Cada restaurante se suma a las celebraciones y refleja al espíritu fiestero general del fin de año. Aparecen los adornos típicos de la Navidad, el local se viste de brillos, rojos, verdes, blancos.

Los detalles alusivos contribuyen al ánimo especial de la gente, todo se renueva un poco en el último mes del año. Y este contexto de fiesta exige atención a los menús navideños del restaurante.

De poco sirve vestir el local con ropajes de fiesta si la carta se mantiene exactamente igual. La esencia de un restaurante es la comida. Los menús navideños son el motor; por tanto, es necesario retocarlos para acompañar esa transformación general de los clientes. ¿Qué novedades hay en los menús navideños de tu restaurante? A continuación, algunos consejos que te ayudarán.

Tips a la hora de planear los menús navideños del restaurante

  • Pensar en la balanza comercial. Los menús navideños deben ajustarse al presupuesto del restaurante. Y, por supuesto, se debe pensar en los clientes. ¿Cuál es el perfil de la gente que asiste al restaurante? ¿Cuánto están dispuestos a pagar por un plato?

El establecimiento de costos máximos de acuerdo a los precios de venta marcará las posibilidades. Los cálculos son importantes, pues de ellos dependerán los beneficios. Si bien generalmente el restaurante se mueve más en las fiestas tradicionales, los gastos también son mayores.

El equilibrio de los gastos estimando los ingresos asegurará que haya ganancias. Este equilibrio, que debe existir en todos los sectores del restaurante, se mantendrá en el menú.

  • Es necesario pensar en algunos rasgos diferenciales de los menús navideños. La competencia es feroz, especialmente en las fiestas. Todos los negocios quieren aprovechar las costumbres de la gente de reunirse, de encontrarse con amigos y de las comidas familiares fuera de casa. Las ofertas son tantas que los clientes potenciales disponen de un abanico de opciones extraordinario.

Por esta razón, la diferenciación es importante. La esencia de los menús navideños es convocar. La gente quiere pasar un buen momento, pero también quiere comer bien; es preciso que exista una nota diferente que llame la atención y marque la diferencia con los demás. Este es un punto clave a la hora de definir los platos y las propuestas.

menús de Navidad

¿En qué pensar? En las fortalezas del cocinero, ahí está la clave. Por tanto, a la hora de definir los menús navideños es imprescindible la presencia del equipo de la cocina. Si se considera posible, el día de Navidad, por ejemplo, puede contratarse un chef especialista en un plato para agasajar a los clientes.

  • ¿Uno o varios? Es otra de las definiciones importantes que dependerá de las posibilidades y características del restaurante. En ocasiones, concentrar los esfuerzos en uno o dos menús navideños es mejor que diversificar demasiado la oferta.

Los platos navideños, ¿innovadores o tradicionales?

El menú definido como navideño debe ser especial y diferente. Las personas tienen que sentir que realmente se armoniza con  todo lo que simboliza ese momento del año.  Por tanto, no es una opción más en la carta habitual. Es ‘el menú’, el que se promocionará como digno de ser degustado en un momento tan importante como es la Navidad. Y con este concepto deben crearse los menús navideños del restaurante.

  • También es preciso planear qué tipo de platos integrarán los menús navideños. La sugerencia es tener por lo menos una opción más clásica, para aquellos clientes tradicionales. Pero también es preciso adoptar las nuevas tendencias: miniplatos, tapas especiales, bocaditos para compartir, son buenas ideas.

Las fiestas son momentos en los que los amigos se reúnen y generalmente optan por algún menú más informal. El mundo de las tapas y de los bocaditos para compartir ofrece grandes posibilidades para los menús navideños. En ellos la creatividad del chef es la protagonista, ya que no existen límites. Preparar bocaditos especiales como parte del menú es un éxito seguro.

La posibilidad de un menú top también debe considerarse. Se trata de un menú de mayor precio para el cliente, integrado con platos verdaderamente especiales. Hay personas que aspiran a darse el gran gusto en las fiestas navideñas sin mirar lo que cueste. A ellos estará dirigido este menú.

  • Recuperar recetas que sugieran preparaciones de antes apela a las emociones. Y el terreno emocional es buena puerta de entrada a los clientes. Reinventar viejas recetas y lograr presentaciones que sugieran que la Navidad está en el plato es un recurso útil.

Sopas, cremas, pescados, carnes, vegetales, frutos secos, todos los ingredientes son aptos para los menús navideños. Es importante anticipar las compras para evitar imprevistos.

Los nombres de los platos también deben ajustarse. Los platos de los menús navideños deben tener nombres alusivos. Es bueno incluir términos que sugieran felicidad, alegría, unión familiar, es decir, todo lo que connota la Navidad.

  • Incluir nuevos tragos o reinventar los ya existentes con notas especiales es otro recurso. En las fiestas las personas tienden a experimentar lo nuevo, pues nadie se fija demasiado en los excesos.

No olvidemos que las dietas y los regímenes rígidos abren un paréntesis de libertad en esos días. Y las bebidas especiales se meten en esa ventana de las tentaciones. Junto a la cava y al vino, los cócteles navideños con y sin alcohol complementan un buen menú.

El marketing es necesario

La campaña de difusión de los menús navideños debe marcar presencia en todos los medios posibles. Redes sociales, la web del restaurante, flyers, todos los recursos son válidos.

Seguramente el restaurante tiene ya un público objetivo definido. En función del mismo se han organizado los menús y la dinámica del restaurante. Pero siempre es bueno abrir las posibilidades. Es época de salidas empresariales, por lo tanto, ofrecer los menús navideños con beneficios para empresas puede captar su atención.

Es conveniente elegir un eslogan que aluda a las fiestas navideñas. El mensaje se referirá al afecto y a los valores que simboliza la Navidad. El emblema del restaurante también tiene que vestirse de fiesta; la misma imagen será la que represente al restaurante en todos los medios.

Mostrar los menús navideños con imágenes y descripciones ágiles es una estrategia conveniente. Distribuir flyers con diseños apropiados en las empresas y hogares de la zona del restaurante también ayuda. Si se dispone de una base de datos de clientes, se sugiere enviar mails con un saludo navideño ofreciendo las propuestas para la ocasión.

Es indispensable actualizar la web, quien la visite debe encontrarse en un mundo navideño. Sin perder los rasgos característicos, la web debe vestir la Navidad.

Las fiestas navideñas son momento de oportunidades. Debe agudizarse el ingenio para aprovecharlas.