La situación geográfica de un restaurante puede llegar a marcar el estilo, la lista de platos en el menú, el ambiente en el comedor y hasta los precios. En general, el proceso debería ser el proceso inverso, es decir, que se elige la ubicación ideal para el local en función de lo que se va a ofrecer al cliente.

Para los que tienen definido el estilo de restaurante que quieren

Como vemos, muchas veces la idea de abrir un restaurante ya incluye qué tipo de comida se servirá.

Lo siguiente sería definir a qué público al cual va dirigido. Como en todo negocio, siempre se debe tener claro en qué aguas pescar, para obtener los dividendos. No basta con tener una idea genérica, la definición del cliente ideal debe ser precisa al detalle:

  • ¿Dónde vive?
  • ¿Dónde trabaja?
  • ¿Cuáles son sus ingresos anuales?
  • Frecuentemente ¿come fuera de casa?
  • ¿Tiene familia?
  • ¿Le gusta comer en familia?
  • ¿Qué clase de comida le gusta?
  • ¿Le gustan los sitios tranquilos o prefiere el bullicio?
  • ¿Tiene coche?
  • ¿Usa el metro frecuentemente?

Hay muchas preguntas más que resultarán siempre útiles para definir el target buscado. A mayor claridad, más certeros serán los planes.

 

Si el público objetivo vive en una zona de clase media alta, le gusta comer en familia, prefiere los lugares tranquilos y maneja su propio vehículo familiar, el restaurante que se va a crear para cautivarlo tendrá una ubicación ideal, en base a esos parámetros.

La zona seleccionada condiciona el tipo de local

Un restaurante de comida étnica, muy bien puede estar ubicado en el centro de una gran ciudad, cerca de zonas de interés turístico y al mismo tiempo, puede servir de opción a empleados de oficinas, naves industriales, etc. Las pizzerías o los sitios de comida china, funcionan muy bien en zonas residenciales, donde viven muchas personas que normalmente no querrán preparar la cena.

En todo caso, quienes parten de seleccionar primero el lugar, deben estudiar muy bien el entorno donde quieren instalarse y dominar aspectos indicativos de la ubicación ideal, como:

  • ¿Qué clase de personas visitan la zona?
  • ¿Cuántos restaurantes hay en los alrededores? ¿De qué tipo?
  • ¿Cuál es la oferta gastronómica?
  • De los restaurantes de la competencia ¿cuáles son los más exitosos? ¿Por qué?

Nevadas en julio

En las zonas urbanas, sobre todo si se trata de grandes metrópolis, las posibilidades gastronómicas suelen ser infinitas, por lo que cualquier idea es perfectamente válida. Pero hay restaurantes que jamás funcionarán si no están correctamente ubicados. Un local de lujo cuya oferta gastronómica gire en torno al sushi, instalado en medio de una autopista interestatal, por donde circulan mayoritariamente vehículos de carga pesada, no tiene muchas posibilidades de éxito.

ubicación

Lo mismo ocurriría con un restaurante que ofrezca platos de invierno a mitad del verano, a la orilla del mar.

Ubicación, ubicación, ubicación

Esta frase es atribuida a Ray Kroc, el polémico promotor de McDonalds, como respuesta a la pregunta de cuáles son los tres pilares principales de un negocio. Sirve para ilustrar muy bien la importancia de la elección de la ubicación ideal en la que se recibirá a la clientela.

No se trata del tipo de local a emplear (ni dimensiones, ni de si es alquilado o propio), sino exclusivamente de su ubicación geográfica. La pregunta esencial es ¿nuestro cliente ideal estará allí?

Los grandes Centros Comerciales suelen ser opciones relativamente seguras, en parte porque se supone que ya cuenta con un estudio probado de la actividad económica que rodea el área en donde está ubicado. En la mayoría de los casos, garantizan un flujo grande y constante de gente y si se responden asertivamente varias de las preguntas de arriba, seguro que el cliente ideal estará allí.

Si la montaña no viene a Mahoma…

Si los estudios previos (que se deben obligatoriamente adelantar antes de preparar una taza de café e intentar venderla) revelaron que el cliente ideal no está y tampoco irá a las coordenadas seleccionadas, entonces habrá que ir hasta dónde él esté.

Nunca se debe olvidar que los restaurantes, además de vender comida, deben ofrecer una experiencia gastronómica integral. Esto incluye una ubicación asequible, a la que se pueda llegar en metro (si se trata de una ciudad y se buscan comensales que suelan usar este servicio público), que disponga de espacio suficiente para aparcar el coche (si se trata de personas que se trasladan frecuentemente con su propio vehículo), etc.

situación

También deben tomarse en cuenta algunas consideraciones relativas a la seguridad, tanto personal de los clientes y sus pertenencias personales, como del propio local. Por ejemplo, hay algunas zonas que pueden ser peligrosas por robos en vehículos o cualquier otro tipo de incidencias.

La regla es muy clara: donde esté el cliente ideal, estará la ubicación ideal para instalar cualquier negocio, incluyendo un restaurante.

 

Fuentes imágenes: Restaurante El Arriero  /  elsalvadorenelmundo.com  / blogger