En la década de los 80 asistimos a lo que se llamó la “Nouvelle Cuisine”, donde grandes cocineros como Michel Brass, Arzak y un poco después Ferrán Adriá nos fueron descubriendo nuevas formas, nuevas texturas, nuevas ideas.

Gracias a algunos canales de expansión y de motivación, como la Guía Michelín, los grandes cocineros de los mejores restaurantes se han indo incorporando al carro de la innovación.

De esta forma, en los últimos 20 años han surgido más tendencias culinarias, cocina de autor y creativa, interés por nuevos ingredientes y nuevas formas de hacer, que a lo largo de toda la historia de la cocina.

 

La cocina digital, nuevos tiempos

Junto al marketing digital, han ido apareciendo muchos aparatos, nuevos sistemas digitales que nos aportan a los restaurantes un potencial de desarrollo, como no habíamos conocido hasta ahora.

Los utensilios que utilizas en la cocina de tu restaurante son cada vez más inteligentes, desde la clásica tabla de picar hasta el horno que cocina solo. No pasará demasiado tiempo antes de que todos estos dispositivos digitales se conecten e integren entre ellos, sin necesidad de que haya cables por los suelos de tu cocina.

Una biblioteca de cocina en la mano

Llega el momento de cambiar la carta de tu restaurante. ¿Libros, revistas, enciclopedias de cocina? Google y Youtube son las modernas fuentes de inspiración. No hace falta un ordenador en la cocina.

Se ha demostrado que el 75% de las visualizaciones de ideas nuevas procede de los dispositivos móviles. No es solo buscar nuevos menús, nuevos platos. La información que necesitas para conocer los nuevos matices que deberías dar a la espuma de melocotón de tu carta la encontrarás en internet.

¿Cómo se cortaba un coco para aprovechar al máximo el producto? Google es la solución.

 

El etiquetado de alimentos

¿Controlas la fecha de los productos que tienes en las cámaras de refrigeración? ¿Cómo podría ayudarte en ello la era digital? Por ejemplo, con una pantalla en tus aparatos de refrigeración parecida a la de una tableta con wifi y una tecnología que escanee los códigos de barra de los productos, donde se contendrá interesante información. La fecha de entrada a tus almacenes, fecha de caducidad, etc.

Avanzando en la funcionalidad de estos modernos refrigeradores, tienen la capacidad de mostrarte en una pantalla los alimentos que contienen, sugerirte recetas con dichos alimentos (incluso adecuadas al estilo de cocina que ofreces en tu local), y además pueden enviarte toda esa información a tu teléfono smaftphone. Impresionante.

 

Balanza digital

Con ella podrás calcular el peso de los ingredientes que utilizas, pero hay mucho más. El dispositivo digital de tu báscula te propondrá recetas, o ajustará las cantidades que estás pesando a las recetas que tú propongas, teniendo en cuenta además el número de pax, o de comensales.

¿Puedes pedir más de una balanza de cocina? Sí, que te instruya sobre la toxicidad y el valor nutricional de los alimentos que estás pesando. Además, podrás localizar los productos que pesas a través de internet.

Estamos a un paso de que las dos maquinarias digitales que acabamos de ver, la balanza y las neveras inteligentes, intercambien información entre ellas para ofrecerte la mejor solución para la carta de tu restaurante.

 

La impresión digital en 3D

La creación de platos y de productos utilizando la impresión digital es uno de los grandes retos de futuro. Aunque técnicamente no se hable de una impresión, lo cierto es que ya es posible combinar varios ingredientes, que saldrán de varias boquillas, y obtener como resultado unas creaciones con formas que es casi imposible obtener de otra manera.

 

Cocina digital interconectada

El mundo de los mandos, los botones, los interruptores, y los paneles digitales se quedará atrás. Ya hay prototipos que utilizan la voz del cocinero para comenzar a funcionar.

Una máquina de café que reconozca la voz del camarero desde la otra punta de la barra, y tenga el café preparado en un minuto, el control de la temperatura de los fuegos en la cocina, un horno que responda a órdenes habladas del Jefe de cocina. Las posibilidades son muy variadas. Todas ellas pensadas para agilizar los tiempos y optimizar los servicios.