La gastronomía es una de las maneras más placenteras y atractivas de conocer las culturas que identifica a cada país. De hecho, no hace falta viajar para poder probar los platos más característicos de un lugar, pues cada vez son más los restaurantes que han adoptado la cocina internacional para ofrecer a sus comensales técnicas y sabores culinarias de diferentes culturas alrededor del mundo.

Un recorrido lleno de sabor

Comenzamos nuestro recorrido en Asia, un continente lleno de contrastes y sabores exóticos. La cocina china, por ejemplo, se caracteriza por la diversidad de ingredientes y las técnicas de cocción al vapor, salteado y fritura. El arroz frito, el pato pekín y el dim sum son solo algunas de las delicias que puedes disfrutar en un auténtico restaurante chino. ¿Te atreves a probar algo nuevo?

Seguimos nuestro viaje en la India, donde el curry es el protagonista indiscutible de la gastronomía. El pollo tikka masala, el biryani y el naan son platos típicos que te transportarán directamente a las coloridas calles de este país. No olvides acompañar tus comidas con una refrescante bebida de mango lassi para completar la experiencia.

En América Latina encontramos una fusión de sabores y tradiciones. En México, por ejemplo, los tacos, el guacamole y el mole son platos emblemáticos que conquistan a todos los paladares. La comida peruana, por otro lado, destaca por su ceviche, el ají de gallina y el lomo saltado. ¡No te puedes perder estas delicias llenas de sabor!

Cruzando el Atlántico, llegamos a Europa, donde encontramos una amplia variedad de estilos culinarios. En Italia, la pasta, las pizzas y los risottos son protagonistas de la mesa. La cocina francesa, por otro lado, es conocida por su sofisticación y elegancia. El foie gras, el coq au vin y los croissants son solo una muestra de la riqueza gastronómica de este país.

En el continente africano, los sabores intensos y las especias exóticas son el sello distintivo de la cocina. El cuscús marroquí, el bobotie sudafricano y el maafe senegalés son platos que te harán viajar a lugares remotos sin moverte de tu casa. No dudes en probarlos y descubrir una nueva dimensión de sabores.

Por último, pero no menos importante, nos encontramos con Oceanía. La cocina australiana destaca por su uso de ingredientes frescos y naturales. El famoso Vegemite, el barramundi australiano y el pavlova son solo algunas de las delicias que puedes disfrutar en este rincón del mundo.

Recetas de la cocina internacional para incluir en el menú del restaurante

Cada país y región posee sus propios platos, elaboraciones e ingredientes, los cuales pueden añadir un toque diferenciador a la carta de cualquier restaurante. Es así como la cocina internacional invita a los chefs a romper con la monotonía culinaria y experimentar con recetas de diferentes pueblos para descubrir nuevas combinaciones, texturas, gustos y sabores.

1. Ratatouille francés

La ratatouille es un plato famoso francés, inspirado en la película de Disney, que mezcla capas de vegetales frescos como berenjenas, calabacines, tomates y pimientos asados en aceite de oliva y hierbas aromáticas. Este estofado originario de la región de Provenza y del antiguo condado de Niza, se caracteriza por tener un sabor exquisito.

Este plato es una excelente guarnición de carnes, ya sea ternera, cordero o cerdo y pescados a la plancha.

2. Paella española

La paella es una receta española que se prepara a base de arroz, mariscos, pollo y una variedad de especias que tiene su origen la en las zonas rurales de Valencia y cuya historia se remonta a los siglos XV y XVI.

En un principio, los campesinos la elaboraban únicamente con arroz, harina y leche de almendras. Después, fueron incorporando otros ingredientes que disponían como, aves, conejo, pato, pollo o incluso caracoles. Todo lo mezclaban con el arroz, las verduras, el azafrán y el aceite de oliva y lo cocinaban a fuego lento y con leña. Tiempo después, en las regiones costeras, se le añadió marisco o pescado, dando lugar a lo que hoy se conoce como paella marinera.

La paella, aunque es un plato típico, admite prácticamente cualquier ingrediente, por lo que se trata de una receta que cuenta con muchas posibilidades, un verdadero festín de sabores.

Chica con aromas

3. Pasta alla norma de Sicilia

La isla de Sicilia no sólo es conocida por sus playas, sino sobre todo por su gastronomía. Muchos son los platos típicos de esta región, pero entre ellos destacan particularmente la pasta alla norma, cuyo nombre fue inspirado en la ópera del mismo nombre, obra de Vincenzo Bellini.

Este suculento plato de pasta se elabora con pasta corta, berenjenas en dados con albahaca, para darle frescor y ricota salada, la cual puede sustituirse con pecorino romano o con queso parmesano.

4. Pad Thai tailandés

Uno de los platos típico de la cocina tailandesa que se recomienda incluir en la carta de un buen restaurante es el Pad Thai. Este plato tiene la particularidad de trasportar a todo el que lo pruebe, a los mercados de comida callejera de Bangkok, pues exprime todos los sabores típicos de esta región.

Contrario a lo que muchos pueden pensar, el Pad Thai es muy sencillo de hacer, pues trata de un plato salteado en wok que combina fideos de arroz con verduras y algunas proteínas como gambas o pollo y soja principalmente.

5. Moussaka griega

La moussaka es considerada uno de los tesoros de la gastronomía de Grecia. Es receta muy similar a la lasaña, pero en lugar de prepararse con capas de pasta, se hace con berenjenas. La receta tradicional de musaka o moussaka es aquella que lleva carne picada de cordero, tomate y una exquisita salsa bechamel. También se puede elaborar con carne picada de ternera o de cerdo, pero le restará sabor.

La moussaka es sin lugar a dudas un plato reconfortante y abundante que se puede servir acompañado de una ensalada fresca y pan recién horneado.

6. La Gilda, un pintxo clásico e icónico de País Vasco

El País Vasco se ha convertido en un destino gastronómico gracias a los tentadores pintxos que, por tratarse de la quintaesencia de la cocina vasca, atrae a muchos comensales. Uno de los pintxos más clásicos de la región es la gilda, un pequeño manjar que nació en la histórica taberna “Casa Vallés de Donosti”.

Según cuentan sus fundadores, esta deliciosa y tradicional tapa fue producto de la creatividad de un cliente que ensartó en un mismo palillo los tres ingredientes con los que se solían acompañar el vino en porrón: anchoas, olivas y guindillas. Tal la aceptación que pronto se convirtió en la tapa estrella de la taberna.

7. Chiles en Nogada

Los Chiles en Nogada es una de las recetas de cocina tradicional mexicana más apreciadas a nivel internacional. Este plato originario del estado de Puebla, suele servirse en las celebraciones patrias mexicanas y se elabora con chile poblano, relleno de un guisado de picadillo y frutas, que lleva acitrón, y para finalizar, se cubre con crema de nuez de castilla (nogada), perejil y granos de granada.

A pesar de ser una receta laboriosa, ofrece una explosión de sabores maravillosos al paladar.

8. Tiramisú italiano

El tiramisú es uno de los postres más tradicionales de Italia, cuya popularidad también se ha extendido en el resto del mundo. Nació en la ciudad de Venecia y se presume que su origen viene de algunos burdeles del Veneto en los años 50, donde comenzó a degustarse. Para aquel entonces, la receta no incorporaba marcarpone ni licor. Es decir, que no llevaba queso.

En un principio sólo se preparaba con cinco ingredientes: huevos y azúcar batidos, bizcochos, savoiardi mojados en café expresso y cacao en polvo. El queso fue añadido mucho después para ralentizar la digestión. No obstante, no fue sino hasta 1968 que el tiramisú fue reconocido como un postre, delicado y cremoso gracias a la cadena de restaurantes Toulá.

El postre consiste en combinar en capas los bizcochos empapados en café, la crema de mascarpone y el cacao en polvo. Es un postre sutilmente dulce y delicioso que complacerá a todos los comensales que amen el café.

9. Crème brûlée francés

En la cocina internacional también destacan postres exquisitos como el famoso y tradicional crème brûlée. Este postre, de origen francés, consiste en una crema de vainilla cubierta con una capa de azúcar que, tras quemarse, forma una capa crujiente de caramelo. Por lo general, se sirve en recipientes individuales o cazuelas muy pequeñas.

La crème brûlée tiene un toque jugoso, tierno y cremoso que gusta mucho por la combinación de texturas y sabores.

Ahora que hemos recorrido los sabores del mundo, es hora de poner manos a la obra y llevar esos aromas a nuestra cocina. No tengas miedo de experimentar con nuevos ingredientes y técnicas de cocina. Internet está lleno de recetas y tutoriales que te ayudarán a recrear estos platos en tu hogar.

Comparte