La compra de materias primas en mercados locales comienza a marcar tendencia en la restauración. Una costumbre que se mantenía en el ámbito familiar, se extiende a los restaurantes y otras empresas fabricantes de alimentos.

Las materias primas locales adquieren prestigio y se reconocen sus valores especiales.  Los comercios de cercanía se fortalecen y se genera un sistema que favorece a todos: al productor local, al comercio vendedor y al restaurante, a la comunidad cercana. ¿Qué tipo de proveedores tienes en tu restaurante, utilizas el mercado local y sus grandes beneficios?

¿Cómo evolucionó la compra de materias primas en mercados locales?

Los mercados locales experimentaron fluctuaciones a través del tiempo.  Las modas generan hábitos y los hábitos condicionan los comportamientos de los consumidores.

Del auge a la caída

En la historia del consumo humano, los mercados locales tuvieron una época de auge y de mucho éxito.  Todo el mundo, las familias y los cocineros profesionales, compraba en ellos las materias primas para su cocina. El comercio del barrio o de la zona era el proveedor casi exclusivo de productos para los vecinos, familias y profesionales de la comida.

Pero el mundo del consumo cambió. Las grandes superficies centralizaron las compras. La logística se desarrolló y las infraestructuras de las ciudades permitieron los traslados de muy larga distancia.  Las rutas y los vehículos de carga completaron el cambio.  Los supermercados gigantes, las grandes superficies, se extendieron por el mundo, ymuchos pequeños productores y comercios locales apenas lograron sobrevivir. Otros tantos perecieron.

El resurgimiento

Sin embargo, la preocupación por la alimentación saludable comenzó a revertir la situación. Comer sano es, entra otras cosas, evitar químicos, tanto en la producción como en la conservación de los alimentos. Y los productores locales tomaron el testigo y se preocuparon por generar materias primas orgánicas y de gran calidad. 

La competencia con los productos provenientes de otros mercados, ha ido obligando a los productores a profesionalizarse. Aprendieron a producir productos sin químicos, con excelente aspecto. Lograron extender los períodos productivos con tecnología y pequeñas adaptaciones. Y de esta manera, hicieron posible que los compradores encontraran materias primas en mercados locales siempre a disposición.  

A esto se sumó el énfasis en el problema de la contaminación ambiental y en las medidas para evitarla. Evitar traslados es reducir la contaminación y el uso de combustibles. Por lo tanto, fue también un factor que volvió la mirada a las compras de materias primas en comercios locales.

Mercado local

Un plus para el restaurante

Los cocineros entendieron que comprar las materias primas en mercados locales agregaba valor a sus platos.  La trazabilidad de las producciones locales hizo posible que el consumidor conociera los productos desde el origen.

La sensibilidad de la gente está siempre atenta a las buenas acciones. Y sin duda esta lo es.  Las estrategias de marketing mostraron las ventajas de las compras de materias primas en mercados locales, y los restaurantes que lo hacían se valoraron más.

¿Cuáles son los beneficios de comprar materias primas en mercados locales?

Las compras de materias primas en mercados locales originan grandes beneficios, tanto para la cadena comercial como para la comunidad local.

Productos frescos de calidad

La compra de materias primas en mercados locales favorece al comprador. Se obtiene productos frescos, con excelentes propiedades. Generalmente, proceden de productores situados cerca del lugar. Los productos son recolectados durante la semana, y si es necesario que sean extraídos el mismo día en que se van a cocinar, se pueden comprar directamente en la granja

El restaurante puede negociar con el vendedor para obtener mejores precios por el volumen de la compra. Además, podrá organizar su plan de compras semanal y coordinarlo con el proveedor local. Tendrá la seguridad de que dispondrá siempre mercadería fresca y también será una estrategia de captación de clientes.

Carrito en mercado local

El productor local se beneficia

Este es el origen de la cadena. El mercado local vende productos de productores de la zona. A veces, el mismo productor es quien vende directamente sus productos a los consumidores.  Por lo tanto, la compra en estos mercados beneficia a ese productor, muchas veces pequeño que lucha para sobrevivir.

Un trato amigable y de confianza

Cuando el encargado de compras del restaurante elige un mercado local, establece un vínculo personalizado con él.  La calidez y la cercanía en el trato contribuyen a la confianza mutua. El comprador confía en que se lleva un excelente producto, el vendedor sabe que el comprador hará efectivo el pago en ese o en otro momento. 

Además, es posible solicitar tamaños, estados de madurez y condiciones especiales de las materias primas. Seguramente el mercado local atenderá a las demandas de su cliente. Existe una relación especial entre un comprador y un vendedor de comercio local, un compromiso de honestidad entre vecinos que es una garantía en las compras. Y si hay reclamacionesd, el comprador sabe que el vendedor responderá.

Precios competitivos

Los precios siempre favorecen al comprador. En la relación calidad precio, el mercado local ofrece las mejores condiciones. Cuando el restaurante se hace cliente del mercado local, puede obtener buenas ofertas.  Puede negociar formas de pago que resulten convenientes para los dos y beneficiarse mutuamente.

Compra en mercado local

La zona se beneficia

El productor y el mercado locales son fuentes de mano de obra. Las pymes constituyen una gran parte del tejido empresarial de España, y son estas pequeñas empresas las que más trabajadores contratan. Contratan trabajadores del lugar y generan puestos de trabajo estables. Toda la economía de la zona se dinamiza. Desde la producción hasta la venta todo queda en manos de los vecinos, la comunidad se fortalece y se revitaliza.

Los mercados locales no obedecen a multinacionales, generalmente son empresas familiares. Por lo tanto, comprar en estos mercados es apoyar a los vecinos. A continuación, serán esos mismos vecinos los que llegarán a comer al restaurante.

El medio ambiente se beneficia

Las materias primas que no son locales, llegan desde lejos transportadas en vehículos.  Durante tantos kilómetros recorridos, el vehículo emite gases contaminantes que aumentan el efecto invernadero. Además, el consumo de combustibles es perjudicial para el ambiente. En la extracción de petróleo también se produce deterioro ambiental.

Cuando se compran materias primas en el mercado local, la cercanía evita estos traslados y, por lo tanto, estos efectos que son acumulativos. Es una contribución a la salud del planeta.

Por otra parte, se evita también la contaminación por plásticos, recipientes y envoltorios contaminantes. En el mercado local, las materias primas no están envasadas y el encargado de las compras lleva su cajón o saco para portarlas. Comprar materias primas en mercados locales beneficia a la comunidad en la que funciona el restaurante. Si el dinero queda en ella, todo el entorno se beneficia, incluido el restaurante.