Exquisitos platos a un precio atractivo. ¿Cómo dar el todo incluido en tu restaurante? Una buena estrategia de marketing y una suculenta propuesta gastronómica son la solución.

Dar el todo incluido en el restaurante es una excelente opción de ventas. Ofrece al cliente un menú variado y completo a un solo precio; en España hay distintas ofertas. En Madrid y Barcelona, los restaurantes ofrecen alternativas deliciosas por costos que van desde los 15 a los 35 euros.

¿Cómo ofrecer el todo incluido en tu restaurante?

Cómo ofrecer el “todo incluido” en tu restaurante pasa por escoger varias alternativas. Las entradas, individuales o para compartir, los platos principales, postres y bebidas. Todo en un solo precio.

 Muchos chefs ofrecen un todo incluido con sus mejores platos. Sopas o cremas, ensaladas, risotto, gazpacho, y muchos otros para los entrantes.

Un plato principal de pescado, pollo, carne de res o de cerdo, según las especialidades de la casa. El postre, café, refrescos o zumos y el pan complementan la oferta del “todo incluido” en tu restaurante.

Ocasiones especiales

En épocas especiales, como diciembre y las cenas navideñas, el día del padre o la madre, un todo incluido es una alternativa de venta. También es una manera de atraer comensales interesados en un exquisito menú a un precio atractivo.

Las opciones pueden ser muy variadas. Desde comida japonesa hasta la italiana, pasando por la mediterránea, son atractivas ofertas al paladar que conseguirán que tus clientes vean la oferta de un solo precio por la totalidad del menú, como una ocasión especial para disfrutar de lo que ofreces. A la vez que tendrán la sensación de estar pagando el precio justo por una buena cantidad de platos o de comida.

 La mejor herramienta de marketing

 El menú es una herramienta de marketing fundamental en todo restaurante. Por si solo puede impulsar las ventas de manera significativa. Para ello, el sentido común y mucha creatividad ayudarán en el logro de tus objetivos.

El gusto y las preferencias del cliente definirá la estrategia seguir.  Un análisis de venta para determinar los platos más populares y a la vez rentables será el primer paso que debemos dar. La carta debe coincidir con los hábitos de compra. Para averiguar estos datos hay muchas opciones, desede la realización de miniencuestas en el propio restaurante, los foros y redes sociales, etc.

El triángulo de oro

Tomando como base el “Triángulo de oro en restauración”, la descripción de los platos más vendidos debe tener una ubicación especial en la carta de tu establecimiento. La esquina superior derecha, el centro o la parte inferior izquierda son las que más llaman la atención.

Esas descripciones deben estar acompañadas de atractivas fotografías que inviten a la degustación; estamos en el mundo de la imagen animada y el vídeo. Cuanto más real sea el contenido de la imagen, más aceptación tendrá.

De la carta hay que eliminar los platos que menos se venden, por apetitosos que sean. Además de minimizar la ansiedad ante una elección difícil, disminuye la inversión en tener disponible mucho género a la vez y supone un ahorro en la gestión de compras.

Carta sencilla y atractiva

 Una carta cargada de platos y muchas imágenes genera un efecto negativo. Un menú con las mejores propuestas culinarias facilita la elección. Por estas razones, la prioridad deben ser las ofertas contenidas en el “todo incluido” en tu restaurante

Descripciones cortas, pero bien detalladas y con las palabras adecuadas, facilitan la elección. Se puede ampliar la información de los platos que más interesa vender, que estén contenidos en la oferta del “todo incluido”.

menú

Creatividad y atractivo

 Según la época del año, la carta puede variar. Los ingredientes de temporada tientan al cliente, y además son los más baratos de adquirir y los más frescos, con lo que se incrementa la calidad final. Solo hace falta creatividad. Vídeos, animaciones y otras acciones de marketing, pueden generar atracción hacia los platos que inviten a disfrutar de la propuesta “todo incluido”

Tanto para la carta, como para la marca que identifica al restaurante, es fundamental una buena selección de colores. El verde evoca frescura y bienestar, el naranja estimula el apetito y el amarillo es divertido. Los colores oscuros tienen efectos negativos.

En Internet y el marketing digital también hay opciones. Tanto en el sitio web, como en las redes sociales, la oferta gastronómica del restaurante debe estar presente. Los menús que contienen la totalidad de platos en un mismo precio, son una excelente opción para atraer clientes y dar visibilidad al menú en estos canales digitales.

El menú “todo incluido” en tu restaurante es una propuesta económica para disfrutar de exquisitos platos a precios accesibles. Es, además, una herramienta de marketing que potenciará el éxito del negocio.

 

Fuentes de imágenes: