La cadena de restaurantes asturianos La Sidrería El Embarcadero es un ejemplo de negocio hostelero que ha conseguido mantener su facturación durante la emergencia sanitaria gracias a la innovación en sus servicios y productos.

La cadena de restaurante que lleva ya más de 25 años en el sector cuenta actualmente con varios establecimientos operativos y referentes en todo Madrid, como los locales madrileños de Leganés y Móstoles que abarcan una amplia zona geográfica.

Durante el confinamiento la Sidrería El Embarcadero ha optado por una doble estratégia para adaptarse a la nueva situación. Por una lado, ha explotado al máximo el servicio a domicilio (delivery), convirtiéndose en referente en muy poco tiempo en las zonas donde se encuentra. Por otro lado, El Embarcadero ha ampliado su ya importante variedad de productos, manteniendo su seña de identidad basada en platos caseros con producto de gran calidad a precios asequibles y llamativos. Por ejemplo ha incorporado a su carta nuevos productos como los bollos preñados artesanales de distintas variedades, ingredientes y sabores y su amplia variedad de cachopos al más puro estilo asturiano.

Gracias a este enfoque estratégico, la enseña que siempre ha basado su crecimiento sobre el modelo de la franquicia, ha conseguido consolidar sus locales y prevé nuevas aperturas a nivel nacional en poco tiempo.

En la “nueva normalidad” que castiga tanto al sector de la hostelería, es esperanzador ver que algunos negocios encuentran soluciones para salir adelante. Ya se ha dicho en muchas ocasiones, la innovación es la clave para el futuro del sector de la hostelería.

Si quieres más información sobre la franquicia “El Embarcadero”, lo puedes consultar aquí

Fuente: COMUNICAE