El servicio delivery ha hecho eclosión en tiempos de pandemia y sigue tan vital como en esos momentos. Muchos restaurantes incorporaron la comida a domicilio como una oportunidad de mejorar los ingresos. Fue la opción para sobrevivir en aquellos momentos de confinamiento por la COVID-19. ¿Tienes un servicio de comida a domicilio para tus clientes? Entonces, lo que sigue es para ti.

Y como el hombre es un ser de hábitos, las personas se acostumbraron a comer en casa y mantienen la costumbre. No fue difícil integrar esta modalidad del delivery  a la vida familiar. La variedad de propuestas permitió que desde la comodidad y la seguridad del hogar se tuviera acceso a platos que respondían a las expectativas de un público diverso.

Un servicio en plena actualidad

Las facilidades que ofreció la tecnología potenciaron el delivery.  Pedidos, coordinaciones y pagos por medio de internet hicieron que el mecanismo fuera muy sencillo para los clientes. La presencia en internet avanzó aceleradamente, porque la red de redes fue el vaso comunicante que mantuvo viva a la restauración.

Las cocinas se adaptaron a entregar comida para reparto, surgieron empresas especializadas en el traslado y se generó un engranaje que funcionó perfectamente.

Los restaurantes hicieron gala de su ingenio y creatividad.  Ya no se trataba solo de llevar comida a casa del cliente, sino de asegurarle una experiencia gastronómica placentera. Y entre una y otra cosa hay diferencias. Los clientes empezaron a disfrutar de una vivencia diferente asociada al menú del restaurante en casa y sus niveles de exigencias aumentaron. 

Los establecimientos de comida con delivery pueblan hoy internet y todos los canales de comunicación. Y, si bien el marketing es fundamental para impulsar la opción del comensal,  la hora de la verdad se juega cuando el menú llega a la puerta de su casa.

El restaurante siempre va detrás de las tendencias que imponen los consumidores. Anticipar pequeños pasos, dar algo más de lo que esperan, puede ser la diferencia con la competencia. Impulsar iniciativas que pueden parecer extrañas pero que tienen su razón de ser en comportamientos de los clientes, es un camino para marcar lo nuevo. Pero para poder generar innovación es preciso conocer al cliente y el mercado.

A domicilio

¿Cómo es el nuevo mercado de delivery post pandemia?

Es interesante el análisis de situación realizado por la consultora Nextbite. Esta empresa se especializa en el sector de la restauración. Tiene un perfil proactivo, pues a partir de la observación e interpretación del mercado, propone innovaciones y apuestas a lo diferente. Su meta es potenciar las marcas virtuales para fortalecer la rentabilidad de los locales físicos que les dan origen.

¿Cuáles son los rasgos que caracterizan al delivery en el 2022?

El delivery ya no es solo para los jóvenes

Un punto de partida de universos de potenciales clientes que ya no marca diferencias de edades. El confinamiento encerró a jóvenes y también a los mayores. Y todos tuvieron que conformarse con comer en casa. Lo destacado es que las nuevas propuestas de menús comenzaron a atender las preferencias de esa población a la que le gustan los platos estilo gourmet y que no se conforma con hamburguesas y comida rápida. El análisis muestra que una gran parte de los pedidos de delivery que circulan en internet son realizados por personas de más de 50 años.

Este amplio espectro de edades, obliga a los restaurantes a perfeccionar la presentación y los tipos de platos. Captar a la población acostumbrada a un servicio en sala con todas las atenciones del camarero, no es fácil dejando en su puerta un packaging. Un restaurante que ha mantenido cierta formalidad y etiqueta en su local presencial, tiene que adecuar su delivery para satisfacer las expectativas de sus clientes habituales.

La variedad de las propuestas

Los grupos familiares o de amigos que solicitan delivery, suelen estar integrados por personas con diferentes preferencias. Una propuesta variada, que atienda a las dietas especiales que son tendencia, permitirá captar a todo el grupo y evitar fugas de pedidos.  

Los deliverys demasiado especializados reducen mucho sus posibilidades de venta.

Premios, descuentos, recompensas entusiasman a los clientes

Los dos por uno, el descuento en el segundo plato o en menús para más de X personas suelen ser atractivos que contentan a los clientes. Agregar extras según el precio del pedido es muy buen atractivo.  Los programas de fidelización siguen siendo una herramienta importante para mantener a los clientes enganchados con el restaurante.

Rapidez en las entregas

La inmediatez es un rasgo que caracteriza a los consumidores de todos los sectores de actividad de estos tiempos.  El cliente realiza un pedido y no quiere esperar. Por lo tanto, para contentar a los clientes en el delivery, es preciso reducir los tiempos de espera al mínimo posible.

Esta condición exige una buena organización del restaurante, con preparaciones anticipadas de los menús más solicitados y buen sistema de envíos. Un cliente que espera demasiado, seguramente será un cliente perdido.

La imagen que el servicio tiene en los canales de internet

Para contentar a los clientes con el servicio de delivery es necesario tener una buena imagen en internet. La imagen se consigue con las publicaciones del servicio y también con la interacción de los clientes.  Así se genera confianza.

La encuestadora expresa que el 76 % de los consumidores toman en cuenta este aspecto. Por lo tanto, es fundamental que el restaurante esté atento a los comentarios que se muestran en la red.

El factor humano es clave, también en el delivery

La simpatía y la profesionalidad del equipo es tan importante en el negocio presencial como en el delivery. Desde la recepción del mensaje hasta el encargado de llevar el pedido a la puerta, el servicio debe ser agradable. Siempre lo humano es un rasgo diferenciador en todo servicio. Una voz agradable en un teléfono, una respuesta amable en un Whatsapp o en una app, una cara sonriente al abrir la puerta, animarán al cliente a una buena opinión del servicio.

El cliente debe sentir que mantiene su sitio personalizado en el delivery, tal como si estuviera en el local. Para contentarlo vale mostrar que se lo reconoce, que sabe sus gustos, que se recuerdan sus preferencias. Para que esto sea posible, es imprescindible una base de datos actualizada en la que se registre toda interacción. La satisfacción del cliente es el foco de toda empresa comercial.  Es clave que un restaurante con servicio de delivery entienda que su función no termina cuando sale el menú de la cocina e inicia la ruta rumbo a destino.  Este camino es solo parte del proceso que termina cuando el cliente emite un juicio de satisfacción por el servicio recibido.

Comparte