya no es una actividad disfrutable. ¿Cómo es tu restaurante, tienes una zona infantil?

restaurante para niños

Lugar de los niños en el mundo gastronómico

La hostelería y la restauración tradicionalmente han estado centradas en los adultos. Históricamente los niños han estado siempre subordinados a los adultos y hay quienes todavía los consideran sumisos y obedientes. Y con este supuesto siguen funcionando la mayor parte de los restaurantes en el mundo.

Pero los tiempos han cambiado.  La educación de los niños funciona de otra manera, y exige respeto a la autonomía y a las decisiones de los más pequeños.  Y estos cambios impactan también en los restaurantes.

La presencia de los niños junto a los padres en un restaurante es habitual. Las salidas familiares son hoy en día mucho más frecuentes que lo eran antes. Son pocas las ocasiones en los que la pareja deja en casa a los niños. Generalmente esto ocurre solo con motivo de alguna celebración muy especial.  En estos cambios se fundamenta la necesidad impostergable de incluir a los pequeños en el proyecto del restaurante.

Restaurantes para niños: un concepto, varias opciones

La idea de restaurantes “kids frindly”, amigables para los niños,  nombre que suele identificarlos, toma diferentes formatos. La idea es que ya no es suficiente ofrecer en la carta un menú infantil, que es solo un tímido intento de incluir a los pequeños en la propuesta.

Observando la realidad, muchos locales de restauración se han lanzado al universo infantil. Visualizan que con ello marcan diferencia y atraen clientes. Seguramente, si los niños disfrutan del lugar, se entretienen y no molestan a sus padres, la familia regresará siempre que pueda.

restaurante niños

Algunas ideas que se ponen en marcha:

  • Hay restaurantes para niños en los que toda la ambientación está pensada para los pequeños. Ellos son el centro del local. Todo está compuesto para que los niños sean los verdaderos protagonistas.

En estos locales se mantiene un espacio que se muestra como secundario destinado a los mayores, que se visualizan como acompañantes. Es el concepto inverso al de un local común, en el que todo es para adultos y se recibe a los niños. La actividad infantil es el centro del lugar.

  • Otros locales, en cambio, optan por la estrategia de crear espacios para las actividades infantiles. Se trata de un sector en el restaurante en el que los niños, después de comer, juegan, se entretienen con libros, con vídeos o con actividades manuales. En este caso, la zona infantil es complementaria de la de los adultos.

Ideas para restaurantes para niños

En cualquiera de las opciones, lo fundamental es que el ambiente atraiga y divierta verdaderamente a los niños. Color, tamaño adecuado, magia, encanto son rasgos que los pequeños identifican como propios.

  • Menú infantil atractivo. No solo se trata de ofrecer alimentos que gusten a los niños, sino que, además, deben ser saludables. La premisa de que la comida entra por los ojos es especialmente real en los niños. El plato debe ser atractivo, tanto en el recipiente como en el contenido. Y hasta el camarero podría ser un personaje, un payaso o un hada cuando se sirve a los niños.
  • Mobiliario personalizado. Generalmente los restaurantes disponen de sillas apropiadas para el momento de la comida en la mesa familiar. Pero el ambiente especialmente destinado a los niños se ambientará con muebles personalizados.

Juguetes y tecnología

Los niños disfrutarán ocupando una silla atractiva de su tamaño, o desparramando juguetes sobre una alfombra con diseños infantiles. Una cuna para bebés que se duerman será muy útil. Los proveedores ya disponen de una gran variedad de piezas infantiles en sus catálogos.

  • Los juguetes siempre son bienvenidos por los pequeños. La televisión impone modas y hace populares a los juguetes. Este es un aspecto a tener en cuenta a la hora de elegirlos. Pileta de bolas, hinchables, pasadizos, etc., son elementos que atraen mucho a los más inquietos.
  • Vídeos y tecnología. Los niños de estos tiempos aman la tecnología. Tablets, ordenadores, consolas y otros dispositivos con juegos será también una gran atracción. Un televisor de gran pantalla con vídeos también mantendrá entretenidos a los pequeños.
  • Animadores infantiles. El hecho de disponer de una o dos personas que se encarguen de los niños es un plus que potencia la propuesta. Además de supervisarlos y cuidarlos, organizarán juegos, leerán cuentos, organizarán concursos. A veces un animador logra mucho más que un gran despliegue de juguetes.

La filosofía sobre la que se sostiene el concepto de restaurantes para niños es que si los niños están entretenidos, los padres estarán felices. En definitiva, si bien son los padres quienes deciden dónde comer, son los niños los que condicionan esa decisión.