El hecho de disponer de una web personalizada es imprescindible para captar clientes y aumentar las ventas. El marketing digital es el que mejores beneficios produce. La mayor parte de los empresarios así lo han entendido y han optado por instalar sus restaurantes en internet.

En la actualidad, el Smartphone o el computador son instrumentos versátiles que los usuarios utilizan constantemente para todo: búsqueda de información, elecciones, compras, reservas, todo ello se hace con un click.

Las redes sociales se han convertido en un poderoso canal para esta presencia digital. Twitter, Facebook, Instagram, reciben continuamente millones de visitantes. Y son una buena puerta de entrada al potencial cliente. Captan la mirada. Pero, aunque son valiosas, nada sustituye a una web personalizada.

Todos los demás canales son complementarios. Los post y las publicaciones en las redes deben conducir siempre a una web personalizada, el “hogar” virtual del restaurante.  Este será el elemento decisivo para que un usuario que navega por internet elija uno u otro establecimiento.

tecnología

 ¿Por qué crear y mantener una web personalizada?

¿Cuáles son los beneficios de la creación y mantenimiento de una web personalizada?

  • Los espacios virtuales de los restaurantes son los que registran la mayor frecuencia de búsquedas y los tiempos más prolongados de permanencia. Esto indica que las personas recolectan información; y la web es el camino para suministrarla.
  • Una web personalizada y bien atendida genera confianza. Si el usuario observa prolijidad y cuidado en la web, transferirá esos conceptos del restaurante en su entorno. Es el marketing de boca a boca.
  • Es una herramienta práctica. La habilitación de reservas online permite una mejor organización del restaurante. El cliente puede realizar su elección y reserva en cualquier momento sin la espera del teléfono ocupado. Asimismo, evita pérdidas de tiempo del personal en la atención de teléfonos. Un aspecto importante es que permite al local ir monitoreando la demanda; con una idea de los clientes que visitarán el restaurante, se organizará mejor la cocina.
  • Permite destacar los rasgos distintivos del restaurante. En tiempos de feroz competencia por atraer a los clientes, una web personalizada marca la diferencia. Este impacto destaca la necesidad de una personalización que muestre un restaurante diferente de los demás. La pregunta inicial es: “¿por qué un cliente debe elegir mi restaurante y no otro?” En función de esa pregunta, se estructurará el contenido de la web.

Difusión y aporte de datos

  • Es especialmente útil para la difusión de eventos. En la web, el restaurante promoverá eventos creados para ocasiones especiales. Todos los detalles serán difundidos en la web: ocasión, horarios, costos, menús, espectáculos artísticos.
  • Se vuelve una base de datos muy importante. Si se dispone de una buena estructura, la web permite recopilar los datos de los clientes. De esta manera, el restaurante podrá mantenerlos informados y hacer promociones personalizadas. También irá actualizando su conocimiento de los gustos de su clientela, para adecuar a ellos el local.
  • Permite mantener la información al alcance del cliente las veinticuatro horas de todos los días del año. El restaurante siempre estará informando a sus clientes, aunque esté cerrado; esta presencia full time es muy valorada por los usuarios.
  • Es un interesante canal para aprovechar las opiniones de los clientes y agregarlas a las redes. Las opiniones ayudan a otros a confiar; son también un instrumento interesante para la evaluación permanente y la mejora.

 Características de una web personalizada efectiva

  • Un diseño sencillo hará fácil la lectura y visualización de imágenes. Es aconsejable evitar la sobrecarga que satura y hace difícil la navegación.  Lo ideal es que fácilmente el usuario encuentre toda la información importante: horarios, reservas, menús, canales de contacto.
  • Debe tener contenidos de valor para los clientes. Las tendencias actuales de marketing sugieren disponer de un blog en la web. Es una forma de llegar también a quienes no están buscando específicamente un restaurante. Los contenidos de ese blog atraerán a los amantes de la gastronomía aunque no estén buscando restaurante en ese momento. El restaurante aparecerá así en el horizonte de esas personas; la estructura de los textos tiene que ser adecuada a la lectura online
  • Las imágenes son fundamentales. Una buena imagen expresa más que muchas palabras. El impacto visual que produce el contenido de una web mueve al cliente. Este es uno de los aspectos que más influye en la toma de decisiones. Por tanto, invertir en fotografías de calidad enriquece una web personalizada; todo el control del aspecto estético de la web se transfiere al local.
  • Presentar la carta. El espacio destinado a la carta es uno de los más importantes en una web personalizada de restaurante. Naturalmente, quien busca un restaurante es porque quiere disfrutar de buena comida. Por tanto, la carta en la web es un elemento que se debe diseñar con mucha dedicación. Las imágenes de los platos y el detalle de los ingredientes es un elemento clave; y la inclusión de los precios es también una buena estrategia.

big data

Actualización e interacción con usuarios

  • Es necesario actualizar la  página web. Construir una web personalizada para el restaurante no es solo armarla e instalarla. Los sitios web envejecen. Si un usuario encuentra siempre la misma web incambiada, no la visitará más; el restaurante quedará fuera de su radar. Es conveniente, además, que esté presente en todos los sitios que sea posible. Algunos de ellos son Google My Business, Facebook Places, TripAdvisor, Yelp
  • Mantener activa la interacción. Es preciso responder a las opiniones, preguntas e inquietudes que los clientes manifiesten mediante la web. Es necesario recordar que esta web es reflejo del restaurante. Si los usuarios no son atendidos en la web, entenderán que tampoco lo serán en el local.
  • Ofrecer a los clientes recompensas, concursos o regalos a través de la web. Un buen ejemplo es prometer un cupón de descuento, una receta o cualquier otro servicio a quien deje sus datos personales e información de contacto.
  • Humanizar la propuesta en la web. Los clientes o potenciales clientes son personas, por tanto apelar a la emoción y al sentimiento siempre es buena estrategia.
  • Adaptar la personalización de la web a los dispositivos. Crear una App en la que la visualización de la web se adapte a un Smartphone, en pantalla pequeña, será una buena estrategia.

La presencia en internet es tan importante para un restaurante como lo que ocurre en la cocina. La web es la extensión del local, es la fuente que conforma la primera imagen en el cliente.