Si estás buscando ideas creativas para diseñar un menú veraniego, te aconsejamos inclinarte por los alimentos de temporada a la hora de diversificar tu carta. La gran variedad de frutas y verduras de verano te ayudarán a adaptar tus propuestas a las tendencias que los comensales priorizan en esta estación, a un costo-beneficio realmente accesible.

Pero existen muchos otros beneficios de incorporar productos frescos de temporada  en la cocina de tu restaurante. Veamos algunos de ellos para empezar este artículo con un buen incentivo…

Beneficios de sumar alimentos de temporada a la carta de tu restaurante

Para empezar, debes considerar que las frutas y verduras de verano son excelentes para aportar frescor a los platos y bebidas. Y es precisamente en los días cálidos de verano cuando los comensales más necesitan y buscan refrescarse a través de su alimentación.

Los alimentos veraniegos también son muy versátiles y suelen tener precios más accesibles debido a la elevada oferta. Por ello, permiten crear una gran variedad de propuestas atractivas que despierten el interés de tus potenciales clientes de conocer tu restaurante. Y todo ello con la posibilidad de optimizar tus inversiones y evitar desperdiciar dinero en alimentos caros que aportarán poco sabor a tus preparaciones.

Fruta y verdura de verano

Otro beneficio clave de las frutas y verduras de verano es que ofrecen unas propiedades nutricionales realmente privilegiadas. Además de un alto contenido de antioxidantes naturales que ayudan a prevenir el daño celular, también contienen vitaminas y minerales que resultan esenciales para el fortalecimiento del sistema inmunológico.

Todas las bondades de estos alimentos de temporada son un óptimo incentivo para apostar por la culinaria saludable y orgánica, que es una tendencia creciente entre los comensales. Si elaboras platos saludables, sabrosos y altamente nutritivos, estarás ofreciendo un importantísimo valor agregado a tus clientes, que es poner su salud y bienestar siempre en primer lugar.

Por último – y no menos importante -, también podrás dar un impulso a la economía local cuando optas por adquirir alimentos frescos y orgánicos de pequeños productores de tu región.

Pero, ¿cuáles son las frutas y verduras de verano que están en temporada?

Más allá de altas temperaturas y días despejados, el verano nos aporta una enorme diversidad de alimentos frescos y sabrosos, con un alto contenido de líquidos y nutrientes esenciales. A continuación, repasaremos brevemente cuáles son las frutas y verduras veraniegas, con algunos consejos sobre su composición nutricional y sus posibles usos en la cocina de tu restaurante.

Melón y sandía

Los melones y las sandías son frutas veraniegas por excelencia, gracias a su alto contenido de agua y su dulzura bien equilibrada. Además de ser excelentes para refrescar y reponer líquidos al organismo, también aportan vitamina A, antioxidantes naturales y fibras.

Como poseen muy pocas calorías y grasas, son excelentes para preparar bebidas veraniegas aptas para el consumo de personas con sobrepeso o diabéticas. También pueden ser incorporadas en entradas, ensaladas y postres refrescantes, como un buen helado.

Melocotón y nectarina

Aunque tengan algunas diferencias en su sabor y textura, los melocotones y las nectarinas son frutas bastante similares en sus bondades nutricionales. Además de un alto contenido acuoso, ofrecen buenos aportes de vitaminas A y del complejo B, minerales como el potasio, y carotenos.

Fruta y verdura de verano

En la oferta culinaria de verano, son utilizados ampliamente en la elaboración de postres refrescantes, como helados o mousses, y bebidas veraniegas como los clásicos smoothies. No obstante, también son excelentes para rellenar relleno carnes de ternera o de cerdo, o bien preparar ensaladas y salsas agridulces para acompañar platos salados.

Ciruelas

Las ciruelas son muy reconocidas por su alto contenido de fibras y de agua, que las convierten en un remedio natural contra el estreñimiento. En la gastronomía también son muy versátiles, ya que pueden ser empleadas frescas o desecadas en preparaciones dulces y saladas.

Clásicamente, se las utiliza muchísimo en la pastelería para elaborar pasteles o cakes, strudel y crumble. Ya en la culinaria salada, combinan perfectamente con la carne de cerdo, pudiendo ser empleadas como relleno o guarnición.

Cerezas

Al igual que todos los frutos rojos, las cerezas destacan por su elevado contenido de antioxidantes naturales, como los polifenoles y la vitamina C. También son una buena fuente de fibras y carotenos, que ayudan a mantener una buena digestión y un metabolismo equilibrado.

Su sabor delicado y su textura única convierten las cerezas en perlas gastronómicas, pudiendo aportar muchísimo valor incluso a los platos más sencillos. Aperitivos, helados, salsas, scones, pasteles, guarniciones, macedonias de frutas, smoothies… la creatividad en el límite para los empleos de la cereza en la cocina de tu restaurante.

Fruta y verdura de verano

Mangos

Pocas frutas son tan carnosas y exóticas como los mangos tropicales, que son excelente fuentes de agua en verano. También ofrecen un elevado contenido de vitamina A y carotenos, siendo grandes aliados de la salud de la piel.

En la cocina de tu restaurante, podrás explorar los beneficios de los mangos al preparar ensaladas, cremas frías, helados cremosos, macedonias, guarniciones y salsas que combinan perfectamente con carnes magras como aves y pescados.

Higos

Ricos en fibras, minerales y vitaminas, los higos son excelente fuentes de energía y líquidos en verano. En la cocina más clásica, se los emplea para elaborar ensaladas, tartaletas y los tradicionales higos al almíbar para postres. Puedes elegir recetas agridulces, como unas exquisitas tortillas de queso con higos frescos, nueces y miel.

Verduras de verano: ¿cuáles están en temporada y en qué se emplean?

  • Pepino: ligero y muy rico en agua, es una verdura ideal para elaborar ensaladas refrescantes, zumos naturales, cremas y helados ricos en nutrientes y bajos en calorías.
  • Zanahoria: es la ‘reina’ de la vitamina A y de los carotenos, y también aporta buena cantidad de líquidos, vitaminas del complejo B y minerales como potasio y calcio. Ideal para la preparación de sopas, purés, pastas, ensaladas, gazpachos, cremas frías, tartas, galletas, zumos y exquisitos pasteles.
  • Calabacín: parecidos al pepino, ofrecen buen aporte de agua, vitaminas del complejo B y potasio. En tu restaurante, podrás usarlo para elaborar sopas, guisos, ensaladas, cremas frías y los famosos ‘pseudo tallarines’, una receta ideal para la culinaria vegana.
  • Judías verdes: una de las mejores fuentes de proteínas vegetales, con elevado contenido de fibras, hierro y vitaminas de complejo B. También son versátiles en la gastronomía, aportando sabor y textura a ensaladas, risottos, salteados al estilo oriental, guisos, etc.
  • Tomate: otra excelente fuente de carotenos, minerales y antioxidante naturales, como la vitamina C. En la gastronomía, es uno de los ingredientes más clásicos y versátiles, pudiendo ser empleado en bebidas, patos principales, entradas frías y calientes, salsas, mermeladas y postres.
  • Remolacha: famosa por su bondad nutricional, pero también por su contenido de azucares naturales. Se puede emplear para elaborar ensaladas, ñoquis, risottos, sopas y cremas frías, muffins salados o dulces.
  • Nabo: buena fuente de minerales esenciales, como calcio, potasio y magnesio. Este ingrediente es muy empleado en la culinaria oriental y también combina perfectamente con ensaladas, purés, sopas y cremas.

¡Anímate a experimentar con estas frutas y verduras de verano y sorprende a tus clientes con exquisitos platos refrescantes para esta temporada!