Para sobrevivir en el competitivo mundo de la restauración, es necesario buscar permanentemente ideas innovadoras que atraigan a los clientes. La cocina temática puede ser una de ellas.

En los últimos años los restaurantes temáticos han experimentado un gran éxito. Existen restaurantes que tienen una propuesta temática permanente y otros que organizan eventos temáticos ocasionales; realmente, las dos fórmulas funcionan.

A continuación, veremos algunas ideas para incorporar la cocina temática en tu restaurante.

La cocina temática en un restaurante

Los restaurantes temáticos son aquellos que ofrecen a sus clientes un tipo de comida especializada. Puede tratarse de la comida de un país o una región, o también de una época o tema particular.

Las posibilidades son infinitas. Si se quiere incorporar esta característica a un restaurante, es necesario pensar en todos los detalles que permitan que el ambiente contribuya a la experiencia temática.

El menú temático se puede introducir de diferentes maneras. Puede tratarse de una especialización regional, como por ejemplo cocina mexicana, árabe, italiana, etc. También se puede organizar por tipos de alimentos, como un restaurante con especialidad en carnes, pescados, quesos, ensaladas, etc.

Existe además la posibilidad de proponer una especialidad de tipo de alimentación, como por ejemplo comida vegetariana, vegana, kosher, etc.

El restaurante temático: mucho más que gastronomía

El concepto de restaurante temático no se refiere solo a la cocina. Este tipo de propuesta traspasa el mundo de la gastronomía, para ofrecer al cliente una experiencia verdaderamente distinta.

De esta forma, en los restaurantes temáticos el ambiente, la decoración y el servicio juegan un papel fundamental. Y esto supone también una gran inversión en tu negocio; si eliges la cocina temática para un restaurante, es necesario saber que una gran parte del presupuesto irá a la ambientación.

La cocina temática puede ser el valor añadido del establecimiento, la base misma del negocio. Será lo que los clientes vendrán a buscar a tu establecimiento, por lo que la experiencia tiene que estar a la altura. Y para ello, además de ofrecer una cocina especializada y de calidad, se deberá cuidar que la decoración del lugar sea acorde con la temática propuesta. Esto incluye no solo la ambientación general, sino también los detalles como la vajilla, los manteles, etc.

El servicio también es parte fundamental de un restaurante temático. Es necesario contar con personal suficiente y muy bien preparado, para poder explicar a los clientes todas las características de la comida especial que se ofrece. El personal debe estar entrenado para contribuir a la experiencia temática.

La idea es que el cliente se sienta verdaderamente transportado al país o a la época que la temática propone. Esa experiencia muy positiva y diferente será la que lo haga volver.

Un restaurante con noches temáticas

Si lo que se busca no es ofrecer una cocina temática permanente en un restaurante, una excelente opción es organizar noches temáticas, aprovechando la época del año, las fiestas, etc. Esta es una gran estrategia de marketing que atraerá sin duda muchos clientes, además de los que ya tiene el negocio. La publicidad y la promoción en este caso serán elementos fundamentales.

Existen muchas posibilidades. Se puede ofrecer por ejemplo un menú especial con cierto tipo de comida regional un día a la semana, como comida japonesa, italiana, francesa, etc. También se pueden organizar noches temáticas alrededor de un ingrediente estrella, como por ejemplo: platos preparados con queso o recetas con mariscos, etc.

Otra idea que ha tenido mucho éxito son las noches de degustación de bebidas. A la clásica cata de vinos que siempre tiene una excelente acogida, se puede añadir una noche para probar varios tipos de cervezas del mundo, o artesanales.

También se pueden organizar noches temáticas con temas musicales como protagonistas, como los ochenta, los noventa, etc. Una excelente idea, si se dispone del espacio necesario, es añadir clases de baile para esa ocasión. Se puede organizar por ejemplo una noche argentina, con un menú de carnes y empanadas, y clases de tango incluidas.

Aprovechar los eventos deportivos para organizar noches temáticas es siempre una gran iniciativa. Imagínate invitar a los clientes a ver la final de la Copa del Mundo en el local y, además de crear el ambiente propicio para el evento, preparar las especialidades que correspondan a la nacionalidad de los equipos finalistas.

El tema que se elija debe, por supuesto, ser acorde al estilo del local. Y hay que tener en cuenta que tal vez sea necesario contratar un chef especial para la ocasión, además de adaptar ciertos detalles de la decoración. Pero la inversión sin duda valdrá la pena.

 

Fuentes de imágenes:Perú21  /  Franquicias – Emprendedores  / Youtube