La humedad tiene efectos desastrosos, especialmente en una cocina. Esta situación es el caldo de cultivo ideal para los hongos y cientos de gérmenes. El primer efecto de esto es el deterioro de los techos y paredes. A veces puede llegar a poner en riesgo la estructura misma de una construcción. De ahí que sea tan necesario contar con un deshumidificador en tu cocina profesional.

No solo es un asunto de estética o de conveniencia. La humedad también afecta seriamente la salud, de tus empleados y de los clientes. Quien está expuesto a ella por un tiempo prolongado, suele desarrollar problemas respiratorios.

Así mismo, la humedad deteriora los alimentos, facilita la formación de moho sobre ellos y limita su ciclo de frescura. Por si esto fuera poco, también altera su sabor y eventualmente los vuelve tóxicos. Todas estas son razones de peso para contar con un deshumidificador en tu cocina profesional.

El trabajo de un deshumidificador

El deshumidificador es un aparato que elimina el exceso de humedad en el aire. Lo recomendable es que la humedad relativa del aire se mantenga en ciertos niveles. En general, no debe estar por fuera del rango de entre 45% y 55%.

Un deshumidificador realiza su labor a través de diferentes métodos. Básicamente son tres:

  • El primero, consiste en combinar ventilación y calefacción.
  • El segundo es de enfriamiento y condensación de la humedad.
  • El tercero se basa en la concentración y absorción de la misma.

Este tipo de aparatos se emplean cuando no es posible aislar la humedad por otros medios. Lo usual es que la primera opción sea impermeabilizar el espacio; si esto no funciona, se recurre al deshumidificador.

El mejor deshumidificador en tu cocina profesional

Antes de instalar un deshumidificador en tu cocina profesional es importante hacer un análisis previo. Hay varios tipos de estos aparatos y cada uno de ellos ofrece ventajas y desventajas. Todo depende del tipo de espacio en el que vayan a funcionar.

Los factores a tener en cuenta para adquirir un deshumidificador son:

  • Capacidad de extracción. Se refiere a la cantidad de agua que es capaz de extraer del aire, en un tiempo determinado. Casi siempre esto se expresa en litros extraídos en un día. Un local con elevado nivel de humedad exige un deshumidificador con gran capacidad de extracción. De lo contario, no se conseguirá un importante efecto.
  • Consumo de energía. Los deshumidificadores funcionan con energía eléctrica. El nivel de consumo depende de varios factores. En general, a mayor potencia, mayor gasto. Los deshumidificadores refrigerantes gastan menos electricidad, mientras que los desecantes gastan más
  • Depósito de agua. Algunos deshumidificadores se vacían manualmente. Otros, los más profesionales, cuentan con una manguera conectada a algún desagüe. Si se emplea uno manual, lo aconsejable es que el depósito tenga al menos una capacidad de 2 litros. De lo contrario se vuelve muy engorroso, ya que se debe tirar el agua varias veces al día
  • Todos estos aparatos hacen ruido. Son óptimos los que no superan los 35 o 40 decibelios. Si genera más de 50 decibelios, se considera inaceptable

Tipos de deshumidificadores

Como ya se había anotado, hay diferentes tipos de estos aparatos. La selección de un deshumidificador en tu cocina profesional depende de las necesidades. En algunos casos bastará con uno básico; en otros, se requerirá de algo más sofisticado.

Los tipos de deshumidificadores son:

  • Deshumidificadores básicos. Son de uso doméstico o para un trabajo en pequeños locales. Cuentan con una capacidad de extracción que oscila entre los 5 y los 35 litros al día.
  • Deshumidificadores portátiles. Son un poco más sofisticados que los anteriores y su uso es principalmente industrial. Se consideran los más eficaces y los de mejor relación calidad/precio. Cuentan con temporizadores que hacen posible un apagado automático, si se requiere
  • Deshumidificadores industriales fijos. Son de grandes dimensiones y aptos también para grandes espacios. Cuentan con una alta capacidad de extracción, son capaces de absorber entre 18 y 148 litros por día. Vienen en varios tamaños y algunos cuentan con silenciadores de ruido

Un mantenimiento adecuado

El deshumidificador puede representar una inversión considerable. Y aunque no sea así, en cualquier caso, es importante prolongar su vida útil. Al menos tanto como sea posible. Para lograrlo, lo indicado es realizar un mantenimiento constante al aparato.

Los aspectos a tener en cuenta para llevar a cabo dicho mantenimiento son los siguientes:

  • Limpieza periódica de los depósitos de agua. Esto se debe hacer cada dos semanas, como mínimo. Tal acción previene la aparición de microorganismos que alteren el funcionamiento del deshumidificador. El agua que se extraiga del aire no debe ser empleada para ningún uso doméstico. Se trata de un líquido de desecho.
  • Limpieza de los filtros de aire. Los filtros de aire se deben limpiar al menos una vez cada seis meses. Es importante mirar con cuidado esos filtros para identificar alguna señal de deterioro. Si se detecta, es necesario cambiarlos
  • Limpieza de las bobinas. Las bobinas son un punto que facilita la acumulación de polvo. Si esto ocurre, el aparato comienza a funcionar mal. La mejor manera de hacerles mantenimiento es limpiándolas regularmente con un paño seco y suave

Consejos adicionales

Es recomendable contar con un humidostato. Este aparato mide la humedad relativa en el ambiente y contribuye a determinar qué tipo de deshumidificador se requiere es un espacio dado. También permite comprobar la eficacia del mismo.

Hay algunos factores que se deben tener en cuenta para facilitar y mejorar el trabajo del deshumidificador. Son los siguientes:

  • Al usar el deshumidificador se deben cerrar todas las puertas y ventanas. De lo contrario el aparato realiza una función inútil.
  • El deshumidificador no debe estar cerca de fuentes de calor. Esto podría estropearlo.
  • La ubicación ideal para que el deshumidificador haga su trabajo es el centro de la estancia. Esto permite que todo el aire corra a su alrededor.
  • El proceso de deshumidificación se realiza más rápidamente si se emplea calefacción eléctrica simultáneamente.
  • Algunos deshumidificadores se pueden instalar dentro del sistema de climatización. Esto es mucho mejor, ya que potencializa la labor del aparato.

Fuentes de imágenes:  Marzua – blogger /  News Infurma