Los postres son una parte fundamental en la oferta gastronómica de un restaurante, pero, a menudo, pasan desapercibidos dentro del menú. Una forma efectiva de darle mayor visibilidad a los platos dulces es creando una carta de postres atractiva, aparte del menú general, en la que se detalle cada ingrediente.

Contar una carta de postres bien diseñada no sólo sirve para sorprender y satisfacer a los comensales, también es de gran ayuda para incrementar la rentabilidad del restaurante.

Cómo hacer una carta de postres, paso a paso

Para muchos clientes, la carta de postres es un aspecto indispensable al momento de elegir entre un restaurante u otro. De hecho, se trata de un punto determinante para atraer nuevos clientes y aumentar las peticiones de los comensales habituales por esos platos dulces que no siempre se tienen en cuenta.

Crear una carta de postres atractiva y original lleva tiempo, sobre todo porque requiere de mucha reflexión para garantizar una buena experiencia a los comensales. Para que realmente funcione, es necesario contar con una lista de postres amplia y variada y poner en práctica los siguientes consejos.

Paso 1: Revisar la lista de postres actual 

El primer paso para elaborar una carta de postres es tener a la mano la lista de postres que normalmente se ofrece en el restaurante. Los postres pueden ir desde arroz con leche, natillas y pudin, hasta tartas de queso, almendras, chocolate, ideas más actuales o creativas… o cualquier otra combinación similar. Hecho esto, hay que considerar en añadir algún otro postre que tenga sentido para el restaurante.

Tarta postre

Paso 2: Ofrecer variedad y opciones

La variedad es clave para lograr que la carta de postres sea atractiva, por eso hay que asegurarse de que la lista de postres es lo suficientemente abultada como colocarlas separada del menú general.

Una manera fácil y sencilla de ampliar el menú de postres es añadiendo una degustación para compartir. Otra buena idea es incorporar postres sencillos como una tarta insignia o un helado que admita diferentes coberturas y toppings, de forma que los clientes puedan elegir entre frutos secos, fruta fresca, siropes dulces, entre otros.

También se recomienda incluir postres de diferentes sabores (ácidos, cítricos, dulces), bajos en calorías, además de postres veganos o sin gluten.

Paso 3: Rotar los postres según la temporada

Una idea fantástica para captar la atención de los clientes y conseguir que la carta de postres sea mucho más llamativa, es tomar en cuenta las distintas temporadas del año y los eventos que se celebran para añadir un atractivo adicional.

Algunos ejemplos de este tipo de ofertas son:

  • Incluir diversos postres fríos y refrescantes durante el verano, como sorbetes, helado o tartas frías y postres calientes en invierno para combatir el frío, como, por ejemplo, galletas, arroz con leche o tartas recién horneadas.
  • Ofrecer postres que puedan comerse con los dedos para compartir en la temporada de fiestas en las que suelen hacerse mayores reservas grupales.
  • Considerar añadir platos dulces típicos de la localidad que los turistas deseen probar durante la época de vacaciones. 
  • Ofrecer postres específicos de las fiestas, como, por ejemplo, los postres navideños, independientemente de si se cuenta con un menú navideño.

Paso 4: maridaje con vinos y licores

Una opción interesante es ofrecer sugerencias de maridaje con vinos o licores para acompañar los postres. Esto añade un toque sofisticado y permite a los clientes disfrutar de una experiencia gastronómica completa. Asesórate con un sommelier para elegir las mejores combinaciones y asegúrate de incluir estas sugerencias en la carta.

Paso 5: postres para compartir

Incorpora opciones de postres para compartir, como tablas de quesos, fondue de chocolate o una selección de mini postres. Esto favorecerá la interacción entre los comensales y les permitirá disfrutar de diferentes sabores en una sola opción.

Paso 6: precios justos

Es importante establecer precios justos para los postres. Realiza un cálculo de costos para asegurarte de que estás obteniendo un margen de beneficio adecuado. Ten en cuenta que el precio de los postres debe ser proporcional a la calidad de los ingredientes y la elaboración.

Paso 7: planificar el diseño de la carta

Para diseñar una carta de postres debes tener en cuenta los siguientes aspectos:

  • Estructurar el contenido de los postres. Para ello, se puede establecer un determinado orden para los platos dulces o bien agruparlos según cada categoría.
  • Asignar un nombre a cada plato. Los nombres de los postres deben ser cortos, pero llamativos.
  • ¿Con imágenes o sin imágenes? En el caso de optar por las imágenes, estas deben ser de calidad (a la vez que realistas).
  • Usar una tipografía legible: de esta forma, los clientes podrán leer claramente las descripciones de los postres. La elección de la tipografía también dependerá del color seleccionado para el fondo y el color del tipo de fuente.
  • Definir el número de hojas: preferiblemente, una carta para postres debe estar compuesta entre una o dos hojas, pues de lo contrario podría ser abrumador para los clientes.
  • Añadir toda la información necesaria: es importante que cada postre incluya su propia descripción, lista de alérgenos, precio, etc.

Paso 8: Elaborar un diseño partiendo de una plantilla

La elaboración del diseño de la carta es una tarea creativa, por lo que puede delegarse a una agencia de diseño gráfico o bien hacerla con la ayuda de una plantilla. En la web, existen diversos programas gratuitos que disponen de una gran variedad de plantillas de cartas para postres.

Paso 9: Imprimir y plastificar la carta 

Una vez que se tenga la maquetación lista, hay que solicitar presupuestos de impresión y plastificado. El consejo es contar con al menos una carta de postres por cada mesa del establecimiento. No obstante, si se imprimen de más, al final será mucho más económico que hacer una reimpresión.

Paso 10: Publicar la carta de postres en la web

Para poder promocionar y dar mayor visibilidad a la carta de postre del restaurante, se recomienda publicar el diseño de la carta en la página web, crear un nuevo acceso y generar un QR para que los clientes puedan echarle un vistazo de forma online.

4 consejos para crear una buena carta de postres

  1. Incluir ingredientes dulces que coincidan con la temporada. En la época de verano se recomienda optar por frutas como sandía, melón y uvas, mientras que otoño e invierno por frutas como la granada o la chirimoya. En primavera, en cambio, las fresas, las cerezas o los arándanos son el toque ideal para la carta de postres.
  2. Describir detalladamente los postres. Las descripciones detalladas de los platos ayudan a aumentar las ventas, por eso, es importante detallar los ingredientes más relevantes y añadir calificativos llamativos.
  3. Destacar los platos en las mejores posiciones. Las áreas del menú en la que los clientes suelen prestar más atención son la esquina superior derecha, en el centro y en la esquina inferior izquierda. Por esta razón, se recomienda colocar los mejores postres en dichas áreas para darles más salida.
  4. Incluir una versión digital. Contar con una versión digital del menú permite ofrecer una imagen más actualizada y satisfacer a aquellos clientes que recurren a las redes sociales para conocer la oferta gastronómica de los restaurantes.
Comparte